print
 
ALTO ARAGÓN - INFRAESTRUCTURAS

Fomento prevé tener en obras o licitados este año todos los tramos de la A-21

También espera desbloquear el tramo A-22 entre Huesca y Siétamo



EFE
21/06/2016 / 20:29

HUESCA.- El Ministerio de Fomento prevé tener a lo largo de este año en obras o licitados todos los tramos pendientes de la autovía A-21, entre Navarra y Aragón, así como desbloquear antes de finales del actual ejercicio el tramo de la A-22 entre Siétamo y Huesca.

Así se lo ha manifestado el secretario de Estado de Infraestructuras, Mario Garcés, a un grupo de alcaldes de municipios ubicados a lo largo del eje de la A-21, a quienes ha citado esta mañana en el centro de control de los túneles de Monrepós para informarles de las previsiones de su departamento.

Fuentes de este el grupo de responsables políticos asistentes han explicado a Efe que los planes de Fomento prevén también para este año la adjudicación de la variante de Jaca y del tramo hasta Puente la Reina.

Con los alcaldes asistentes a la reunión, Garcés se ha desplazado hasta el gran túnel que enlazará el alto de Monrepós con el municipio de Caldearenas, un paso de 2,8 kilómetros de longitud actualmente en proceso de construcción.

El responsable ministerial ha explicado que una vez acabada la obra civil, que se prevé concluir este año, se acometerá la ejecución de los distintos sistemas de seguridad que contará el túnel de Caldearenas, que se convertirá en el segundo más largo de Aragón.

El objetivo de Fomento es conseguir en un plazo de dos años la entrada en servicio de dicho paso, que contará con una galería de evacuación paralela de 2 kilómetros de longitud y que permitirá evitar el tramo de descenso desde alto de Monrepós en dirección a Sabiñánigo.

Entre lo planes del ministerio está acometer la finalización de los trabajos de construcción de otro túnel de 800 metros de longitud entre Arguis y Nueno.

Además, Fomento prevé proceder en un breve plazo de tiempo a la firma del contrato de las obras de la rotonda de Tierz, obra que permitirá eliminar uno de los accesos de mayor riesgo a la carretera N-240, en las inmediaciones de la capital altoaragonesa.