ENTREVISTA
 

Laureano Benítez: "El Padre Pío vino para dignificar el sacerdocio"

El escritor y especialista en esta figura, sobre el que investiga desde el año 2002, ofreció una conferencia en Huesca



A. E.
10/06/2019


HUESCA.- Laureano Benítez es escritor y está especializado en la figura del Padre Pío, sobre el que ya tiene cuatro libros publicados y se encuentra ultimando el quinto.

Licenciado en Filosofía y Letras y profesor de Historia, actualmente está jubilado y se dedica a la escritura y a ofrecer por toda España charlas sobre este santo, del que afirma que su figura es prácticamente desconocida.

A través de conferencias como la que impartió recientemente en Huesca, recorre su vida, su obra y sus mensajes, así como "las enseñanzas que el padre aporta a la iglesia y también al mundo de ahora", explica Benítez, quien matiza que su propósito con todo ello es que el Padre Pío sea cada vez más conocido y venerado, y que se funden grupos sobre su figura.

Tal y como detalla el experto, el Padre Pío destaca principalmente por cuatro aspectos. Por una parte, "es el único con estigma de la historia de la iglesia", además, según señala, "es la persona que más años lo ha llevado (50) . Por otra parte, resalta por ser altamente milagroso, ya que, según el escritor, tiene todos los milagros y "en cantidades muy grandes". Por último, Benítez se refiere a su figura y afirma que continúa haciendo milagros hoy en día.

El Padre Pío era fraile capuchino y sacerdote. Vivía en la Italia profunda, en un convento completamente incomunicado en una zona cercana a Nápoles, a unos 400 kilómetros de Roma. Tal y como explica Benítez, el santo no escribió libros ni ofrecía discursos, tampoco fundó ningún organismo, sino que se limitaba a hacer lo propio de un sacerdote: daba misa y confesaba. Este matiz constituye así mismo una de sus principales características. "Vino para dignificar el sacerdocio", afirma.

Fallecido en el año 1968, vivió durante el siglo "más terrible" de la Iglesia Católica, durante la época de la apostatía, la descristianización y el abandono de la fe. Con esto, Benítez se refiere a que los mensajes de este santo "son la respuesta del cielo a esta crisis de la iglesia católica".

Aunque considera que es el Padre Pío el que se interesa por nosotros, Laureano Benítez afirma que comenzó a interesarse por esta figura a raíz de su canonización en el año 2002. Ese mismo día, su mujer estaba viendo la ceremonia por televisión y le preguntó por el santo. "A partir de ese momento comencé a buscar y me di cuenta de que no había nada de información al respecto. Todo empezó con una pregunta curiosa y se ha convertido en esta aventura". Además, explica que una de las razones por las que se "enganchó" a su figura se debe al sentido que otorga a la cruz y al sufrimiento, sobre el que ofrece una enseñanza para convertirlo en algo constructivo.

"El Padre Pío es el santo al que más se invoca para conseguir una misericordia. Es un santo de ahora, un santo vivo y el que más milagros concede. Esto le hace ser un santo resonante y muy querido y venerado", concluye.



Volver


diario del Altoaragon
® Copyright Publicaciones y Ediciones del Alto Aragón S.A. | Diseño y Desarrollo: WEBDREAMS