Diario del AltoAragón - Imágenes del Día
  
JUEVES
13
DICIEMBRE
 
Establecer Diario del Altoaragon como página de inicio Añadir a favoritos   Buscar    B. Avanzada 

DOMINICAL

CUADERNOS ALTOARAGONESES

El obispo Fray Sancho López de Ayerbe

Armas de los Ayerbe
12
nuestras raíces

SANTIAGO BROTO APARICIO
11/11/2012

Vota 
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
 Resultado 
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 0 votos


Biznieto de Don Jaime I y de Teresa Gil de Vidaurre, Sancho López de Ayerbe, nació en Galeriana, lugar hace siglos desaparecido sito en el territorio de la provincia de Huesca.

Profesó y vistió el hábito de San Francisco en el convento de Frailes Menores, de Zaragoza, en 1315, distinguiéndose por su fiel observancia de las reglas monásticas y ocupó dentro de la Orden varios cargos importantes, entre ellos el de Provincial, así como fue célebre Predicador y Maestro en Teología.

Era pariente del Rey aragonés Alfonso IV el Benigno, cuyo reinado transcurrió entre 1327 y 1336, y que siendo aún infante y procurador de la Corona, lideró la expedición para tomar, en 1323, la isla de Cerdeña que había sido adjudicada a la Corona aragonesa por el Papa en el tratado de Agnani, contando para realizar esta singular operación con ochenta grandes naves y muchas más de menor tamaño, mil caballeros, cuatro mil infantes, dos mil ballesteros y tres mil auxiliares.

Después de ceñir aquel la corona nombró a Fray Sancho López de Ayerbe su profesor y confesor, pidiéndole ayuda, consejo y asesoramiento en muchas ocasiones en diferentes asuntos de Reino; por cuya cercanía y amistad le correspondió a éste pronunciar la oración fúnebre en las exequias del citado monarca, ante su hijo y sucesor Pedro IV, que se celebraron en la Iglesia de San Francisco, de Zaragoza, en 1336. Fue también confesor de Pedro IV de Aragón, quien le tuvo en gran estima, de lo que son pruebas evidentes, primero la recomendación que en 27 de febrero de 1337 hizo aquel al Cabildo de Huesca y al Pontífice romano para la elección de Sancho como sucesor del fallecido obispo oscense Pedro de Urrea, que no fue aceptada; y la importante encomienda que fue, en 1338, la de enviarle como Embajador suyo a Avignon a conferenciar con el Papa Benedicto XII (éste era de nombre Jacques Fournier, siendo el Papa n° 197 de la Iglesia Católica entre los años de 1334 a 1342 y tercero del pontificado de Avignón, quien promulgó en 1336 la Bula Benedictus Deus en la que fijó oficialmente la doctrina católica sobre la visión beatífica, según la cual los fallecidos en gracia de Dios gozan de su visión hasta el Juicio Final. Combatió la simonía y el nepotismo y trató de revertir el Cisma de Oriente y Occidente también conocido como Gran Cisma, nombre dado al evento de mutua excomunión que separó al Papa y a la cristiandad de Occidente de los patriarcas y cristiandad de Oriente, especialmente del principal de ellos, el Patriarca Ecuménico de Constantinopla).

Al regreso de Sancho López de Ayerbe de tan importante y delicada misión fue nombrado Guardián de su convento de Zaragoza, que sirvió hasta finales de 1342.

En 1343 fue Sancho electo Obispo de Tarazona, nombramiento que aceptó tras una firme resistencia que elevó personalmente ante el Papa Clemente VI (durante el período de su reinado tuvo lugar, entre 1347 y 1351, la pandemia que en Europa se conoció como peste negra y que dio lugar a que la aterrada población culpara de la misma a los judíos. Clemente reaccionó publicando, en 1348, dos Bulas en las que condenaba toda violencia contra los judíos. Clemente reaccionó publicando, en 1348, dos Bulas en las que condenaba toda violencia contra los judíos y, además, instó al clero para que tomara las medidas necesarias para su protección), al que suplicó reiteradamente que le permitiera la renuncia a tal cometido, exponiéndole las razones en las que apoyaba tal decisión, pero dicho Pontífice le aclaró sus dudas y le allanó todas las dificultades.

Consagrado una vez convencido, como Obispo siguió prestando al rey su colaboración, y aunque no vivió en la diócesis dio también a su grey innumerables pruebas de su paternal solicitud.

En marzo de 1347 fue designado para regir el Arzobispado de Tarragona, haciendo en aquellos días su entrada en la sede metropolitana, afirmándose por sus biógrafos que fue el primer prelado recibido con un solemne ceremonial que luego se hizo tradicional, recibiendo de sus vasallos, en reconocimiento del Señorío, la suma de 25.000 sueldos. Y ello por cuanto su llegada tuvo trascendental importancia para aquel territorio, afectado por las enconadas disputas entre Reus y Tarragona y para su bienvenida se dice que se movilizaron todos los jurados, cónsules, prohombres y gentes de todas las villas y pueblos.

En el desempeño de las tareas episcopales, cobró justa fama de orador notable y excelente teólogo y demostró siempre mucho celo, dando pruebas de inagotable caridad en medio de las difíciles circunstancias de aquellos tiempos en que asolaron el territorio diversas calamidades, especialmente una tremenda peste, en 1348, en la que murieron todos los párrocos de su archidiócesis.

De su obra, podemos señalar como destacados los siguientes acontecimientos: La consagración, en 12 de marzo de 1346, del nuevo altar de la iglesia catedralicia de Gerona.

En 12 de noviembre de 1349 celebró el primer Sínodo y el 7 de mayo de 1351 el segundo y en 1353 Sancho López de Ayerbe, condenó a Berenguer de Montfalcó, cisterciense de Poblet, por enseñar que sólo era lícito obrar bien por puro amor de Dios y no por esperanza de la vida eterna, doctrina muchas veces reproducida por otros autores, una de ellas en las Máximas de los Santos, de Fenelón, y reprobada en el siglo XVII con los demás yerros de los quietistas.

El 9 de diciembre de 1354 se celebraron las sesiones del tercer Concilio en el que se acordó que desde aquel tiempo se calendasen por los años de la Natividad del Señor y no como antes se hacía por los de la Encarnación, omitiendo el cómputo de nonas, idus y calendas y contando por su orden los días del mes.

El cuarto Concilio tuvo lugar el 20 de marzo de 1357 y en el verano de este año fue a pasar sus vacaciones a la localidad de Valls, como acostumbraba desde que accedió a la sede arzobispal, y allí contrajo una grave enfermedad, en cuya convalecencia retornó a Tarragona, donde recayó, falleciendo el 23 de agosto de dicho año de 1357, siendo enterrado en el convento de San Francisco de la ciudad de Tarazona, en un sepulcro ya desaparecido.

Publicó la obra titulada Cuatro Concilios, con todo lo tratado en los celebrados en su sede.

DOCUMENTACIÓN: Q. Aldea, T. Marín y J. Vives.- Diccionario de Historia Eclesiástica de España - Madrid, 1975.

Gramunt, J.- Armorial de los Arzobispos de Tarragona.- Sabadell, 1946.



Enviar a un amigo Enviar Imprimir Imprimir
 
Enviar a: Facebook Meneame Digg Wikio Del.icio.us Technorati Yahoo Fresqui


Comentarios



Escribe un comentario
  Escribe un comentario


Diario del Altoaragón no se hace responsable de las opiniones emitidas por nuestros lectores en los comentarios de las noticias de nuestra página web.

Facebook

Diario del Altoaragón no se hace responsable de las opiniones emitidas por nuestros lectores en los comentarios de las noticias de nuestra página web.

Enlace interno 6

Enlace interno 7


Encuesta
¿Considera que hay que cambiar la Constitución?
•  Sí.
•  No.
•  Me es indiferente.
•  No sabe, no contesta.

Redes Sociales

Enlace interno 5

Enlace interno 4

Imágenes del día
201 y 202 de 462

Enlace interno 1

X


 
SUSCRIPCION WEB PLUS
SUSCRÍBETE  
COMPRA DE BONOS
COMPRA TUS BONOS
COMPRA 1 DIA POR SMS
Envía DIARIO PAPEL al 25511
Para comprar la edición del día 20 de junio de 2009 envíe DIARIO PAPEL 20/06/2009 al 25511.
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  
COMPRA FOTOS EN HD
Envía DIARIO FOTO + código al 25511
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  

Política de privacidad y aviso legal
Acesso  WEB PLUS
 
 
Nuevo Usuario
Recordar Contraseña
Bolsa Trafico Sorteos Farmacias Cine Horoscopo Agenda Regístrese pulsando aquí