print
 
GIMNASIA RÍTMICA

Inés Bergua, seleccionada para el Equipo Nacional Junior

Inés Bergua, en un ejercicio de cinta.
La joven gimnasta pasará a vivir y entrenar en el CAR de Madrid. Estos días se despide de sus compañeras y entrenadoras del Club 90.



N.L. LABARA
11/09/2017

HUESCA.- Inés Bergua está más cerca de hacer realidad su sueño. La joven gimnasta del Club 90 Huesca ha sido seleccionada por la Federación Española para formar parte del conjunto nacional junior que competirá en el Europeo 2019, y se incorpora mañana al Centro de Alto Rendimiento de Madrid.

Hace apenas dos días, Inés disfrutaba de una concentración de pretemporada en su club, el Club 90, bajo la tutela de Mamen Tornil y Cristina Perea, mientras preparaba el inicio del curso escolar que iba a seguir compatibilizando con viajes al CAR de León. Sin embargo, una carta de Madrid rompió todos los planes y abrió un nuevo horizonte a la joven deportista que se muestra muy feliz por una noticia que recibió con gran emoción. "Estoy supercontenta y no me lo esperaba. Ha sido una gran sorpresa", reconocía ayer y mostraba su agradecimiento "a todas mis entrenadoras, a todo el club, a todos mis compañeros y, sobre todo, a mi familia. Es mi sueño y me están ayudando a conseguirlo", afirmó.

Y esta joven y tenaz gimnasta, con gran capacidad de trabajo y sacrificio, va a poner todo de su parte en esta nueva experiencia. "Siempre con ganas de trabajar, pase lo que pase. Voy a intentar hacerlo lo mejor posible, tengo todo el apoyo de mi familia y mi club y voy hasta donde pueda. Si no sale, pues no sale y volveré a aquí, a hacer mi vida normal pero, obviamente, voy a intentar que salga lo mejor posible".

A pesar de su juventud, Inés es consciente del "gran salto" que va a dar. "Es la diferencia de ser una gran gimnasta a ser una gimnasta de la selección española y convivir con las que posiblemente irán a Mundiales. Yo también lo intentaré con el equipo, las compañeras que tendré… es una gran experiencia". Aunque no tiene demasiada información, cree que estará "en el conjunto junior, supuestamente de cintas" y se muestra muy ilusionada, "tengo muchas ganas de conocer a mis compañeras y de saber cómo va a ser, porque va a ser todo nuevo. No sé nada, sólo que tengo que estar en Madrid hoy".

UNA ALEGRÍA COMPARTIDA

Estos últimos días en Huesca van a ser de despedidas. "El lunes me despediré de mis compañeras de rítmica. Se pusieron muy contentas y algunas lloraron de emoción. Es la familia del Club 90". Y también, de sus compañeros de 2º de ESO del Colegio Santa Ana.

Además de la despedida de su familia, una de las más emotivas sin duda será la de sus entrenadoras Cristina Perea y Mamen Tornil, que guiaron sus primeros pasos en la gimnasia rítmica desde que los 3 años. Cristina y Mamen están viviendo unos días de "mucha emoción. Desde siempre, hemos hecho el trabajo con mucho cariño y con el corazón" y, pese a que "la vamos a echar mucho de menos, cuando tengamos esa sensación pensaremos que está donde tiene que estar", reconoce Cristina Perea.

"Inés nos había hecho soñar muchocon este momento y, aunque veíamos que podía ser, en el momento en que llega es como que no te lo crees", confiesa Cristina, que admite también que "este es el inicio de un sueño, pero un poquito más grande". Una nueva escala en un vuelo que comenzó hace bastante tiempo, "llevamos un año volando bastante, pero ahora es como si nos hubiéramos ido al universo".

La joven gimnasta del Club 90 Huesca comienza ahora un viaje que no hubiera sido posible sin el esfuerzo y colaboración de un gran número de personas. "En estos momentos te acuerdas de un montón de personas que lo han hecho posible", reconoce Cristina Perea, que empieza a desgranar nombres "Ana Añoto; Jara López; María Herranz; el Club Mabel, cada vez que hemos ido; el CAR de León; los campus en Los Ángeles; Tania Lamarca, en sus campus de Panticosa; Cristina, su profesora de ballet… Hay mucha gente que está, la Federación Aragonesa y las seleccionadoras, la anterior Chus y la actual Carla; Nancy Usero, Nati Mendiara, Lali Laliena…" y Fran y Raquel, padres de la joven deportista, "siempre dispuestos a lo que haga falta, ofreciéndose a ir a cualquier sitio".

Y, por supuesto, Cristina Perea y Mamen Tornil, que desde el primer momento se volcaron con la menuda gimnasta, "lo hemos hecho con el corazón, porque somos un club pequeño y había que poner mucho de cada uno", afirma Cristina, que admite que "ha sido un camino muy bonito y, aunque ha sido de mucho trabajo, tengo la sensación de que ha sido muy fácil… y que ha salido todo fluido".

Inés emprende ahora un nuevo vuelo. "Esto es una familia y este es su club, y esa es otra de las cosas que tiene que tener claro, que en cualquier momento puede volver". No obstante, tanto Perea como las compañeras de entrenamiento de Inés ya han comenzado a ahorrar. "El Europeo Junior es en la primavera de 2019 y queremos ir".