print
 

La actriz Carmen Barrantes conquista Madrid con "La Extinta Poética"

Un momento de la obra.
123
La crítica se rinde ante esta obra que lleva tres semanas liderando la cartelera teatral. La función se estrenará en el Palacio de Congresos de Huesca el próximo 14 de enero.

En el mundo del teatro una buena crítica puede salvar una función, pero cuando el sector es unánime y rinde pleitesía a la misma propuesta, la obra en cuestión adquiere una dimensión superior. Algo así le ha ocurrido a La Extinta Poética, el último proyecto teatral en el que se ha embarcado la actriz oscense Carmen Barrantes, que llegará al Palacio de Congresos de Huesca el próximo 14 de enero (19:30 horas), precedido de un éxito rotundo en la capital española.



V. ALLUÉ
27/12/2016

HUESCA.- "Llevamos tres semanas seguidas siendo la primera opción de la cartelera, es alucinante verlo", dice una abrumada Carmen Barrantes, que atiende a la llamada de este periódico minutos antes de su penúltima función en el Español.

La obra ha funcionado tan bien que prolongó su estancia en el teatro madrileño hasta el 24 de diciembre. "Sabíamos que iba a funcionar, pero esto ha sido una pasada", reconoce.

El libreto que ha escrito Eusebio Calonge y dirige Paco de La Zaranda ha saltado a la primera plana de la actualidad teatral gracias a unas "críticas excelentes", que la actriz confía sean como "la levadura" y "la hagan ir para arriba".

Detrás del éxito de La Extinta Poética hay "muchas horas de trabajo" y la garantía de dos maestros de la escena, el dramaturgo Eusebio Calonge y el director Paco de La Zaranda, poseedores, entre otros reconocimientos, de un Premio Nacional de Teatro con su compañía La Zaranda en 2010.

A este dúo de lujo se suma en este proyecto el buen hacer de las actrices del grupo 9 de 9 Teatro Carmen Barrantes y Laura Gómez-Lacueva, la profesionalidad del actor Rafael Ponce y la trayectoria internacional de la bailarina Ingrid Magrinyà.

El resultado de esta suma de talentos ha llevado a La Extinta Poética a granjearse adjetivos que la califican de "hermosa, concreta, exacta, dinámica, aguda a ratos y cruelmente divertida". El mismo crítico que firmaba esta reseña señalaba en su blog que la obra posee "un lenguaje dramático que actúa como la herramienta de un cirujano y que hace de la elipsis, utilizada como dinamita, una metáfora vital".

Por su parte, el crítico Javier Villán escribía para "El Mundo" que la función rayaba "la perfección", destacando a su vez que "pocas veces se sale de un espectáculo teatral atenazado por un mensaje de devastación tan abrumador y por la belleza desoladora de las imágenes".

UN ARGUMENTO "IMPOSIBLE"

Ningún crítico desvela grandes detalles de la obra, tampoco puede hacerlo la actriz oscense, quien asegura que "decir un argumento resulta imposible".

"Trata de una familia -se aventura a explicar-, pero hay diferentes lecturas, es como quien ve un cuadro, tiene muchas capas, mucha simbología. Yo creo que cada uno ve su propia obra".

La intérprete y los profesionales del sector coinciden al señalar que la propuesta tiene "humor, crueldad y poética, lo que, combinado, hace que sea una cosa muy potente tanto para nosotros hacerlo como para el espectador verlo", afirma la oscense.

Respecto a su papel, desvela que es una de las hijas de la familia, pero poco más, porque esta obra es "una de las pocas en las que el actor no es como la pieza de un puzzle, que si no encaja no funciona. Aquí tienes que trabajar tanto para el otro que acabas como desapareciendo".

"Mi trabajo como actriz -añade- está tan pegado al resto que no te puedo hablar de mi personaje en un plano particular. Solo puedo decir que ha sido un proceso muy largo, muy duro y maravilloso", hecho a base del amor y la admiración que la intérprete confiesa por Eusebio Calonge y Paco de La Zaranda.

LA ILUSIÓN DE VOLVER A CASA

Ante el estreno de la función el 14 de enero en Huesca la actriz se muestra feliz. "Después de estar un mes en el Teatro Español, con semejantes críticas, que la primera parada sea mi casa, me hace muchísima ilusión".

Tras visitar la capital oscense, la función viajará a otras plazas. Entre tanto, Barrantes está a punto de cerrar otro proyecto del que prefiere esperar a hablar porque todavía no ha firmado el contrato, aunque todo apunta a que pronto veremos a la oscense en un nuevo reto, dispuesta a seguir conquistando los escenarios de dentro y fuera de las fronteras altoaragonesas.