Diario del AltoAragón - Imágenes del Día
  
MIÉRCOLES
12
DICIEMBRE
 
Establecer Diario del Altoaragon como página de inicio Añadir a favoritos   Buscar    B. Avanzada 

DOMINICAL

CUADERNOS ALTO ARAGONESES
Nuestras raíces

Compromiso entre sus señores y los habitantes de Ayerbe, sus aldeas y la honor de Marcuello (1)

Ayerbe: Torre del Reloj.

BROTO APARICIO
12/07/2009

Vota 
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
 Resultado 
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 0 votos


Por SantiagoEn los inicios del siglo XVII se hacía constar que de más de cien años atrás, se habían promovido diversos pleitos entre los Concejos de la Villa de Ayerbe y sus aldeas de Biscarrués, Losanglis, Piedramorrera y Fontellas y los lugares de Sarsa y Linás, de una parte, y los Señores de Ayerbe y Marcuello, por otra, pretendiéndose, por aquellos vasallos, ser redimidos del señorío e incorporados a la Corona Real, en base a una Carta de Gracia que, según ellos, así se lo permitía, hasta que posteriormente se dio, por la Real Audiencia de este Reino, una sentencia a favor del difunto Señor don Hugo de Urries, rechazando aquel documento antes invocado, una vez demostrada su falsedad...

Y después de numerosos procesos, luchas y enfrentamientos, algunos de ellos armados, se había estimado por todos conveniente, tras largas deliberaciones, que para reducir a paz, amor y concordia, todas aquellas grandes disensiones, gastos e incomodidades, largamento soportados, se intentara llegar a un acuerdo, que por fin fue adoptado en 30 de abril de 1614, en el que Pedro de Urries y Arbea y su esposa Juana de Navarra y Monleón, Señores de la Villa de Ayerbe, de la honor de Marcuello y de la Baronía de La Peña, en su nombre propio y como procuradores y tutores de sus hijos Carlos-Jacinto (mayorazgo), Miguel-Gerónimo y Benito, de una parte y de la otra los Justicia, Jurados, Concejo y universidad general de vecinos, singulares personas y habitadores de la citada Villa y restantes localidades antes citadas, por el que sometían todas las diferencias que entre sí tenían al probado criterio de los Doctores Francisco de Santa Cruz y Morales, del Consejo de S.M. y su Abogado Fiscal en el presente Reino de Aragón, y Miguel Pérez de Cuevas, Canónigo de la Santa Iglesia de Nuestra Señora del Pilar, ambos vecinos de Zaragoza, los cuales, una vez detenidamente estudiadas, dictaban el 6 de junio de dicho año de 1614, una Arbitral Sentencia, de obligado cumplimiento, cuyo contenido, sintetizado, exponemos a continuación, declarando, proclamando y adjudicando: -Que Pedro de Urries y Arbea y Juana de Navarra y Monleón y sus respectivos hijos, renunciaban al absoluto y supremo poder que como a Señores seglares y temporales de las citadas Villa, lugares y aldeas les había competido sobre sus vasallos y habitadores, así respecto de las personas como de sus bienes, tratando, en adelante, igual a todos, así Infanzones como de condición, según los Fueros, observaciones, usos y costumbres del presente Reino y sometiendo sus delitos y discrepancias a los Tribunales y Audiencias Reales.

-Que en lo sucesivo, en el nombramiento y elección de personas para los oficios de Justicia, Bayle, Almutazaf de la Villa, lugares y aldeas, se guardaría el orden y forma establecidos, a saber que, cada año, entre cuatro y ocho días antes del de la extracción, tras juramento de los que en él intervinieren, se designarían tres personas para cada cargo entre las que les parecieren más apropiadas para servirlo, presentando la lista al Señor para que, si así lo estimara, procediera éste a su designación y, en caso de ausencia del mismo, se procedería por el Concejo al nombramiento por suerte secreta, sacando de las bolsas los nombres elegidos mediante papeleta.

-Efectuada la elección de los anteriores oficios, los designados deberían jurar sus obligaciones en poder del Señor de la Villa, y en su ausencia, ante el Justicia cesante, y en su falta ante el Lugarteniente o Notario del Justiciazgo, según este orden. En todo caso, los anteriores servidores de los cargos los seguirían ostentando hasta que los nuevos prestaren dicho juramento.

-El Justicia entrante debería nombrar, para su Lugarteniente en este oficio, a dos personas y de ellas una con autorización del Señor de la Villa.

-El Alcalde que el Señor designare para la Villa, lugares y aldeas podría prender, en fragancia, a cualesquiera delincuentes y facinerosos, y ello sin poseer ninguna otra jurisdicción, ya que las de carcelero las ejercería el Bayle, teniendo aquél asignados siete sueldos y cuatro dineros de carcelaje que todo preso debía pagar. Pero los Alcaldes no tendrían ni asistencia ni voto tanto en el Consejo como en el Concejo y en los actos públicos y procesiones se situarían tras el Justicia y Jurados, teniendo asiento en la Iglesia detrás del referido Justicia.

-El Concejo de la Villa, ocho o cuatro días antes de la extracción de los oficios, nombraría dos personas estimadas como aptas para ejercer como Lugartenientes de Justicia en cada uno de los lugares y aldeas, cuya lista comunicaría al Señor, a fin de que éste hiciera la designación, prestando los elegidos juramento ante el Justicia. Estos Lugartenientes no podrían conocer ni juzgar causas que excedieren de cien sueldos jaqueses, ni prender a persona alguna por causa criminal, excepto para entregarla al Justicia de la Villa.

-Atendido que los Jurados cumplían su oficio durante un año, los Concejos de la Villa, lugares y aldeas acostumbraban a nombrar para estos oficios, en el día de Nuestra Señora de agosto, las personas que les parecían más adecuadas, según atribución que aquéllos tenían ganada en sentencia, lo que se seguiría haciendo en el futuro, usando bolsas distintas para dicho cargo, los de Consejeros, Clavario y el resto de oficios, de las que se extraerían las papeletas precisas. Los Jurados podrían prender a cualquier vecino que contraviniera los Mandamientos, Ordenanzas y Preceptos relativos al buen gobierno municipal.

-La designación de Notario y Escribano para la corte del Justicia y Juez Ordinario de la Villa de Ayerbe y sus aldeas, correspondía hacerla al Señor, quien la efectuaría en uno de los de esta profesión que tuviere la residencia en su territorio y sólo por tiempo de dos años, prorrogables a otros dos.

-El nombramiento para desempeñar el cargo de Procurador Astricto le correspondería al Concejo de la Villa, jurando el cargo ante el Señor, o en su ausencia, ante el Justicia.

-Dicho Concejo de la Villa y aldeas podría nombrar un Corredor para efectuar las convocaciones de sus miembros y los del Consejo, a las respectivas sesiones, comunicación a los destinatarios de íntimas y ejecuciones de las penas previstas en las Ordinaciones y Estatutos, más todas aquellas tareas que según costumbre le pertenecieren, prestando previo juramento ante el Jurado Mayor.

-El Consejo y Concejo de la Villa y aldeas no precisarían ninguna licencia del Señor ni de Oficial real para convocar y celebrar sus reuniones, citando a las mismas al Justicia o en su ausencia a su Lugarteniente, los cuales presidirían las sesiones pero no tendrían derecho a pronunciamiento ni voto.

-Por cuanto la Cárcel de la Villa hasta aquel momento se hallaba dentro de la Casa Palacio señorial y ello no parecía oportuno, por el Concejo de la Villa y aldeas, a sus expensas, se edificaría otra sólida y segura en el corral que los Urries poseían en la plaza mayor de Ayerbe, sobre cuya portada se colocaría una piedra con las Armas de los citados Señores.

-Por el Señor, Pedro de Urries y Arbea, se cedía y renunciaba, a favor del Concejo y universidad de vecinos y éstos a su Iglesia parroquial, la primicia de la Villa de Ayerbe y sus aldeas de Losanglis, Fontellas, Piedramorrera y Pardina de Bardanés y sus términos, así como los derechos, instancias y acciones que en este aspecto le correspondían, quedando por su parte exento de pagarla por sus ganados propios y los frutos de sus fincas siguientes: dos olivares en la Partida de San Bartolomé, de tres cahíces y tres anegas de sembradura; otro olivar en Puilan, de cuatro anegas; así como otros campos de distintos tamaños en los siguientes términos: Argüiso, Fenollar en el Llano de Fontellas, El Cerolar, Tras el Río, Detrás del Tapiado, El Tejar, Junto al Molino de Aceite, La Majona, San Marco, El Cerradero, Turuñana, Saso, Los Pozos, El Palomar, La Huerta y Camino de Zaragoza; una huerta Tras el Palacio y otra en Camino de Jaca; un cerrado en Camino de Huesca y dos en Camino de Murillo; un cuatrón en El Palomar; y unas tiras en Camino de Linás.

-Así mismo dicho Señor Pedro de Urries y Arbea, en su nombre y en el de sus sucesores, para eliminar entre las partes todo género de discordias, renunciaba a su derecho de proveer y vender carne en las carnicerías del territorio de su señorío, cediéndolo al Concejo de la Villa y universidad general de vecinos, con todas las facultades de arrendamiento y señalamiento de precios que le competían. Y les hacía cesión de todos los hornos de cocer pan y mesones de su propiedad con la totalidad de derechos, provechos, facultades y emolumentos, con la única condición de que, si así lo decidiera él o sus descendientes, podrían tener horno propio en su Casa exclusivamente para el mantenimiento de la misma. Se advertía que las casas hata entonces dedicadas a mesones en la Villa seguirían siendo propiedad del Señor.

-Quedaban adjudicadas a dicho Concejo de la Villa, con pleno dominio, en el futuro, en todo lo correspondiente a ellos, los tres Molinos de aceite de Ayerbe, juntamente con sus respectivas casas que ya eran de su propiedad, y el Molino de Vadiello antes perteneciente a los Urries, quedando obligados a moler en ellos las olivas correspondientes al Señor, sin ningún gravamen. E igualmente se le concedían las tiendas, panaderías, tabernas y carnicerías en aquel tiempo existentes y el derecho exclusivo a arrendar las plazas en tiempo de feria y fiestas, así como las tablas de los juegos, correspondiendo a los Jurados la regulación de toda esta actividad comercial en el territorio de la Villa y sus aldeas.



Enviar a un amigo Enviar Imprimir Imprimir
 
Enviar a: Facebook Meneame Digg Wikio Del.icio.us Technorati Yahoo Fresqui


Enlace interno 6

Enlace interno 7


Encuesta
¿Considera que hay que cambiar la Constitución?
•  Sí.
•  No.
•  Me es indiferente.
•  No sabe, no contesta.

Redes Sociales

Enlace interno 5

Enlace interno 4

Imágenes del día
231 y 232 de 424

Enlace interno 1

X


 
SUSCRIPCION WEB PLUS
SUSCRÍBETE  
COMPRA DE BONOS
COMPRA TUS BONOS
COMPRA 1 DIA POR SMS
Envía DIARIO PAPEL al 25511
Para comprar la edición del día 20 de junio de 2009 envíe DIARIO PAPEL 20/06/2009 al 25511.
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  
COMPRA FOTOS EN HD
Envía DIARIO FOTO + código al 25511
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  

Política de privacidad y aviso legal
Acesso  WEB PLUS
 
 
Nuevo Usuario
Recordar Contraseña
Bolsa Trafico Sorteos Farmacias Cine Horoscopo Agenda Regístrese pulsando aquí