Diario del AltoAragón - Imágenes del Día
  
LUNES
17
JUNIO
 
Establecer Diario del Altoaragon como página de inicio Añadir a favoritos   Buscar    B. Avanzada 

Económico

NUEVA CITA

"La seguridad alimentaria es como la salud y tiene vocación de continuidad, sin sobresaltos"

Fernando Palacín, Ana Alós, Juan Ignacio Alfonso, José Ignacio Arranz, Modesto Lobón, Manuel Rodríguez, Joaquín Arana y, de espaldas, José María Andreu.
123
José Ignacio Arranz contestó a las preguntas de los asistentes a la cena-coloquio posterior a su conferencia

La seguridad alimentaria, la normativa y legislación que afecta al sector agroalimentario, sus fortalezas y debilidades, el tratamiento de alergias o intolerancias o la propuesta de introducción de un asignatura de agroalimentación en los centros educativos fueron algunas de las cuestiones que surgieron el pasado jueves a lo largo del coloquio que siguió a la cena organizada en el Hotel Abba -donde se sirvieron vinos de Bodega Enate- durante una nueva cita de los Encuentros con el Alto Aragón-Diáspora Altoaragonesa, que tuvo como ponente a José Ignacio Arranz, director general del Foro Interalimentario.

J. ARNAL
10/10/2012

Vota 
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
 Resultado 
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 0 votos


HUESCA.- Este acontecimiento de debate, recordamos, es organizado desde hace más de siete años por la Fundación para el Desarrollo Socioeconómico de Aragón (Fundesa) y DIARIO DEL ALTOARAGÓN, con la colaboración de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de la provincia de Huesca y la Confederación de Empresarios de la provincia de Huesca (Ceos-Cepyme Huesca).

No quisieron perderse esta cita de debate, además de personas vinculadas al sector agroalimentario y más concretamente del sector primario, el consejero de Agricultura y Alimentación del Gobierno de Aragón, Modesto Lobón; la alcaldesa de Huesca, Ana Alós; el presidente de Fundesa, Manuel Rodríguez Chesa; el director general de DIARIO DEL ALTOARAGÓN, Juan Ignacio Alfonso; y el vicepresidente de Ceos-Cepyme, Fernando Palacín, y José María Andreu en representación de la Cámara. En la mesa también les acompañó Joaquín Arana, responsable de Relaciones Externas de Mercadona en Aragón, La Rioja, Soria y Navarra, compañía que es precisamente uno de los principales integrantes del Foro Interalimentario.

También respondió a la invitación Juan José Badiola, catedrático de Sanidad Animal de la Universidad de Zaragoza, quien también intervino para apuntar más detalles a algunas de las cuestiones a sugerencia del conferenciante habida cuenta su autoridad en la materia.

Este es el contenido del coloquio que siguió a la cena en los salones del Abba Huesca.

PREGUNTA (JORGE GÓMEZ).- ¿La normativa y legislación alimentario española y europea es suficiente? En concreto, ¿se necesita normativizar algo más la trazabilidad, actualmente más recomendación que norma?

RESPUESTA (JOSÉ IGNACIO ARRANZ).- No es más recomendación que norma, es una norma obligatoria antes del Reglamento 178/2002 de higiene. No hay que normativizarla más sino, por un lado, lo que se interpreta con claridad y raciocinio, exigirlo. Otra cuestión es cómo podemos aplicar la trazabilidad en determinados aspectos en los que algunas estructuras demasiado sofisticadas chirrían. La trazabilidad que puede resultarle familiar al mundo de los moluscos de las depuradoras, que nos llegan a casa en esas mallas amarillas, resulta difícil aplicarla en cajas de chirimoyas para su exportación. Desde mi punto de vista no hay que legislar más, lo que hay que hacer es racionalizar que se pueda hacer, y que verdaderamente esa herramienta sirva para lo que tiene que servir.

RESPUESTA (JUAN JOSÉ BADIOLA).- Probablemente haya más normas de las que podamos soportar y digerir, y haya que hacer un proceso progresivo de irlas estudiando y racionalizando un poco más.

P.- ¿Hasta que punto es importante la competencia en el mercado? ¿Estamos caminando hacia algún tipo de monopolio? ¿Las grandes empresas pueden eliminar a los pequeños productores? En su caso, ¿sería bueno para el consumidor?

R.- El modelo de la cadena de valor que he explicado es radicalmente contrario a la desaparición de las empresas pequeñas. Desde ese punto de vista no hace peligrar la diversidad, sino que la potencia. Todo aquello que termina siendo monopolista no es bueno para el consumidor. Hemos podido comprobar cómo los productores pequeños y las pequeñas y medianas empresas que están en la base del tejido empresarial se pueden integrar perfectamente en las cadenas y hacer un servicio excelente. Lo que pasa es que hay que brindarles la seguridad y el marco estable para que lo hagan. Poder contar con empresas pequeñas que son sabias en lo que hacen es importante. No es una cuestión de magnitudes, sino de calidades, y la realidad española va mucho por allí. No somos un país de siete u ocho grandes empresas, sino de pequeñas y medianas empresas, y más en la parte baja de la cadena, que hay que subirlas al carro y que puedan integrarse y sentirse amparadas por otros eslabones que les van a comprar su producción. No creo que estemos evolucionando hacia un proceso de "limpieza étnica" de unas empresas que no alcancen una cierta dimensión.

P.- ¿Cree que la cultura de la seguridad alimentaria se ha desarrollado de una manera lineal o ha sido a golpe de problemas y algunos escándalos, o bien han intervenido todas las empresas que forman parte de la cadena de valor y las organizaciones de consumidores de España?

R.- El papel de todos los agentes ha sido muy importante. La mayoría de la población piensa que la seguridad alimentaria es algo a lo que hay que atender cuando tenemos crisis, y eso no es así. Es una labor callada, que se va haciendo día a día, y mucha gente sigue sin entenderlo. La seguridad alimentaria, es como la salud, y tiene vocación de continuidad, sin sobresaltos. Puede que hayamos madurado también a golpes, pero en el estado de madurez actual deberíamos aspirar a que la gente tenga una mayor percepción de continuidad, que es una cosa de todos los días, que se construye haya o no haya crisis, y eso creo que no está logrado.

P.- Existe el falso concepto en determinados alimentos, como es el caso de la agricultura ecológica, de que la seguridad alimentaria cuesta dinero. ¿Es eso cierto?

R.- La seguridad alimentaria añade valor, pero también cuesta dinero, lo cual no quiere decir que haya que sobrecargar gratuitamente los productos. No podemos hacer alimentos de dos velocidades, la sociedad no lo quiere y no lo admite. Evidentemente hay que gastarse dinero, pero hay que funcionar con un sistema binario, es seguro o no es seguro, y la seguridad ha de ser consustancial a la salida al mercado. Hay que intentar buscar la máxima eficiencia para que esas garantías de seguridad no tengan un encarecimiento gracial en el producto, y del que se podría prescindir. No voy criticar los métodos de producción ecológica, pero que se usen métodos tradicionales, no significa que hagan productos nocivos, pero el consumidor tiene que saber que si los dos están en el mercado es porque son seguros y nutricionalmente son equivalentes. La agricultura ecológica nunca presumió de tener mejor aprovechamiento nutricional que la convencional, sí presumió de más naturalidad.

 

P.- Dentro de los eslabones de la cadena de valor, ¿hay alguna parte que encarezca su aportación en seguridad?

R.- En el modelo integral por el que apostamos, intentamos que no sea así, y que cada uno sea sabio en aquello en lo que tiene que serlo. La gestión de los plaguicidas en un cultivo hortofrutícola quien mejor la puede hacer es el agricultor, y no se trata de que la industria de transformación tenga un control de los residuos. Lo que no puede haber son traslaciones de responsabilidad. Venimos de un modelo en el que a la primera parte de la cadena se le demandaba, fundamentalmente, producir cantidad y, en el mejor de los casos, calidad, y la seguridad venía después. Eso está superado, y la producción primaria, a la que hemos sometido a una presión muy fuerte, se ha convertido en agente de la seguridad alimentaria, que lo han recorrido en un periodo mucho más corto. La industria de transformación ha tenido muchos más años para sedimentarlo. EL productor primario se ha tenido que hacer consciente a marchas forzadas de que eso que está allí termina en mi plato, y que él genera seguridad. Este punto de inflexión radical en Europa empieza por el año 2000, y prácticamente están a nivel. Pero, efectivamente, sí ha habido descompensaciones y traslaciones de responsabilidad.

P.- ¿Qué opinión le merece el márquetin que existe de cara a promocionar los alimentos por sus ventajas o conveniencia para mejorar, prevenir o curar enfermedades? ¿Se está usando el tema de la salud para introducir alimentos en la cesta de la compra?

R.- Se está usando, lo cual no quiere decir que sea ilegítimo, lo que hay que hacer es que todo lo que se diga es que tiene que estar sustanciado por la evidencia científica y, además, es importante que el consumidor conozca la diferencia de la investigación básica a la aplicada. Puedes ver a nivel puramente experimental que tal sustancia, en función de su estructura, tiene una actividad que repercute positivamente en alguna función fisiológica, pero tenemos que llegar a caracterizar eso en mí. Eso es un poco lo que falla. No me parece mal que haya una línea de promoción de los productos basada en propiedades saludables en lo nutricional y en lo fisiológico, pero creo que no se le hace demasiado bien a la sociedad si se le lleva a una medicalización excesiva de la alimentación. Hay productos que tienen una labor y una acción potencialmente beneficiosa, pero creo que es importante que se le diga al consumidor en qué condiciones. No es mala esta estrategia de márquetin, pero hay que fundamentarla en la ciencia; la relación dosis-efecto.

P.-Con cierta frecuencia se denuncia a las grandes distribuidoras de ofrecer "productos gancho" de venta a pérdidas, en casos como la leche o el aceite. ¿Qué le parece?

R.- Una canallada, y como los socios del Foro Interalimentario no somos la gran distribución, no jugamos a eso. Mercadona no hace venta a pérdidas, y no se utilizan productos reclamo. Con las cosas de comer, nunca se juega.

P (MIGUEL LUCAS).- Si está tan claro el futuro económico de las empresas agroalimentarias y turísticas, ¿por qué todos los gobiernos apuestan por la industria del automóvil o similares? Aparte, ¿qué opina de todos esos productos bio que las asociaciones de consumidores se encargan de demostrar como inútiles?

R.- Somos un país que tiene un papel estratégico fundamental en lo agrícola y ganadero, vamos a cuidarlo y explotarlo. Eso no se debe descuidar. Respecto a los productos bio, habrá de todo, unos que respondan a aquello que alegan y los que no. Los primeros, bien están en el mercado y que el consumidor decida.

P (JOSÉ FERNANDO LUNA, ASAJA).- Han dicho que eran importantes los consumidores y productores, ¿qué le parece la iniciativa de Asaja de pedir una asignatura de agroalimentación en la escuela para educar en la alimentación a futuras generaciones?

R.- En alguna ocasión lo he propuesto, en relación al tema de la seguridad alimentaria, pero las autoridades competentes en materia educativa me dijeron que había tal cantidad de materias que no se podían incorporar en las asignaturas troncales, no les quedará tiempo para estudiar Matemáticas. En el panorama curricular de los niños, que ya van cargados, hay que ser muy ingenioso e ir impregnando con una formación troncal. Enseñar a los niños a comer no es una cosa baladí, ni en tema de seguridad ni en nutrición. Si se le pueden dar una serie de pautas, y que además sepa que el Cola-Cao no sale de vacas negras ni vacas blancas, le conviene.

P.- ¿Qué le diría a los productores y suministradores de nuestra Comunidad Autónoma con los que en determinados momentos empresas como Mercadona han buscado que se atrevieran a dar el paso de colocar en sus lineales y superficies importantes sus productos?

R.- La producción primaria debe, de alguna manera, poner en valor su propia profesionalidad. Lo que no tienen que tener esa reticencia o complejo, son productores de productos que van a al plato de los ciudadanos. Necesita seguridad, un compañero de viaje con quien compartir unas reglas de juego y tener una relación transparente y, si eso se logra, el despegue está asegurado. Despegar sólo es complicado, pero tiene que embarcarse en una mentalidad empresarial e intentar producir aquello que el consumidor va a demandar. Lo esencial es recorrer ese camino acompañado, y esa es la cadena integrada.

P.- ¿Cuáles son las fortalezas y debilidades que aprecia en la industria agroalimentaria española? ¿Exporta con suficiente fuerza y es competitiva en el contexto mundial?

R.- Tenemos la suerte de tener una latitud y longitud, y unas condiciones que nos permiten tener una paleta de colores excelente. Eso es una fortalece importante. ¿Debilidades? Hay que dar un cierto salto para tener una mentalidad empresarial. El productor tiene que sentirse parte de la cadena y entrar en ese proceso. A veces el exceso de dispersión tampoco es bueno, y la manera de organizarse sitúa en mucha mejor posición a la hora de comprar ciertas materias primas y reducir determinados consumos. En España hay demasiadas cooperativas. Otra debilidad es la obsesión de construir las cadenas de arriba abajo, en lugar de abajo a arriba, y producir lo que la sociedad demanda. Eso se arreglará, pero lo de la dispersión es más complicado y, a veces, sitúa en determinadas posiciones de debilidad, no ante la mal llamada gran distribución sino ante el puro entorno. Una debilidad en la que se puede trabajar.

Tras el coloquio con José Ignacio Arranz, como viene siendo habitual, tras responder a las preguntas de los asistentes, el ponente fue obsequiado por una de las esculturas del oscense Vicente García Plana, que recibió de manos del consejero de Agricultura y Alimentación, Modesto Lobón, y del director gerente de Fundesa, José Miguel Nasarre. El conferenciante elogió la iniciativa de debate Encuentros con el Alto Aragón, un foro que le pareció muy productivo en ideas y en el que dijo haberse encontrado muy a gusto.

 



Enviar a un amigo Enviar Imprimir Imprimir
 
Enviar a: Facebook Meneame Digg Wikio Del.icio.us Technorati Yahoo Fresqui


Comentarios



Escribe un comentario
  Escribe un comentario


Diario del Altoaragón no se hace responsable de las opiniones emitidas por nuestros lectores en los comentarios de las noticias de nuestra página web.

Facebook

Diario del Altoaragón no se hace responsable de las opiniones emitidas por nuestros lectores en los comentarios de las noticias de nuestra página web.

Enlace interno 6


Encuesta
¿Consideran que el Tribunal Supremo ha actuado adecuadamente en el caso del procés?
•  Sí.
•  No.
•  Me es indiferente.
•  No sabe, no contesta.

Redes Sociales

Enlace interno 5

Enlace interno 7

Enlace interno 4

Imágenes del día
285 y 286 de 561

Enlace interno 1

X


 
SUSCRIPCION WEB PLUS
SUSCRÍBETE  
COMPRA DE BONOS
COMPRA TUS BONOS
COMPRA 1 DIA POR SMS
Envía DIARIO PAPEL al 25511
Para comprar la edición del día 20 de junio de 2009 envíe DIARIO PAPEL 20/06/2009 al 25511.
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  
COMPRA FOTOS EN HD
Envía DIARIO FOTO + código al 25511
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  

Política de privacidad y aviso legal
Acesso  WEB PLUS
 
 
Nuevo Usuario
Recordar Contraseña
Bolsa Trafico Sorteos Farmacias Cine Horoscopo Agenda Regístrese pulsando aquí