Los vecinos demandan la dimisión de Oliván por "faltar a su palabra"

Estudian reclamar una indemnización por haber paralizado un año otras operaciones

Los vecinos del bloque donde se iba a instalar el centro de salud de Los Olivos acusaron ayer al consejero de Sanidad, Ricardo Oliván, de "faltar a su palabra" y pidieron su dimisión tras haber "tenido en vilo gratuitamente a 95 familias durante un año". "No podemos tener políticos de este nivel, un político que falta a su palabra y que además mantiene en vilo a 95 familias gratuitamente debe volver a su casa porque no puede representar a nadie", declaró ayer Arancha García-Carpintero, presidenta de la comisión delegada de la Cooperativa Osca XXI en esta promoción.



O. ISARRE
29/06/2014


HUESCA.-La representante de la promoción desmintió además las explicaciones dadas por Sanidad para cambiar la ubicación del centro de salud, que ahora se levantará en un edificio de nueva construcción junto al Palacio de Justicia.

Mientras Sanidad declaró a la prensa que el cambio obedece a que ahora el Ayuntamiento ha ofrecido ceder esos terrenos -comprometidos en el Pleno de febrero, por otra parte, para el aparcamiento del Palacio de Justicia-, a los vecinos les dijo que la nueva ubicación responde a una ley por la que, si hay un terreno público disponible en las inmediaciones, éste debe primar ante el uso de terrenos de terceros.

"El 25 de junio, este miércoles, tuve una llamada de Julián Illana (responsable de Atención Primaria en Huesca y representante directo del Salud con la cooperativa) y me dijo "esto no sale adelante, me lo acaba de confirmar el consejero" (Oliván)".

Afirmó García-Carpintero que Illana le explicó que se debía a la mencionada ley. Pero la representante de la promoción, que ayer convocó una rueda de prensa en los bajos, se preguntó: "¿De verdad no la conocían antes todos los técnicos por los que ha pasado Ha estado a la expectativa de que viniera la arquitecta, ha estado en Hacienda y en Gestión". "Esta ley no es nueva y la tenían que conocer hace un año, claro que lo sabían y aun así apostaron por los bajos", agregó.

García-Carpintero declaró que "habría que preguntarle a él (Oliván) por qué y, sobre todo, por qué nos la ha dicho un año después de contactar con nosotros, porque nos hubiese hecho un gran favor no teniéndonos un año en vilo".

La promoción estudia demandar al Salud por los daños ocasionados por "la paralización de nuestros bienes" durante el año de negociaciones. Y es que mantener el crédito hipotecario durante este año ha costado 3.500 euros al mes, en total unos 40.000, y la cooperativa tenía "sobre la mesa" al inicio de los contactos, el 23 de junio de 2013, cuatro propuestas para comprar o alquilar en sus bajos, "una de ellas segurísima". Los socios de la cooperativa decidieron suspenderlas "para priorizar el bien común", el centro de salud. "Con un tercio de los locales que hubiéramos vendido, hubiéramos cerrado la hipoteca y hubiéramos tenido 0 gastos", ya que la cooperativa "sólo quería recuperar lo invertido, no ganar dinero" al ser un servicio público.

El abogado, añadió, está estudiando si los correos electrónicos y "whatsapps" tienen fuerza suficiente para denunciar al Salud. "Hemos cometido un error por negociar de buena fe y no hemos firmado nada por escrito", señaló antes de precisar que la demanda no incluirá los intereses, sino únicamente lo que "ha costado realmente la paralización de nuestros bienes". En este sentido, dijo que tiene "whatsapps de Illana diciendo sobre si en el futuro creemos que tenemos que reclamarles algo por todo lo que nos han hecho perder".

Los contactos con el Salud comenzaron hace un año a iniciativa del propio Salud, que usó a la alcaldesa, Ana Alós, de mediadora para poner en contacto a ambas partes, indicó García-Carpintero. Al respecto, añadió que "la alcaldesa es muy sensible con este tema y creo que está bastante desencajada con esta nueva situación, que conoció muy poco antes".

Tras una primera reunión con Illana y Miguel Ángel Eguizábal, gerente de la zona de Huesca, los demás contactos fueron con Illana en persona, por teléfono, whatsap­p o correo electrónico, salvo otra reunión con Eguizábal.

Durante este periodo, el Salud exigió para firmar un alquiler con opción en compra hasta tres rebajas en el precio, llegando a 5 euros el metro. Todas se aceptaron, incluso por unanimidad de la asamblea y con el aviso de la asesoría de la cooperativa de que no se podía reducir más. En marzo, tras la última propuesta económica, Illana respondió que se está redactando el borrador del contrato. De allí a junio no hubo más contactos hasta que el día 6 se informó de que estaba paralizado en Hacienda y este miércoles se confirmó la ruptura de negociaciones.

Preguntó García-Carpintero: "¿Entre medias las voces del Colegio de Médicos y de la Asociación de Vecinos han tensionado lo suficiente para que no ocurra No debería ser, son suposiciones pero en 3-4 meses podríamos tener un centro de salud en los bajos". Pero al optar por construirlo, "nos vamos a quedar años" sin este servicio "en un barrio que ha crecido en 900 familias".

Defendió que los bajos, de 1.640 metros reales, están adecuados para acoger un centro de salud y sostuvo que incluso está diseñado para albergar espacios con esa configuración.

La cooperativa enseñó ayer los bajos a la prensa: "Queríamos que se conocieran, porque todo el mundo los critica y nadie los ha visto y me refiero al Colegio de Médicos y a la Asociación de Vecinos".

Afirmó que la previsión inicial del Salud era hacerse con 1.200-1.300 metros, que "son menos de los que hay aquí, incluso plantearon quedarse con todos por si luego surgía alguna pequeña ampliación".



Volver


diario del Altoaragon
® Copyright Publicaciones y Ediciones del Alto Aragón S.A. | Diseño y Desarrollo: WEBDREAMS