FÚTBOL - PRIMERA DIVISIÓN
 

Tranquilidad en el Huesca ante los "líos" con los fichajes

El club no desembolsará cantidad alguna si Álvaro García no acaba en Huesca. En el caso de Ghoddos la entidad tiene claro que cuentan los contratos



ALFONSO HERRÁN
15/08/2018


HUESCA.- En las últimas horas el Huesca se ha visto implicado en dos "líos" a cuenta de dos posibles fichajes, los de los atacantes Álvaro García y Saman Ghoddos. En el caso del primero, su actual club, el Cádiz, dijo el martes que había llegado a un acuerdo con el Huesca por tres millones de euros para comprar el cincuenta por ciento de los derechos del jugador, a falta del acuerdo con el propio García, y después el futbolista emitió un comunicado en el que rechazaba ir a Huesca.

Y en el del segundo, el club firmó un contrato con el jugador, que se desplazó a Huesca, y llegó a un acuerdo con su club, el Ostersunds sueco, pero esta entidad ahora se ha echado atrás porque tiene una oferta mejor del Stade Rennais francés, que paga 3,5 millones de euros por el atacante.

Desde el club no hay una reacción oficial, pero sí se dejan claros algunos aspectos. Sobre Álvaro se habla de un acuerdo con el club, pero que no está cerrado porque falta el sí del jugador, y que este acuerdo y sus cifras pactadas se harán efectivas si el acuerdo se consuma, o lo que es lo mismo, si el jugador llega a Huesca. Ante la negativa del extremo no habría tal operación, y por tanto ningún acuerdo y ningún desembolso. El paso dado ayer por el Cádiz es, por tanto, según sus intereses de conseguir la mejor oferta, y también, como se dice desde Cádiz, para justificar unos ingresos y así tener un mayor techo de gasto para poder completar su plantilla.

Por tanto, una operación meramente económica que en lo deportivo parece que quedará en nada ya que la condición de que se cierre es que el jugador fiche, y ya ha mostrado su intención de no hacerlo de manera oficial. De hecho ayer el Cádiz ya asignó dorsal, el 11, al de Utrera.

Y con Ghoddos se habla de una operación que contó con el visto bueno del club propietario, el Ostersunds, un contrato firmado por el jugador, que como decimos viajó a Huesca para hacerlo, y un acuerdo escrito con el club sueco, y que a partir de ahí no hay más que decir y esperar a que el proceso se cierre hasta que sea ya oficial la incorporación. Se señala que el futbolista sigue queriendo venir a Huesca y es su club el que ahora se niega, pero que los contratos están ahí y que esta situación se resolverá, por lo que se aboga por la calma y la paciencia.

Por tanto, mucha tranquilidad en el club, que prefiere centrarse en acabar de cerrar la plantilla y en su estreno liguero este fin de semana, y huye de cualquier polémica con dos casos que se enmarcan en los tiras y aflojas de cada mercado.



Volver


diario del Altoaragon
® Copyright Publicaciones y Ediciones del Alto Aragón S.A. | Diseño y Desarrollo: WEBDREAMS