Diario del AltoAragón - Imágenes del Día
  
DIARIO DEL ALTOARAGÓN dispone de un sistema de gestión certificado de acuerdo a las normas ISO 9001: 2008 en calidad e ISO 14001:2004 en medio ambiente por SGS iCS
VIERNES
19
ENERO
 
Establecer Diario del Altoaragon como página de inicio Añadir a favoritos   Buscar    B. Avanzada 

Cultura

"Queremos salvar nuestra lengua de una muerte cercana"

Manuel Castán.
12
Manuel Castán Espot, presidente de l"Academia de l"Aragonés, que se presenta mañana en Zaragoza

La Academia de l’Aragonés se presentará mañana en Zaragoza, en un acto público y abierto que se desarrollará en la Universidad de Zaragoza. La entidad se viste de largo ante la sociedad, después de haber protagonizado distintas presentaciones públicas en muchos municipios donde el aragonés mantiene su implantación como Hecho, Benasque, Bielsa, Fonz, Graus, Panticosa, Sabiñánigo y los que configuran el valle de Chistau. El acto se celebrará a las 11 de la mañana, en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras de la UZ, y contará con la presencia del rector de la Universidad, el viceconsejero de Cultura del Gobierno de Aragón y la secretaria de la Facultad de Filosofía y Letras. Los responsables de la Academia de l’Aragonés, que preside el altoaragonés Manuel Castán, expondrán el origen, los fines, la organización y los proyectos de trabajo que se están desarrollando. Castán explica muchas de estas cuestiones en una entrevista concedida a DIARIO DEL ALTOARAGÓN.

Myriam MARTÍNEZ
14/05/2009

Vota 
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
 Resultado 
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 3 votos


PREGUNTA.- El día 15 se presenta l"Academia de l"Aragonés en la Universidad de Zaragoza. ¿Qué es y con qué finalidad nace?

RESPUESTA- Efectivamente, el viernes 15 a las 11 estaremos en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras y queremos invitar a todos los aragoneses que puedan acompañarnos. La Academia nació del II Congreso de l"Aragonés, que se celebró en 2006, y de un proceso que llevaron a cabo la mayor parte de las asociaciones que trabajan en defensa del aragonés a través de la coordinadora Chuntos por l"Aragonés. Recorrimos durante dos años la mayor parte del territorio donde se conserva la lengua, para explicar a los hablantes nuestro proyecto para el aragonés. Una de las metas era celebrar ese II Congreso y elegir en él una autoridad lingüística para nuestra lengua, l"Academia de l"Aragonés.

El Congreso avaló nuestra propuesta de candidatos por abrumadora mayoría y los hablantes a los que la hemos presentado (Hecho, Bielsa, Sabiñánigo, Valle de Chistau, Benasque, Graus y Fonz), también. Bien es verdad que, al no tener reconocimiento oficial, hubimos de registrarnos como Estudio de Filología Aragonesa, nombre que quiere honrar a unos ilustres aragoneses que allá por 1915 ya intentaron crear una Academia con el nombre de Estudio de Filología de Aragón. Por tanto, su finalidad es la de normalizar y normativizar el aragonés y todas sus variantes y colaborar en la medida de nuestras posibilidades en que pueda ser llevado a la escuela y dignificado. Queremos, sobre todo, salvar nuestra lengua de una muerte cercana si no se toman medidas para su recuperación y dignificación.

P.- ¿Quiénes la integran y quién puede formar parte de ella?

R- La Academia la componen 20 miembros numerarios y 6 de Honor. Hay miembros del cheso, del belsetán, del aragonés de Sobrepuerto, del chistavino, del panticuto, del patués o benasqués, del ribagorzano de Graus y de Fonz y del aragonés común. Nuestros miembros de Honor son nuestro mayor orgullo: Rosario Ustáriz, maravillosa poetisa en cheso; Lucía Dueso, magnífica escritora en chistavino; Juan José Guillén, catedrático de Inglés, que hizo el doctorado sobre la toponimia del Valle de Tena; Artur Quintana, catedrático de alemán, doctor en Filología Románica y profesor de catalán; Miguel Metzeltin, catedrático de Filología Románica de la Universidad de Viena y autor de obras fundamentales de la romanística; y Xabier Kintana, secretario de la Real Academia Vasca y profesor de Lingüística General en la Universidad de Bilbao. Pueden formar parte de ella aquellos que sean propuestos y elegidos en un Pleno por mayoría absoluta de votos.

P.- ¿Podría explicarnos a grandes rasgos cuál ha sido el proceso de su constitución?

R- El proceso nació de una convocatoria que realizaron las tres grandes asociaciones del aragonés: Nogará, el Consello d"a Fabla Aragonesa y el Ligallo de Fablans de l"Aragonés. A ese proceso, que pretendía ir más allá de donde se había ido hasta ese momento en la defensa y recuperación del aragonés, nos unimos muchas otras personas y supuso la incorporación de muchos hablantes patrimoniales del aragonés. Hasta entonces, habíamos sido bastante reticentes, pero la grave situación del aragonés y el buen proyecto que ahora se planteaba nos animó a sumarnos a esta tarea.

P.- Entonces se creó la coordinadora Chuntos por l"Aragonés.

R.- Sí, y lanzamos el Manifiesto por la Unidad de la Lengua, que firmaron cerca de 5.000 aragoneses, unas 160 asociaciones, 43 ayuntamientos, 5 comarcas y las diputaciones de Huesca y de Zaragoza. Chuntos recorrió durante dos años todo el territorio de nuestra lengua, explicando nuestro proyecto para salvar y dignificar el aragonés. En todas partes recibimos ánimo, ilusión y compromiso. Para crear la Academia, establecimos 6 criterios que debían cumplir sus componentes, valorados en una puntuación total de 30 puntos. Después, elegimos una Comisión de Evaluación (Pilar Benítez, Francho Nagore, Feliciano Martínez, Juan José Segura y Manuel Castán) y cada uno de sus miembros valoró a cada candidato propuesto en esos 6 criterios establecidos y, finalmente, se hizo la media de los cinco apartados y se estableció el total. Todos los candidatos que obtuvieron una puntuación de 15 puntos o más pasaron a formar parte de una lista de candidatos que sería propuesta al Congreso para su ratificación. El II Congreso la avaló por abrumadora mayoría. Aún pueden consultarse en Internet todas las puntuaciones otorgadas en cada apartado y por cada uno de los miembros de la Comisión. Lamentablemente, no todos los elegidos quisieron formar parte de la Academia. Nos dolieron y nos duelen especialmente las ausencias de dos compañeros en Chuntos y que hicieron todo el trayecto hasta el final del Congreso: la de Francho Nagore y la de Chusé Inazio Nabarro. Quedarse hasta el final sabiendo que no formarían parte de ella les honra, pero no por eso dejamos de sentir su ausencia.

P- ¿Ha sido complicado llevar a buen puerto este proyecto?

R- La formación de la Academia fue un proceso complicado y aún hoy lo sigue siendo. No todos vemos el aragonés de la misma forma ni tampoco todos estamos de acuerdo en las medidas que han de tomarse. Además, el mundo del aragonés es muy complejo, pues en algunos casos se trata de personas que llevan trabajando por él muchos años y desde una determinada perspectiva y no es fácil que entiendan que puede haber un punto de vista mejor. En todo caso, nosotros entendimos que la única forma de crear una entidad de estas características era contando con todas las variantes de nuestra lengua y con gente del aragonés común, sin el cual a día de hoy no se tendría todavía conciencia de la unidad de la lengua ni ésta constaría en los tratados de romanística como aragonés. Pero la creación de la Academia supuso la aparición de un órgano máximo dentro del aragonés y eso creó reticencias y malestar en algunas personas, que veían peligrar su proyección en ese mundo. Internamente, también ha habido dificultades, pues nadie sabía bien cómo organizar el trabajo, ha habido discrepancias en el cómo y en el qué, pero las vamos venciendo, porque hemos establecido como procedimiento el consenso y para llegar a él se debe convencer a los demás.

P.- ¿Cuáles son las principales reticencias que se han encontrado?

R- La más importante nos ha llegado desde el mismo mundo del aragonés y plantea que no se podía crear así una Academia, que no teníamos legitimidad, que sólo el Gobierno la tenía. Nosotros hemos respondido que estaríamos encantados de que lo hiciera, pero pensamos que no tiene ninguna intención. Además, hay que contar con que después pudiese llegar a tomar decisiones y según su composición sería imposible. Toda entidad que no nazca de los hablantes, como nuestra Academia, está condenada al fracaso en mi opinión. Por eso, con toda humildad, creo que se debe apostar por la Academia, porque reúne a un porcentaje muy alto de los hablantes del aragonés. Además, reconociendo el derecho del Gobierno, también nosotros nos creemos con la suficiente legitimidad: nos la dio el II Congreso; nos la da nuestra gente, que ha llenado los locales donde hemos presentado la Academia (Hecho, Bielsa, Sabiñánigo, valle de Chistau, Benasque, Graus y Fonz) a rebosar para darnos su apoyo; y nos la da la misma composición de la Academia, pues todos sus miembros somos hablantes de aragonés, que algo tendrán que decir sobre su lengua.

P.- ¿Cuál es la relación de la Academia con el Consello d"a Fabla Aragonesa?

R- Como entidades, prácticamente ninguna. En muchas ocasiones, he intentado mantener alguna reunión con ellos como asociación, pero no ha sido posible. Sin embargo, sí mantenemos un trato muy cordial con alguno de sus miembros. Con su presidente, Chusé Inazio Nabarro, hablo con frecuencia, pues nos une una buena amistad. Con Francho Nagore me he reunido en un par de ocasiones, pero ya hace bastante tiempo. Sobre él he dicho en muchas ocasiones que ha hecho un trabajo de gigante y que nos ha convencido a muchos de la unidad de la lengua y que es el que ha puesto al aragonés en la órbita de las lenguas románicas. Es un trabajo impagable que todos le debemos. Hemos de tener en cuenta que el Consello ha desarrollado un tipo de aragonés común que ha tenido bastante éxito en las zonas urbanas y que ha sido el referente de muchos durante bastantes años. Con la creación de la Academia, se abre la posibilidad de que eso deje de ser así y que pueda cambiarse la ortografía, incluso el modelo de lengua. Comprendo perfectamente que quien cree firmemente en su modelo de lengua esté molesto. Pero han de comprender que la esencia del aragonés está en las variantes y que hemos de hacer un esfuerzo por que se conserven y para ello es necesario que estemos unidos. Tal vez algún día sea posible.

P.- ¿Cuentan con el suficiente respaldo del Gobierno aragonés?

R- En cuanto que no ha reconocido a la Academia debo decir que no. No obstante, debemos matizar esta afirmación. El tema de las lenguas, y el del aragonés también, es complicado y yo creo que el Gobierno no sabe cómo abordarlo. No conocen lo suficiente el tema como para atreverse a entrar en él. Unos les dicen que para qué; otros que no es una lengua sino varias; otros, como nosotros, que debe abordarse de manera unitaria, con una ortografía y una neología para todas las variantes, pero que su enseñanza debería hacerse en cada una de las variantes para lograr el éxito. Dudan, retrasan la decisión, anuncian de nuevo la Ley de Lenguas y vuelta a empezar. Con nosotros han tenido un trato muy cortés, incluso deferente, en especial el viceconsejero de Cultura, don Juan José Vázquez, a quien agradecemos su colaboración en muchos de nuestros actos comenzando por el II Congreso. Pero les pedimos más: que cuenten con nosotros para desarrollar una política lingüística para el aragonés, porque tenemos implantación en todas las zonas y sabemos qué debe hacerse para lograr llevar el aragonés a la escuela y a otros ámbitos sin que suponga un problema para nadie. Si quiere trabajar por la recuperación y la salvación del aragonés, debe contar con la Academia: somos y seremos leales con nuestro Gobierno y con el aragonés.

P.- ¿Qué espaldarazo necesitan todavía?

R- El reconocimiento oficial o bien un convenio que establezca unas competencias determinadas en esta materia, que puede tener un alcance temporal o indefinido. El Gobierno, a través de la Ley de Lenguas, debe plantearse la necesidad de un organismo normativo para el aragonés y, en mi opinión, sólo puede ser la Academia de l"Aragonés. Es muy complicado reu­nir, como nosotros hemos hecho, a personas de todas las zonas y de todas las asociaciones del aragonés en un proyecto común como el nuestro, un proyecto que seguirán los hablantes, porque somos de su tierra y confían en nosotros y porque es un proyecto riguroso, serio y comprometido con la lengua y sus hablantes. Me gustaría que vieran con qué ilusión vienen mis compañeros a las reuniones, algunos con bastantes años a cuestas. Pero allí están, con ilusión, felices por encontrarnos otra vez y por los avances que vamos logrando.

P.- ¿Qué espera la Academia de la Ley de Lenguas?

R- Espera que por fin se dé carta oficial de naturaleza a nuestra lengua, pues no la tiene. No aparece ni en nuestro Estatuto la palabra aragonés o lengua aragonesa. Por tanto, lo esperamos todo, porque no tenemos nada. En especial, que se haga justicia y se dignifique el aragonés. Con frecuencia, sobre todo estos años en que ha sido identificado como "fabla" ("lengua" en aragonés), ha sido motivo de mofa y de burla por parte de muchos. Todos sabemos que la ignorancia es muy atrevida, pero esa actitud debe acabar. La sociedad aragonesa debe tomarse en serio el conservar este tesoro, porque el aragonés no pertenece a ningún grupo político ni al Gobierno y ni siquiera es en exclusiva de sus hablantes. El aragonés es de todos y todos tenemos el derecho y el deber de conservarlo para las futuras generaciones.

P.- La posibilidad de unificar criterios sobre la lengua en Aragón parece todavía una realidad lejana, a tenor de la diferencia de criterios y de la crispación con la que a veces se defienden. ¿Qué le parece a usted?

R- Pues sí, es verdad, parece difícil. Por eso es tan importante la labor del Gobierno, que debe plantear una política lingüística determinada y debe hacerlo con sensatez y prudencia pero también con cierto arrojo. En el caso del aragonés, nosotros estamos intentando lograr la unidad en temas esenciales. Es necesaria una grafía común y pronto presentaremos una propuesta a la sociedad para que la valore y de esa valoración debe salir una ortografía consensuada por las distintas variantes. Se quedarán ciertos grupos fuera, no me cabe duda, en especial quienes siguen la del 87, pues no es fácil que alguien cambie de pronto una norma que ha seguido muchos años. Pero la unificación de la norma es el camino y no hay otro. Es necesaria también una neología común para todo el aragonés, porque se ganará en unidad de la lengua y se economizarán esfuerzos. Todo este trabajo lo haremos nosotros y, si el Gobierno nos da su respaldo, con mayor facilidad. Nosotros le ofrecemos ese trabajo; de él depende el aceptarlo o no.

P.- Antes de constituir la Academia, ustedes han recorrido todo el territorio aragonés para explicar su proyecto y recoger sensibilidades. ¿A qué conclusiones han llegado?

R- En primer lugar, que la lengua está más viva de lo que creíamos en ciertas zonas. Nos sorprendió comprobar que en la Ribagorza (Graus, Estadilla, Fonz…) esté tan viva todavía y sea lengua de la calle. También, que los hablantes sienten gran preocupación por la desaparición de su lengua y que están más interesados de lo que parece en que se trabaje por su recuperación y por su dignificación. En todas partes, nos han recibido muy bien y hemos reunido a muchas personas. En Hecho o en Benasque reunimos a más de 200 personas, que ya es reunir, y mostraron un enorme entusiasmo por nuestras propuestas.

P.- ¿Cuáles son los principales retos que se ha fijado la Academia para los próximos meses?

R- Una prioridad es terminar de elaborar la propuesta ortográfica y presentarla a la sociedad, para elevarla a definitiva con sus aportaciones. Hemos creado recientemente dos comisiones de trabajo, una de Morfología y otra de Lexicología, que han de empezar a desarrollar su labor, en un camino de ida y vuelta, para trabajar en esos dos aspectos en todas las variantes y desde ellas a la lengua común.

Como mensaje último, quisiera pedir a todos los aragoneses que nos ayuden a conservar nuestra lengua. Nuestro proyecto no tiene connotaciones políticas, es más, en la Academia la política partidista está desterrada, porque el aragonés es de todos y sólo si todos lo sentimos nuestro podrá salvarse.



Enviar a un amigo Enviar Imprimir Imprimir
 
Enviar a: Facebook Meneame Digg Wikio Del.icio.us Technorati Yahoo Fresqui


Enlace interno 6

  • Se celebra en Huesca la I Jornada sobre el Sida en Aragón.
  • El consejero de Sanidad visita los centros de salud de Grañén y Almudévar.
  • Se celebra el Día de Aragón en Fitur.

Enlace interno 4

Enlace interno 5

Redes Sociales

Encuesta
¿Es sincero el arrepentimiento de los Jordis y Forn?
•  Sí, me parece bien.
•  No está bien.
•  Me es indiferentes.
•  No sabe, no contesta.

Enlace interno 1

Imágenes del día
23 y 24 de 84


X


 
SUSCRIPCION WEB PLUS
SUSCRÍBETE  
COMPRA DE BONOS
COMPRA TUS BONOS
COMPRA 1 DIA POR SMS
Envía DIARIO PAPEL al 25511
Para comprar la edición del día 20 de junio de 2009 envíe DIARIO PAPEL 20/06/2009 al 25511.
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  
COMPRA FOTOS EN HD
Envía DIARIO FOTO + código al 25511
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  

Política de privacidad y aviso legal
Acesso  WEB PLUS
 
 
Nuevo Usuario
Recordar Contraseña
Bolsa Trafico Sorteos Farmacias Cine Horoscopo Agenda Regístrese pulsando aquí