Diario del AltoAragón - Imágenes del Día
  
VIERNES
22
NOVIEMBRE
 
Establecer Diario del Altoaragon como página de inicio Añadir a favoritos   Buscar    B. Avanzada 

Deportes

CICLISMO

En bicicleta por Georgia, el antiguo reino de Iberia


1234
Cinco ciclistas de la provincia recorrieron 500 kilómetros en el mes de octubre

D.A.
10/11/2019

Vota 
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
 Resultado 
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 0 votos


HUESCA.- Entre los pasados días 2 y 13 de octubre, cinco ciclistas de la provincia, Germán Vidal, José Luis Zabala, José Ramón Castillo, Joaquín Armengol y Vicente Puyal, realizaron un recorrido en bicicleta por distintas regiones de Georgia, país caucásico ubicado entre el Mar Negro y el Caspio, denominado desde la antigüedad como Iberia.

Georgia logró su independencia en 1991 tras la desaparición de la URSS. En la última década, explica Puyal, "este país ha intensificado sus intentos de progresivo acercamiento hacia la Unión Europea, especialmente tras los desgraciados sucesos acaecidos en 2008 en la llamada "Guerra de los Cinco Días" en la que las regiones separatistas de Osetia del Sur y Abjasia fueron atacadas por las tropas georgianas, provocando la intervención rusa en el conflicto y la expulsión de las milicias georgianas de dichas regiones, que pasaron a ser reconocidas por Rusia como estados independientes, aunque administrativamente todavía pertenecen a Georgia, y así es reconocido por el resto de países del mundo".

La ruta se inició en la capital, Tiflis o Tbilisi, "preciosa ciudad con una intensa actividad comercial y nocturna, y que cuenta con atractivos culturales merecedores de una estancia mayor que la que pudimos dedicar: fortaleza de Narikala, Museo Nacional, termas, catedral de la Santísima Trinidad, iglesia de Metheki al borde de un pequeño acantilado sobre el río Kurá, que atraviesa todo Georgia procedente de Turquía y que nos acompañó durante buena parte del viaje".

Recuerda que "nuestras primeras pedaladas tomaron rumbo sureste hacia la industrial urbe de Rustavi, penetrando en un gran corredor desértico, con el objetivo de llegar al monasterio ortodoxo David Gareja, ubicado en la frontera con Azerbaiyán, y que a lo largo de la historia ha provocado no pocas disputas sobre su propiedad, conflictos que pudimos imaginar al encontramos con una creciente presencia militar conforme nos acercábamos a la zona". Desgraciadamente, "la llegada de la noche nos apresuró en la visita al complejo, pero pudimos hacer un recorrido rápido, admirar algunos de sus frescos e intuir la importancia que pudo tener ese lugar en el pasado".

Destacó que tuvieron suerte de no tener "encuentros desagradables con serpientes", al estar todo ese territorio plagado de ellas, y su mordedura es mortal en la mayoría de los casos.

En las jornadas posteriores se dirigieron a territorios "con una fuerte tradición vitivinícola, a los que llegaron en plena actividad vendimiadora, conociendo en días sucesivos la turística ciudad de Sighnaghi, la ciudad de Telavi -capital de la región de Kajetia-, y terminando esta primera parte del viaje subiendo el puerto de montaña de Gombori, "para muchos la carretera más bonita de Georgia".

Resalta que a Georgia "se le llega a reconocer como la cuna del vino y se han llegado a descubrir restos cerámicos de ánforas de vino de hasta 8.000 años de antigüedad". Poco a poco, nos íbamos haciendo a la moneda, el lari (1 euro = 3,240 laris era el cambio habitual), a la buena gastronomía del país así como a sus gentes.

Con las lógicas excepciones, "los georgianos son serios, algo esquivos en el trato, aparentemente muestran desconfianza y no son muy dados a mostrar grandes fórmulas de cortesía. Sin embargo, el paso de los días nos mostraría otra cara bien distinta".

Lo que sí fue del todo imposible es hacerse con el idioma georgiano, "con un alfabeto de 33 letras totalmente distinto, en el que por ejemplo no hay diferencia entre mayúsculas y minúsculas". Por ello, explica Puyal, "tuvimos que defendernos con el inglés, que en las ciudades es más que suficiente para entenderse".

Tras esos primeros días, decidimos trasladarnos a otra parte del país por lo que necesitamos un porteo de varias horas en furgoneta, pasando por Gori, ciudad natal de Stalin, e iniciando de nuevo la ruta en bicicleta en Borjomi. "Esta es una ciudad balneario que requiere invertir al menos una mañana en su visita, dar un paseo hasta sus piscinas termales por un precioso bosque o subir en funicular hasta un mirador sobre la ciudad", resalta.

De allí, por una preciosa carretera y siempre con el río Kurá (también llamado Mtkvari) a nuestro lado, llegamos a Akhaltsikhe, quedando fuerzas para subir sin alforjas al sobrecogedor monasterio ortodoxo de Sapara.

Durante los viajes que hemos realizado en los últimos años por Francia, Cerdeña, Chipre, Marruecos o Rumanía, siempre hay un día especial, y llegó, con la visita a la asombrosa Vardzia, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Se hace complicado transmitir en pocas líneas las sensaciones que nos produjo recorrer esta increíble ciudad medieval (siglo XII), formada por un entresijo de cuevas y túneles excavados en una ladera montañosa totalmente vertical, y en la que destaca su bellísimo monasterio, también horadado en la roca, así como un prominente campanario.

Al día siguiente, y tras un puerto de montaña "tuvimos que subir por una pista en buen estado, nos plantamos en una gran meseta salpicada por pequeños y dispersos pueblos, y tras algún sprint forzado por la aparición de perros y una horrible carretera llena de baches, llegamos a Ninotsminda, en la que sin saberlo sería nuestra última etapa de bicicleta".

Un percance a los pocos kilómetros del siguiente día, cuando ya casi llegábamos al inmenso lago Paravani, daría al traste con nuestra intención de llegar en bicicleta hasta las mismas puertas de Tbilisi. Es aquí donde apareció esa otra cara de los georgianos: la de la solidaridad, la hospitalidad, la amabilidad, y sobre todo, las ganas por ayudar y ser útiles.

Toda una población, Gamdzani, volcada con nosotros, abriendo sus casas y prestando su ayuda para trasladar al miembro accidentado del grupo al centro hospitalario más cercano en Akhalkalaki, y después a todo el grupo a Tbilisi. Finalmente, "el desenlace fue positivo, y no pasó de un susto, aunque fue obligado terminar la aventura un día y medio antes". En total, "siete días con unos 500 kilómetros y la única pena de no haber hecho incursión en el Cáucaso, por la limitación de días y el medio de transporte con el que realmente disfrutamos, la bicicleta".



Enviar a un amigo Enviar Imprimir Imprimir
 
Enviar a: Facebook Meneame Digg Wikio Del.icio.us Technorati Yahoo Fresqui


Enlace interno 2


Encuesta
¿Es valorada la economía social?
•  Sí.
•  No.
•  Me es indiferente.
•  No sabe, no contesta.

Redes Sociales

Enlace interno 5

Enlace interno 4

Imágenes del día
209 y 210 de 346

Enlace interno 1

X


 
SUSCRIPCION WEB PLUS
SUSCRÍBETE  
COMPRA DE BONOS
COMPRA TUS BONOS
COMPRA 1 DIA POR SMS
Envía DIARIO PAPEL al 25511
Para comprar la edición del día 20 de junio de 2009 envíe DIARIO PAPEL 20/06/2009 al 25511.
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  
COMPRA FOTOS EN HD
Envía DIARIO FOTO + código al 25511
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  

Política de privacidad y aviso legal
Acesso  WEB PLUS
 
 
Nuevo Usuario
Recordar Contraseña
Bolsa Trafico Sorteos Farmacias Cine Horoscopo Agenda Regístrese pulsando aquí