Diario del AltoAragón - Imágenes del Día
  
VIERNES
16
NOVIEMBRE
 
Establecer Diario del Altoaragon como página de inicio Añadir a favoritos   Buscar    B. Avanzada 

Reportajes

MATERNIDAD

"El éxito de un tratamiento se concreta en: niño sano, niño en casa"

La doctora Mª José Ballabriga, es una ginecóloga especializada en técnicas de reproducción asistida.
123
La doctora Mª José Ballabriga, es una ginecóloga especializada en técnicas de reproducción asistida

En el año 1984 cuando en España nació Victoria Anna, a quien entonces se denominó como primera "niña probeta", la noticia trascendió a todos los ámbitos, protagonizó numerosas portadas y reportajes, e incluso años después se seguía hablando de aquella bebé que se había concebido por la técnica de fecundación in vitro. Hoy, treinta años después, son muchas las mujeres que han recurrido a estos métodos o bien para afrontar la maternidad en solitario o con sus parejas para solucionar sus problemas de infertilidad, y ya se ha convertido en una realidad que no genera extrañeza ni mucho menos causa sorpresa, y así lo revelan los datos. "En el año 2020 se calcula que entre el 25 y 30% de las mujeres accederán a algún tratamiento de este tipo, o lo que es lo mismo unas 18.000 ó 19.000 recurrirán a una de estas técnicas".

CHUS SÁNCHEZ
02/04/2014

Vota 
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
 Resultado 
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 0 votos


HUESCA.- La doctora Mª José Ballabriga, tras cursar sus estudios de medicina se especializó en ginecología y obstetricia y más tarde hizo un máster en reproducción asistida en la universidad Juan Carlos I de Madrid y realizó sus prácticas en el Ivi (centro pionero en esta materia) de Madrid. En la actualidad forma parte de un grupo de profesionales que gestiona esta unidad, la primera que existió en Aragón, en la clínica Quirón de Zaragoza integrada tanto por ginecólogos, como por biólogos, urólogos, una psicóloga y otros profesionales de apoyo que cada año realizan numerosos tratamientos. Ballabriga además pasa consulta en la capital donde ya se pueden realizar algunas de las fases de estos procesos.

Al principio estos tratamientos sólo se realizaban "en el Ivi de Valencia y en el Deux de Barcelona", centros pioneros, pero en la actualidad se ha incrementado el número de centros. "En Zaragoza en Clínica Quirón fuimos los primeros, hace unos 27 ó 28 años, ahora son seis clínicas las que los realizan".

Estos tratamientos también los ofrece la Seguridad Social, pero normalmente sólo pueden acceder a ellos parejas con problemas para tener hijos, existe una edad tope para ser admitidas y sólo pueden someterse a un número limitado de intentos, por eso, la gran mayoría recurre a centros privados, lo que supone un desembolso que no todo el mundo puede afrontar. Sobre este aspecto, el económico nos da más detalles. "Hay casos en que no resulta caro, un ciclo sencillo puede salir por unos 1.500 ó 2.000 euros, otros pueden llegar a oscilar entre los 6.000 ó 7.000 euros, pero se suelen necesitar varios y eso ya sube el coste". Aunque se ha avanzado mucho en estas técnicas no siempre hay garantía de éxito. "En los casos de fecundación in vitro a mujeres jóvenes bien con óvulo propio o de donante, se estima entre el 60 a 65%, en mujeres cuyo ovario no funciona el ciclo se realiza por donantes y aunque entran en juego variables como la edad y otras circunstancias ya baja a un 30 a 50% de éxito".

Los cambios de vida que hemos sufrido en las últimas décadas son las principales causas de que cada vez haya más problemas para que algunas mujeres se queden embarazadas, algo que nos detalla la doctora. "A principios de siglo la esperanza de vida rondaba los 40 años, ahora se superan los 80 años, una mujer que sobrepasa la treintena es aún joven y está activa y le quedan muchas cosas por hacer, pero su ovario sigue siendo el de una mujer de 40, está igual que los de mujeres de hace cinco siglos, y se encuentra al final de su ciclo fértil".

Estos cambios en nuestro ritmo vital tienen unas consecuencias que afectan a nivel global a la sociedad. "El retrasar la maternidad produce un descenso de la tasa de natalidad y un decrecimiento del índice de fecundidad, o lo que es lo mismo el porcentaje de hijos por mujer es actualmente del 1,32%, esto significa que no hay reemplazo, y por tanto nos llevará a un envejecimiento y a un descenso de población. La tasa óptima debe estar como poco en el 2,1%, ya que por debajo de esta cifra nos encontramos con una población que no se renueva y por tanto con una población que no mantiene su cultura", y añade otro aspecto significativo, "los únicos que superan esta media son los inmigrantes ellos aportan a nuestra sociedad población pero a la vez su cultura, introduciendo con ello grandes cambios".

Respecto a las mujeres que deciden afrontar su maternidad de forma tardía, afirma, "en muchos casos no han sopesado o desconocen algunos de los riesgos y porcentajes a los que se han de enfrentar". Unos datos que explica con detalle: "Cuando una mujer de más de 40 años se somete a tratamiento tiene un 5% de probabilidades de embarazo y en el 50% de los casos se producen abortos. Es el primer mensaje que damos como prevención primaria", por eso, "siempre recordamos que la edad ideal para quedarse embarazada son los 25 años, y considerando la vida actual recomendamos no retrasar la gestación más allá de los 35, porque superada esa edad suelen surgir problemas con frecuencia", y hace una último recordatorio. "Si una mujer tiene muy claro que desea retrasar su maternidad lo más adecuado es hacer una extracción de óvulos propios cuando todavía está en la edad óptima y mantenerlos congelados hasta que se haga la implantación más adelante" puesto que "la vitrificación de ovocitos es lo más fiable ya que son óvulos que funcionan y se conservan para su futuro uso". Una opción que supone un desembolso económico previo. "Se realiza una inducción, después una punción y se congelan hasta que se deciden emplear con el método específico que se escoja, un tratamiento ronda los 4.000 o 5.000 euros y a ello hay que añadir unos pagos anuales de mantenimiento de unos 300 euros o poco más" e incide en el tema aportando nuevas cifras. "Es más probable conseguir el éxito, es decir un embarazo, contando con tan sólo un embrión de una mujer de 32 años, que teniendo 5 de una de 38 años, ya que los óvulos van perdiendo calidad".

Los tratamientos, tras haberse realizado los análisis pertinentes, siempre se inician "cuando se empieza con la regla o unos días antes y se trata de unas inyecciones y en algunos casos sprays nasales que hacen que lleguen más hormonas a los ovarios, es decir se hace una estimulación ovárica" después se siguen protocolos individualizados, pero nunca se alarga el proceso "más de 15 ó 17 días", en ese momento ya está todo hecho y sólo queda esperar. Es una fase en la que la mujer, aclara, "se somete a un tratamiento muy intensivo, no sólo físicamente, sino también psíquicamente ya que además de la carga hormonal que recibe le surgen conflictos emocionales y cargas de pareja al verse como responsable de lo que suceda". Por eso, "lo recomendable suelen ser tres ciclos", concluye.

En Huesca ya se pueden recibir la mayoría de las fases del proceso, lo que favorece a las pacientes y les evita realizar viajes e ir de un lado a otro. "Aquí se realiza la consulta previa, el seguimiento y la inseminación si es con esperma de la pareja, en caso de fertilizaciones in vitro si que les toca ir a Zaragoza que es donde tenemos el laboratorio, y requiere un mínimo ingreso en hospital de día de no más de cuatro horas".

En lo referente a los casos de mujeres sin pareja que recurren a estos tratamientos, parejas del mismo sexo, u otras con problemas de infertilidad de los hombres, se recurre a bancos de donantes, centros que cada vez proliferan más. "Los donantes de esperma ya pueden hacerlo en casi todas las capitales, en la ciudades grandes ya existen este tipo de centros, y se trata de una aportación anónima y la receptora en ningún momento podrá conocer la identidad del donante y tampoco se puede elegir la procedencia".

Tanto si la implantación se realiza tras una inseminación o tras un proceso de fertilización in vitro, la gestión del tiempo es muy rigurosa y es muy importante cumplir unos protocolos y fechas concretas. Un hecho en el que incide Mª José, "hay que hacerlo en el momento oportuno, en una hora concreta, que es cuando se dan las mejores condiciones para que salga adelante". En el caso de las inseminaciones "se introduce en el útero una muestra de semen concentrado, esto es, limpio de células y sin espermas erróneos, que bien puede ser de la pareja o de donante" y en el caso de la fertilizaciones in vitro, "previamente se induce la ovulación y se puncionan los óvulos con sedación, una vez se implanta el esperma en el óvulo, se introducen los embriones en el interior del útero, y en el caso de que haya embriones sobrantes se congelan".

Son frecuentes los casos en que este tipo de tratamientos generan un embarazo gemelar, un aspecto sobre el nos aporta diversas aclaraciones. "Por ley en España no podemos transferir más de tres embriones, normalmente no implantamos más de dos, y cuando hay mucho riesgo para la mujer sólo uno, algo que por contra conlleva un éxito muy bajo pero ante todo queremos evitar riesgos" y matiza, "hay sitios donde prefieren hacer tratamientos más agresivos sin medir las posibles consecuencias, pero nosotros consideramos que no sólo se trata de dejar a la mujer embarazada, en nuestro caso el éxito se concreta en: niño sano, niño en casa".

Y vuelve a hacer un recordatorio sobre los riesgos de ser madre pasados los 40. "Cuando una mujer decide tener un hijo superada esa edad debe ser consciente de que a partir de esa edad es un embarazo de alto riesgo, y por tanto en la medida de los posible se deben evitar embarazos gemelares por las secuelas que pueda producir en el bebé y porque hay grandes probabilidades de que nazcan prematuros".

Sobre algunas opciones a las que han recurrido algunos conocidos personajes y otros ejemplos de maternidad tardía que se han conocido por los medios de comunicación la doctora nos explica estos aspectos. "Sobre esos supuestos en España existe una legislación clara, la edad legal para someterse a un tratamiento de este tipo son los 50, por norma los tratamientos con ovocitos de donante no se realizan en mujeres de más de 47 ó 48 años, y en el caso de que se haga con óvulos propios yo personalmente no se lo hago a nadie con más de 43 años. Esa fue la edad de la mujer más mayor que hemos tratado y no salió bien". Y en lo que se llaman vientres de alquiler, o lo que es lo mismo, la maternidad subrogada, concluye, "existe una normativa que no la contempla, y mucho menos admitiría que un familiar, como la abuela, se prestara a ello".

 



Enviar a un amigo Enviar Imprimir Imprimir
 
Enviar a: Facebook Meneame Digg Wikio Del.icio.us Technorati Yahoo Fresqui


Enlace interno 6

Enlace interno 7


Encuesta
¿Le parece bien la actuación del Gobierno respecto al impuesto de las hipotecas?
•  Sí, me parece bien.
•  No me parece bien.
•  Me es indiferente.
•  No sabe, no contesta.

Redes Sociales

Enlace interno 5

Enlace interno 4

Imágenes del día
269 y 270 de 274

Enlace interno 1

X


 
SUSCRIPCION WEB PLUS
SUSCRÍBETE  
COMPRA DE BONOS
COMPRA TUS BONOS
COMPRA 1 DIA POR SMS
Envía DIARIO PAPEL al 25511
Para comprar la edición del día 20 de junio de 2009 envíe DIARIO PAPEL 20/06/2009 al 25511.
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  
COMPRA FOTOS EN HD
Envía DIARIO FOTO + código al 25511
Coste del mensaje 1.45€ IVA Incl. Válido para España y todas las operadoras.
Código:  

Política de privacidad y aviso legal
Acesso  WEB PLUS
 
 
Nuevo Usuario
Recordar Contraseña
Bolsa Trafico Sorteos Farmacias Cine Horoscopo Agenda Regístrese pulsando aquí