FÚTBOL - SEGUNDA DIVISIÓN
 

Alexander, inconformista, feliz y ambicioso en el Huesca

A su buen momento profesional suma la alegría del nacimiento de su hija. El venezolano advierte que la categoría es "extremadamente difícil"

Alexander González vive en un estado de felicidad total. A su buen momento profesional en el Huesca, con una activa participación en el liderato del equipo, ha sumado esta semana el nacimiento de su hija Angelina Alessandra para vivir de manera más especial e intensa el encuentro del próximo domingo ante la Cultural Leonesa. "Todos los partidos son especiales, evidentemente por el nacimiento de una hija cambian muchas cosas en la vida y me he dado cuenta que hay que vivir intensamente. Cada minuto, cada segundo, es fundamental para seguir adelante en la vida personal y profesional".



MIGUEL ÁNGEL BLASCO
09/02/2018


HUESCA.- Una niña que puede venir con un ascenso debajo del brazo. "Para todos, y no solo para mi hija, sería algo muy bonito. Queda mucho, pero es el mejor regalo que le puedo dar a mi hija para que dentro de cinco o seis años pueda apreciar que estuvo en una cancha viendo un gran éxito que hoy día desconoce pero del que en un futuro estará orgullosa de su padre y de su familia y eso es lo que más nos satisface".

Un Huesca imparable que frente a la Cultural buscará la quinta victoria consecutiva. El lateral venezolano destaca que el equipo apuesta por vivir intensamente cada entrenamiento y cada partido. "La cohesión que tenemos entre todos los compañeros y el cuerpo técnico ha sido un éxito total hasta ahora y nosotros disfrutamos cada momento y enfocamos nuestros partidos como si fuera siempre el último. Todo está dirigido a disfrutar, a ser felices, a querer estar con nuestra afición, que siempre nos ha apoyado y que ha crecido en este último año y eso nos satisface. Este fin de semana lucharemos para seguir en la senda ganadora e invictos en casa".

Frente a un adversario al que las cosas no le van bien, que llega en un momento de mucha necesidad y que es uno de los tres que ha sido capaz de ganar al Huesca en la presente campaña. "Preparamos siempre los partidos pensando que el rival de turno está al mismo nivel. Nosotros somos profesionales, pensamos siempre en nosotros, en el trabajo que hacemos cada fin de semana, en lo felices que somos en cada entrenamiento y trasladarlo al campo independientemente del rival que tengamos. Considero que la Segunda División es extremadamente difícil y por eso lo vivimos intensamente cada semana".

La regularidad que está manteniendo, gracias a la confianza y a la continuidad que ha encontrado, hacen pensar en la mejor versión de Alexander, si bien el defensa azulgrana considera que tiene margen de mejora. "Espero que todavía no se haya visto la mejor versión. Me propongo siempre progresar y está claro que uno aprende todos los días algo nuevo, maduras mucho más, a veces eres más feliz que el día anterior. Creo que mi mejor versión todavía no ha llegado y espero que no sea así porque el día que llegue me daré cuenta que soy un jugador conformista y no lo soy. Cada día me dedico a trabajar, a enfocar mi vida personal de la mejor manera, en la felicidad que es tener una hija y unos integrantes en la familia que traen mucha felicidad y cosas positivas".

También asegura el venezolano que, pese a no haber gozado de esa continuidad hasta que se produjo la lesión de Akapo, no ha sufrido. Al contrario, "a nivel personal considero que, después del sacrificio que hice para poder quedarme en el equipo, fue mi mejor elección porque los resultados a futuro se han dado, y quedan unos meses en los que es fundamental seguir en la misma línea. Yo siempre he estado feliz porque la institución siempre crezca, me agrada ver que pequeñas cosas se pueden convertir en grandes éxitos y estoy contento con el club, con el cuerpo técnico, con los compañeros e intento disfrutarlo todos los días porque el futuro no está claro".

Hay duelos directos, especialmente el Cádiz-Oviedo, que pueden reforzar más el liderato del Huesca, aunque Alexander apela a la cautela. "Ahora tenemos una cierta ventaja que es incierta al mismo tiempo porque las cosas en el fútbol cambian de un día para otro. No pensamos que tenemos un colchón y yo personalmente considero que el día que dejemos de luchar y de hacer las cosas que venimos haciendo desde el principio, seremos equipo con unos jugadores que han llegado al conformismo, que dejó de soñar y aspirar a cosas y para eso hay que trabajar cada fin de semana, dar el todo por el todo, aprovechar siempre las oportunidades ya que el nivel grupal e individual de todos los compañeros está muy alto y cada partido es una oportunidad de poder disfrutar dentro del equipo como tal. Hay extraordinarios compañeros tanto física como mentalmente y hay que disfrutarlo día a día".



Volver


diario del Altoaragon
® Copyright Publicaciones y Ediciones del Alto Aragón S.A. | Diseño y Desarrollo: WEBDREAMS