Diario del AltoAragón - Imágenes del Día
  
MARTES
14
AGOSTO
 
Establecer Diario del Altoaragon como página de inicio Añadir a favoritos   Buscar    B. Avanzada 

Cultura

"Al escribir proyectamos lo que nos conmueve, nos preocupa o nos gustaría"

Pilar Nasarre.
123
La oscense Pilar Nasarre acaba de publicar Los hijos de la luna con la editorial Huerga & Fierro

La escritora oscense Pilar Nasarre acaba de publicar Los Hijos de la luna, una novela que habla de las relaciones humanas, que reivindica el amor y que, además, tiene presente el fenómeno de la inmigración, a través de una historia concreta y personalizada. La autora crea unos personajes maravillosamente reales, que establecen rápidamente vínculos con el lector. Y le ayudan a pensar y a vivir. Y a soñar.

MYRIAM MARTÍNEZ
30/05/2011

Vota 
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
 Resultado 
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 1 votos


PREGUNTA: ¿Qué cuenta Los hijos de la Luna?

RESPUESTA: Habla de una relación de pareja adulta, con sus crisis y sus particulares frustraciones acumuladas por los años y de las que, a menudo, se culpan. Ella es una arquitecta barcelonesa y él un investigador aragonés. La novela cuenta fundamentalmente la historia de estos dos personajes pero también es una reivindicación del amor, que acaba triunfando gracias a que finalmente serán capaces de mirar juntos el mundo real. La novela es además -aunque de un modo menor y con otro tratamiento narrativo, casi como un cuento con intención moral- la historia de amor entre Deyanira y Antoto, dos emigrantes negros.

P: La inmigración es uno de los asuntos importantes que trata el libro. ¿Por qué le interesa tanto?

No es que me interese, es que es un problema real, acuciante para quien lo padece. Que haya gente que se juega la vida buscando un porvenir no me deja indiferente. Y he querido que tampoco dejara indiferentes a los dos personajes principales de mi novela, que se ahogan en problemas en general abstractos o, en cualquier caso, muy alejados de la simple supervivencia.

P: Sus novelas tienen un trasfondo social. ¿Concibe la literatura como un vehículo para remover conciencias?

No. Escribir es un acto solitario. Personalmente me interesa el texto en sí, su factura. Lo que sucede es que escribir es también, y sobre todo, pensar. Al escribir proyectamos lo que nos conmueve, nos preocupa o nos gustaría. Y esto puede transmitirse al lector. Y tal vez, así, contagiarle o persuadirle.

P: Hacía un tiempo que no publicaba. ¿Cómo se ha gestado este libro? Háblenos un poco de su proceso creativo.

Esta novela está escrita en el intervalo que media entre la muerte de dos seres queridos. Creo que necesitaba evadirme, y esto se ha podido traducir en cierta distancia irónica con los dos personajes principales. Recuerdo también un verano muy triste para mi en el que el mar no paraba de traer a las playas emigrantes muertos. Por lo demás, la tardanza en publicar tiene que ver también con un mercado literario en crisis, excesivamente volcado hacia lo comercial; y un poco hostil, al menos para mi.

P: Los personajes de esta novela son muy de carne y hueso, y los protagonistas un poco antihéroes. ¿Qué importancia les concede y, en el caso concreto de este libro, cómo definiría a Elena y Jesús, y su relación de pareja? ¿Y que diría de Dora y Deyi?

Si nos pudiéramos meter en la mente de algún héroe, tal vez descubriríamos miedo. En cualquier caso, creo que la realidad sucede en el interior de cada uno. Si mis personajes, Elena y Jesús, parecen de carne y hueso es porque he tratado de meterme en sus cabezas y verlos por dentro; saber lo que piensan, cómo se figuran el mundo, cuál es su sentir. Son distintos. El uno es cerebral y busca en la ética y en sus raíces sentido para su vida. La otra prefiere la fuga, es emocional. Sus trabajos respectivos les hacen aún más diferentes. Dora y Deyi están vistas de otro modo, más desde fuera; están vistas, en definitiva, por los otros dos, aunque el narrador vaya corrigiendo su visión. A Deyi, en particular, necesitaba describirla como una niña muy "querible", para que se ganara el corazón de aquellos y fuera verosímil el cambio que experimentan al final de la novela.

P: El retrato que hace de la familia de Jesús y Elena, ¿es fácilmente reconocible en la sociedad actual?

Sí. Es una pareja acomodada, de alto nivel intelectual, téoricamente solidarios, avanzados y progresistas. En la vida real es muy fácil encontrarlos y verlos preocupados por los grandes temas de los que hablan en la novela: los muertos de la guerra civil, la identidad, las posibilidades abiertas por los avances en biogenética y sus implicaciones éticas…

P: La novela es muy abierta, al final quizá ofrece la posibilidad de que sea el propio lector el que finalice la obra.

Mi novela concluye como un cuento: Antoto se casará con Deyanira y tendrán muchos hijos… Acaso mis dos protagonistas, Elena y Jesús, no se echarán atrás a la hora de ayudarles a conseguir ese final feliz. Acaso algún lector colaborará a ello.

P: ¿Cómo ha evolucionado usted como escritora? ¿Le interesan las mismas cosas que cuando empezó a escribir?

El oficio de escribir se va aprendiendo con los años. Todos los asuntos humanos me interesan, y escribir me ayuda a reflexionar sobre ellos. Tal vez siempre trato temas parecidos, pero sé que mi mirada va cambiando. Somos edad.

P: ¿Le veremos en la feria del libro de Huesca?

Recibí una amable invitación de Chema Aniés, de la Asociación de Librerías de Huesca. Y se lo agradecí profundamente. Pero, lamentándolo mucho, no podré asistir.

P: ¿Qué le aporta la literatura a su vida, como escritora y como lectora? ¿A quién lee?

Creo que leer y escribir aportan lo mismo. Si acaso, escribir provoca además una cierta adicción al proceso creativo en sí. Pero yo soy mi primera lectora cuando escribo. La literatura me ha dado mucho. Todavía recuerdo el tiempo que pasé cuando descubrí a Borges y cómo, de algún modo, ese tiempo estaba fuera del tiempo. Porque hasta el dolor, leído o escrito, puede ser bello y, desde luego, duele menos que el real. Por el puro placer estético. Porque leer, y escribir, ya lo he dicho, ayudan a pensar y a vivir. Y a soñar. O, cuando menos, son un entretenimiento enriquecedor.



Enviar a un amigo Enviar Imprimir Imprimir
 
Enviar a: Facebook Meneame Digg Wikio Del.icio.us Technorati Yahoo Fresqui


Enlace interno 2

Enlace interno 6


Encuesta
¿El Huesca hará una buena campaña en la categoría máxima?
•  Sí, estará a la altura.
•  No, no lo hará bien.
•  Me es indiferente.
•  No sabe, no contesta.

Redes Sociales

Enlace interno 5

Enlace interno 1

Imágenes del día
3 y 4 de 97

Enlace interno 4

X


 
SUSCRIPCION WEB PLUS
SUSCRÍBETE  
COMPRA DE BONOS
COMPRA TUS BONOS
COMPRA 1 DIA POR SMS
Envía DIARIO PAPEL al 25511
Para comprar la edición del día 20 de junio de 2009 envíe DIARIO PAPEL 20/06/2009 al 25511.
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  
COMPRA FOTOS EN HD
Envía DIARIO FOTO + código al 25511
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  

Política de privacidad y aviso legal
Acesso  WEB PLUS
 
 
Nuevo Usuario
Recordar Contraseña
Bolsa Trafico Sorteos Farmacias Cine Horoscopo Agenda Regístrese pulsando aquí