Diario del AltoAragón - Imágenes del Día
  
MARTES
25
JUNIO
 
Establecer Diario del Altoaragon como página de inicio Añadir a favoritos   Buscar    B. Avanzada 

Huesca

PATRIMONIO

Osca, la ciudad romana con un gran nivel cultural y social


1234
Las excavaciones arqueológicas han permitido el hallazgo de restos romanos en diferentes puntos

ALBA ECHEVARRÍA
15/04/2019

Vota 
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
 Resultado 
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 1 votos


EN EL SIGLO I d. C. en la Osca romana, lo que hoy sería la actual ciudad de Huesca, ya se comían ostras y se utilizaban vasijas y vajilla de tal calidad que aún brillan en la actualidad. Se trata de dos afirmaciones documentadas gracias a los restos encontrados en la ciudad, tanto de trozos de cerámicas como de las propias valvas de estos moluscos. Estos dos ejemplos los utiliza la arqueóloga Julia Justes para explicar el nivel cultural y social que desprendía Osca durante su época romana. Por una parte, como alusión a la importante red comercial que permitía la llegada de este tipo de productos de lugares como Tarraco en el caso de las ostras o de lugares como Siria en el caso de la cerámica. Por otro lado, la adquisición de estos productos denota la capacidad de conocimiento y cultura que la población de la ciudad poseía, tal y como afirma la arqueóloga.

Según Justes, se trata de un tema complejo de abordar. El origen de Osca se encuadra cronológicamente en el siglo I a. C. y se extiende hasta el III d. C. Este lapsus es el período en el que se origina y alcanza su máxima expresión como ciudad (urbs). Los romanos llegaron a este territorio prerromano conocido como Bolskan, que ya tenía una cierta infraestructura urbana, y a partir de este momento comenzaron la transformación según sus gustos y la dotaron de una estructura urbana en un proceso largo, conocido como romanización. "Se trata de una culturización en la que los pueblos prerromanos descubrieron este modo de vida y una política muy bien planificada. De modo que se van adaptando a estos usos como, por ejemplo, la ropa de vestir, los utensilios, las costumbres y los nuevos organigramas", explica Justes. Todos estos aspectos evolucionan en Osca y culminan con el cambio de era y emperadores de la talla de César o Augusto, en un momento en que la ciudad ya es plenamente romana.

El entramado urbano de ciudades romanas se ha conservado y ha configurado la disposición de muchas localidades en la actualidad, como lo sería Zaragoza (Caesaragusta). Sin embargo, en el caso de Huesca no es así, ya que la trama urbana romana no coincide con la actual. Esto se explica por un principal motivo, desde el siglo IV hasta el IX, la ciudad estuvo "semiabandonada", según explica Justes. A través de las excavaciones que se han realizado desde los años 80, la arqueóloga indica que entre los niveles romanos que han encontrado hasta la siguiente capa, la alta-medieval, no hay nada, lo que representa ese lapsus de tiempo y ese "semiabandono" que vivió la ciudad. "Es imposible que una trama urbana que no se utiliza en 700 años se conserve", matiza.

En suma, la disposición y los modos de vida medievales y los romanos presentan grandes diferencias. Como, por ejemplo, la anchura de las calles, que pasó de 3 o 4 metros y varios carriles para el paso de carros, a las calles estrechas de la ciudad andalusí medieval construidas con una capa muy fina de cerámica. Además, el sistema de saneamiento romano (redes de cloacas, aljibes…) tampoco coincide, ya que se colapsó y desapareció, al quedar cubiertas de basura como ocurre con las calles durante la época medieval. Por motivos como estos, el trazado no coincide entre ambas. "Yo creo que la red urbana actual es heredera directa de la ciudad medieval", indica Julia Justes. Por todos estos aspectos, y después de casi 1.800 años, la ciudad adquirió de nuevo ese nivel de urbanismo pero no toma como base el romano (ya desaparecido), sino que lo reconstruye.

Con respecto a los restos romanos encontrados en las excavaciones y los estudios arqueológicos realizados en la ciudad de Huesca, Julia Justes afirma que a día de hoy se podrían situar en torno a una decena de calles gracias a fragmentos y detalles de la época que se han encontrado. "Al extender sus líneas, te permiten dibujar la estructura que tenían las mismas en la era romana", explica la arqueóloga.

Parte de esa trama urbana, concretamente 3 de las 10 calles romanas de las que hay constancia a día de hoy en Huesca, están situadas en el conocido como Círculo Católico (junto a la plaza de San Pedro). "Hasta el momento, es la red urbana de trazado de calles más completa de la ciudad", matiza Justes. Se trata de una manzana que queda delimitada por esas tres calles cuyos fragmentos permiten vislumbrar la estructura de la ciudad, que, según la arqueóloga, permite conocer cómo los romanos primero creaban sus calles y en base a ello construían las edificaciones. Como parte de esas construcciones, en el Círculo Católico se han hallado restos de la cimentación de un templo, un edificio público que fue costeado por una persona a título privado. Además, en el espacio libre entre las calles, se levantó una casa (domus) con la particularidad de su planta en forma de L, que acoge ese hueco libre sin construir que quedaba entre las mismas.

 

EL MONUMENTAL TEATRO

 

Por otra parte, Osca contó con un monumental teatro construido en el siglo I d. C. cuando la ciudad ya tenía una estructura consolidada. Los restos del edificio se encontraron en el entorno de las calle Peligros, Canellas y el Coso Bajo y se trata de pequeños fragmentos, pero cuya particularidad solo tiene cabida como pieza de un teatro, explica Justes. "La estructura de estos edificios es muy bien conocida y definida, de manera que al encontrar una parte del esqueleto ya se puede deducir que allí se encontraba el teatro". Así mismo, la importante edificación y la acumulación de piedra fueron suficientes para que este edificio, aún derruido, perdurara en el tiempo.

A diferencia del teatro, en cuya situación coinciden todos los expertos, la ubicación del foro romano no se ha podido establecer en un punto concreto. "Hasta el momento, no hemos encontrado ningún resto para decir de forma indiscutible que pertenece al foro", incide la arqueóloga oscense. Durante mucho tiempo, el foro se situó en la plaza de la Catedral, pero ahora también barajan otro espacio situado en torno a la plaza de los Fueros, la calle de las Cortes y la calle Alfonso I de Aragón. Algunos de los restos hallados en la parte trasera de la Catedral, como un brazo de bronce o un capitel enorme, hablan de un edificio muy grande que podría tratarse de un foro o también de un templo. Aunque Justes no se aventura a situar el foro y afirma que falta un hallazgo muy grande para poder ubicarlo con precisión, sí que indica que "lo lógico es que estuviera en la ladera sur por el buen clima". Sin embargo, considera que en un período corto de tiempo no será posible establecer y conocer su situación exacta.

Además de estos edificios, Huesca también cuenta con restos en lugares como la calle Dormer donde se hallaron vestigios de una típica calle romana y la estructura de una casa de la que se conservaba la puerta de la bodega. Del mismo modo, en Pedro IV hallaron una acequia por la que se transportaba el agua. A raíz de ello, se establece una hipótesis en base a que ese conducto se extendía hasta zonas como la plaza Lizana. Del mismo modo, en la calle Vidania han aparecido restos de estructuras que almacenaban y distribuían agua. En esta línea, se encuentran los últimos descubrimientos hallados en la avenida Monreal y que se tratan de los restos de un gran depósito de agua.

La particularidad del hallazgo de estas construcciones, como acequias, aljibes o depósitos, son los restos que se encuentran en su interior ya que transportaban el agua y todo lo que a ella se vertía desde las casas, tal y como explica Justes. El gran potencial de esos restos es que permiten a los arqueólogos conocer la forma de vida de los romanos en base a estudiar los diferentes objetos que poseían , las vasijas con las que cocinaban o algunos de los alimentos que consumían.

En base a ello, Julia Justes subraya que lo interesante es conocer la vida de esos ciudadanos y la única manera de entenderlo es ver en conjunto todo ese tipo de elementos en un contexto. "Todo esto nos aproxima a su modo de vida. La cerámica o las piedras en sí no podemos tomarlas de forma individual. Los arqueólogos buscamos entender por qué una pieza está en un sitio concreto", explica. Como ejemplo de ello, cita al Círculo Católico del cual ya se conoce la estructura pero existe muy poco conocimiento sobre las vasijas que allí se han encontrado, por lo que indica que el yacimiento puede dar mucha más información de la que actualmente se dispone. "Ese es el camino que hay que seguir. Poner en relación los elementos con la estructura nos aportará mucha información sobre la Osca romana, sobre la vida de los oscenses hace 2.000 años", concluye.



Enviar a un amigo Enviar Imprimir Imprimir
 
Enviar a: Facebook Meneame Digg Wikio Del.icio.us Technorati Yahoo Fresqui


Enlace interno 6


Encuesta
¿Es partidario de endurecer el pago por contaminar?
•  Sí, es necesario aplicar mayores inpuestos.
•  No, debemos pagar por ello.
•  No sabe, no contesta.
•  Me es indiferente.

Redes Sociales

Enlace interno 5

Enlace interno 4

Imágenes del día
635 y 636 de 644

Enlace interno 1

X


 
SUSCRIPCION WEB PLUS
SUSCRÍBETE  
COMPRA DE BONOS
COMPRA TUS BONOS
COMPRA 1 DIA POR SMS
Envía DIARIO PAPEL al 25511
Para comprar la edición del día 20 de junio de 2009 envíe DIARIO PAPEL 20/06/2009 al 25511.
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  
COMPRA FOTOS EN HD
Envía DIARIO FOTO + código al 25511
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  

Política de privacidad y aviso legal
Acesso  WEB PLUS
 
 
Nuevo Usuario
Recordar Contraseña
Bolsa Trafico Sorteos Farmacias Cine Horoscopo Agenda Regístrese pulsando aquí