print
 
ALTO ARAGÓN - PATRIMONIO ECLESIÁSTICO

La juez ordena la ejecución de la sentencia de las pinturas

Pinturas murales del Monasterio de Villanueva de Sijena.
Da veinte días al MNAC para que explique cómo hará el traslado a Sijena.

La magistrada del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Huesca ordena al Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) la ejecución provisional de la sentencia dictada el pasado 4 de julio para restituir las pinturas murales de la Sala Capitular del Monasterio de Sijena, depositadas en el Museo.



ÁNGEL HUGUET
03/11/2016

BARBASTRO.- En el auto comunicado ayer, la magistrada requiere al MNAC para que en el plazo de 20 días comunique al Juzgado cómo procederá a desmontar las pinturas expuestas, las condiciones del traslado hasta el monasterio sijenense y los técnicos que intervendrán en dichas actuaciones para valorar si se cumplen las condiciones de seguridad necesarias para garantizar la integridad de las pinturas.

Al mismo tiempo, requiere al Gobierno de Aragón -parte demandante- para que en el plazo de 10 días informe al Juzgado de las condiciones estructurales y climáticas (temperatura y humedad) de la Sala Capitular, "para garantizar que en lugar donde deben retornar las pinturas está en condiciones idóneas".

La Sala Capitular se encuentra en fase de restauración por iniciativa de la DGA que realiza una inversión de 252.700 euros. Las obras siguen a buen ritmo y finalizarán a final del año 2016, según las previsiones.

El proyecto contempla la reparación del deterioro sufrido por las filtraciones y la arenización de las zonas externas de muros de piedra. Las tareas consisten en la sustitución de la cubierta, consolidación, refuerzo estructural de los arcos, reposición de revestimientos y de carpinterías y dotación de suelo elevado de piedra, según el proyecto que realiza la empresa adjudicataria Piedra Casbi S.L.

La resolución judicial de la magistrada se produce tras la demanda presentada por el Gobierno de Aragón que solicitó la ejecución provisional de la sentencia y contra el auto no cabe recurso, sin perjuicio de que la parte ejecutada se pueda oponer al despacho de ejecución provisional en el plazo de cinco días.

"OPOSICIÓN NUMANTINA"

En cambio, por cuestiones "estrictamente procesales", la juez deniega la admisión a trámite de la demanda de ejecución provisional solicitada por el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena porque participa en el proceso declarativo como "interviniente adhesivo".

En términos concretos, es colaborador del Gobierno de Aragón como parte codemandante y no está "legitimado" para promover el proceso ni para instar a la ejecución de la sentencia. La decisión se ha trasladado al Ayuntamiento a quien representa el abogado Jorge Español.

En este sentido, el letrado aclaró que el auto "no impide que el Ayuntamiento participe con efectos prácticos en la ejecución de la sentencia con los mismos derechos que el Gobierno de Aragón" sin perjuicio de que se valore la posibilidad de presentar un recurso ante el Juzgado.

Respecto a la solicitud de ejecución provisional presentada por el Gobierno de Aragón, manifestó la convicción de que el MNAC presentará alegaciones, "seguro con el argumento de que no se pueden trasladar porque se perderían, como ha anunciado en reiteradas ocasiones".

Español cree que "resulta casi imposible que el Juzgado atienda estas alegaciones porque fueron objeto de estudio en la sentencia y se escuchó a los propios peritos del MNAC quienes dijeron que el traslado es posible con criterios técnicos y también la reinserción en muros de la Sala Capitular".

La situación actual está en manos de la Audiencia Provincial que tiene el recurso presentado por el MNAC sin que el Juzgado pueda analizar esta cuestión de nuevo. "Es evidente que si la ejecución prospera, la sentencia no se podría ejecutar de manera provisional", explicó Español.

Al mismo tiempo, manifestó que el Ayuntamiento está "muy satisfecho de la ejecución provisional dictada aunque se advierte que el MNAC realizará una oposición numantina por lo que el Juzgado tendrá que adoptar medidas coercitivas como multas y deducción del tanto de culpa que pudiera haber en el futuro". Se refirió, en concreto, a "casos de rebeldía y jurisdicción penal por si existiera la presunta comisión de un posible delito de desobediencia a la Autoridad Judicial".