Diario del AltoAragón - Imágenes del Día
  
SÁBADO
7
DICIEMBRE
 
Establecer Diario del Altoaragon como página de inicio Añadir a favoritos   Buscar    B. Avanzada 

Cultura

FESTIVAL INTERNACIONAL DE LAS CULTURAS
CRÍTICA MUSICAL

A la vejez viruelas


The Waterboys mostraron su vertiente más rockera en el arranque de Pirineos Sur

LUIS LLES
14/07/2019

Vota 
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
 Resultado 
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 0 votos


HUESCA.- La meteorología se alió con el Festival Internacional de las Culturas en la apertura de su 28ª edición, y regaló una noche espléndida en el bello escenario flotante del pantano de Lanuza. Una noche, por otro lado, bastante inhabitual en Pirineos Sur en el terreno estrictamente musical. Porque si bien es cierto que el rock ha sonado en más de una ocasión en Lanuza, no lo había hecho nunca como protagonista absoluto de una de sus veladas. Y desde luego, rock hubo, ¡y mucho!, el viernes inaugural en esta nueva edición de Pirineos Sur que parece anunciar un cierto cambio de rumbo, desdibujando el espíritu original del festival, aunque conservando una buena parte de su ideario.

El rock, como se ha dicho, fue el gran protagonista de la primera noche, con tres propuestas diferentes, en un arco estilístico que iba de lo más salvaje a lo más reposado. La primera ración llegó en el nuevo escenario, Caravana Sur, que se ha instalado en la carpa superior del recinto y que sustituye a la antigua cabina de disc-jockeys. Lo ocuparon las dos aguerridas zaragozanas que responden al nombre de Lady Banana. La guitarrista Nerea y la batería Alba se reparten las tareas vocales y, con frescura, facturan una música que bebe de fuentes diversas (hard rock, garage, punk o rock progresivo), evocando el sonido de artistas tan diversos como The White Stripes, Sleater-Kinney, Cream o Runaways. Recogiendo la herencia de las riot grrrls, ofrecieron un concierto vibrante en el que repasaron los temas de su más reciente EP, Balance, como Blackout o Molly Malone, sin olvidarse de otros pequeños hitos de su trayectoria como Pepe, Haircut o Tally Ho, con el que despidieron su electrizante inauguración del nuevo escenario.

Y tras la tempestad, la calma. Y es que Morgan es un grupo adicto a las baladas y los medios tiempos, aunque también deja espacio al desmelene eléctrico. El grupo madrileño, que arrasó en la última edición de los Premios de la Música Independiente española (Premios MIN) al obtener cinco galardones, ha experimentado un gran crecimiento en su carrera y a buen seguro una gran parte de los más de 2.000 espectadores que registró esta primera noche de Pirineos Sur se debieron al tirón actual de una banda que, sin duda, tiene en la magnífica voz de Nina de Juan su principal atractivo. Una voz con un punto de afonía que la hace muy especial y que parece estar siempre a punto de quebrarse, arropada además por una banda sólida y competente que recicla con acierto los hallazgos de los artistas del sonido americana y del soul-rock más cálido y envolvente. Su problema es, quizá, que Morgan no ha querido o sabido ir más allá y no ha conseguido aportar a esa combinación unos elementos más personales, originales o autóctonos. Por lo demás, su actuación fue impecable y en ella se dedicaron a interpretar sobre todo los temas de su disco Air, aunque tampoco faltaron otros de su anterior trabajo. Comenzaron con Planet Earth y siguieron deslizándose por canciones como, entre otras, Blue eyes, la balada Sargento de hierro (la única que interpretaron en castellano), Home (puro sabor "americana"), Flying peacefully o Another road (gettin´ ready), un tema de soul-funk muy bailable que podrían haber encadenado perfectamente con el Get lucky de Daft Punk. Se despidieron con esa emocionante e intensa balada que es Marry you, dejando entre el público un buen sabor de boca.

Pero faltaba el plato principal de la noche, los Waterboys. En la banda escocesa del, por decirlo de forma suave, temperamental Mike Scott solo queda un miembro "casi" original del grupo, el violinista Steve Wickham, que entró en The Waterboys en 1985, dos años después de su creación. El resto del grupo ha ido variando con los años y finalmente ha derivado en su encarnación actual. Unos Waterboys muy distintos a los que hace ya doce años desembarcaron en el festival oscense Periferias, que poco a poco han ido abandonando su adscripción folkie para mostrar su vertiente más rockera, cuajada de riffs y ritmos ardientes. Como dice el refrán, a la vejez viruelas. Su actuación se inició con el tema que da título a su último disco, el muy stoniano Where the action is, la única concesión a su trabajo más reciente junto con Ladbroke Grove. No tardó en llegar uno de sus grandes hits, A girl called Johnny, que Scott interpretó al piano, avivando la nostalgia por su pasado más recordable. Su amor por el country se vio plasmado en Nashville, Tennessee, canción en la que canta eso de "mi alma está en Memphis, pero mi trasero está en Nashville, Tennessee". Y llegó la primera sorpresa de la noche, una revisión ortodoxa del Under my thumb de los Rolling Stones, a la que siguió la parte más folkie del concierto, la que en cierta forma les servía de excusa para estar programados en un festival como Pirineos Sur. Lamentablemente, esta parte fue muy corta y se redujo a la interpretación de When ye go away, seguida de un esbozo de jiga al violín.

Los efluvios stonianos siguieron con Medicine Bow, hasta desembocar en un apresurado final de concierto en el que, por fin, sonaron los dos temas que todo el mundo estaba esperando, las dos grandes joyas de su repertorio: el épico The whole of the moon (auténtica hipérbole de esa "great music" que pregonaba Mike Scott en su día) y el Fisherman´s Blues con su aliento céltico. Y al final, una nueva sorpresa: se despidieron con un bis en el que sonó únicamente una vibrante versión del Jumpin´ Jack Flash de los Stones.

Un paradigma, quizá, de esta curiosa nueva edición de Pirineos Sur. Un clásico del rock sonando en la despedida de la primera noche en Lanuza. Fue un concierto agradable el de The Waterboys. Pero eso sí, sería un poco triste que al final acabaran derivando en una banda tributo a sus Satánicas Majestades.

 



Enviar a un amigo Enviar Imprimir Imprimir
 
Enviar a: Facebook Meneame Digg Wikio Del.icio.us Technorati Yahoo Fresqui


Noticias relacionadas


Comentarios



Escribe un comentario
  Escribe un comentario


Diario del Altoaragón no se hace responsable de las opiniones emitidas por nuestros lectores en los comentarios de las noticias de nuestra página web.

Facebook

Diario del Altoaragón no se hace responsable de las opiniones emitidas por nuestros lectores en los comentarios de las noticias de nuestra página web.

Enlace interno 2

Enlace interno 3


Redes Sociales

Enlace interno 5

Enlace interno 4

Imágenes del día
91 y 92 de 323

Enlace interno 1

X


 
SUSCRIPCION WEB PLUS
SUSCRÍBETE  
COMPRA DE BONOS
COMPRA TUS BONOS
COMPRA 1 DIA POR SMS
Envía DIARIO PAPEL al 25511
Para comprar la edición del día 20 de junio de 2009 envíe DIARIO PAPEL 20/06/2009 al 25511.
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  
COMPRA FOTOS EN HD
Envía DIARIO FOTO + código al 25511
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  

Política de privacidad y aviso legal
Acesso  WEB PLUS
 
 
Nuevo Usuario
Recordar Contraseña
Bolsa Trafico Sorteos Farmacias Cine Horoscopo Agenda Regístrese pulsando aquí