Óscar Buil y Javier Oliván: "Estas sierras son interesantes y con sectores de escalada para todos los niveles"

Los escaladores y equipadores oscenses firman el libro "Escaladas al norte de Huesca"



P. M.
04/06/2019


HUESCA.- Los escaladores y equipadores oscenses Óscar Buil y Javier Oliván presentaron este lunes, junto al editor Rafael Yuste, en la sede de Peña Guara en Huesca el libro Escaladas al norte de Huesca, una guía, de la editorial Prames, para los amantes de la escalada en los alrededores de la capital altoaragonesa.

Los autores recorren las sierras próximas a la ciudad de las que destacan que cuentan con numerosas y variadas vías, bien conocidas por ellos porque "casi todas las hemos escalado e, incluso, muchas de ellas las hemos equipado nosotros", y como "escaladores locales que somos las vemos muy interesantes para los deportistas expertos y no tan expertos, y es que hay sectores de escalada para todos los niveles", indicó a este periódico Buil, quien consideró que se trata de zonas mucho menos frecuentadas y conocidas como las de los mallos de Riglos o Vadiello, o Rodellar y Alquézar en la sierra de Guara.

Todos los sectores reseñados en la guía se centran en la escalada deportiva cerca de Huesca como Frontón de Gratal, Las Calmas, Bentué de Rasal y pico del Águila. Además, crean un apartado para la escalada clásica en el cual sobresale la pared de Bonés. Las opciones llegan a otros sectores menos frecuentados, pero de cierto interés, como Loarre, Aniés, el mirador de Arguis o Belsué. En este sentido incluye, además, varios sectores de bloques en el entorno de Arguis.

Y para los más experimentados recogen "vías de hasta 8C que se pueden hacer en esta zona". Los autores ponen sobre la mesa con esta guía la existencia de zonas muy poco frecuentadas donde la escalada clásica es sinónimo de aventura como son peña del Fraile y peña Amán, en el Salto de Roldán.

De entre todas las zonas que destacan como muy atractivas, "con sectores que están en medio del monte, con poco contacto con las carreteras, muy tranquilas", sobresale la pared de Bonés. Buil comentó que a esta le tienen especial cariño porque la conocen muy bien, "no solo porque la hemos equipado, sino porque da mucho juego, son vías largas de 150 o 160 metros".



Volver


diario del Altoaragon
® Copyright Publicaciones y Ediciones del Alto Aragón S.A. | Diseño y Desarrollo: WEBDREAMS