print
 
RIBAGORZA - FIESTAS PATRONALES

Graus vive hoy su primer día grande de fiestas, tras un animado inicio

Jacinta Trell cantó ayer la primera albada de la fiesta en honor a San Vicente.
12
El trabucazo prendió la llama festiva ayer, jornada en la que los vecinos siguieron la colorista cabalgata de la mañana y acudieron por la tarde a la Espera de la Gaita.



ELENA FORTUÑO
13/09/2017

GRAUS.- Si ayer fueron las carrozas las que pusieron el componente lúdico y festivo y la Espera de la Gaita con las emotivas albadas la parte solemne y tradicional, hoy serán la primera actuación de los dances tras la procesión de San Vicente y la Mojiganga quienes conformen esa dualidad entre lo ritual y lo profano que encarnan las singulares fiestas de Graus.

La capital ribagorzana celebra hoy su primer día grande, la festividad de San Vicente, tras arrancar ayer con un animadísimo y multitudinario desfile de carrozas y la Espera de la Gaita en el Puente de Abajo, que llevó aparejado el canto de las primeras y emotivas albadas de forma impecable por Jacinta Trell. Pese a coincidir en días laborables, los grausinos se están volcando como siempre con sus fiestas, declaradas de Interés Turístico Nacional desde 1.973.

El trabucazo de inicio de fiestas minutos antes del mediodía marcó el inicio de los festejos en la plaza Mayor, abarrotada de jóvenes peñistas que lucían sus particulares camisetas. Desde allí, los vecinos se trasladaron hasta la calle Barranco para seguir la animadísima cabalgata. Carrozas temáticas con trabajadísimas coreografías y un cuidado "atrezzo" desfilaron junto a otras menos elaboradas y más festivas de peñas como La Güella Morra, este año de aniversario. Ambientadas en la guerra espacial, las vacaciones o el mundo pirata, las carrozas animaron un desfile que terminó en la plaza Mayor. Los repatanes y repatanas también lucieron su carroza, al igual que los Gaiteros de Graus y la Rondalla Francisco Parra. Los cuatro gigantes -Isabel, Fernando, Rodrigo y Marica- cerraron como siempre la comitiva en este caso al son de la Unión Musical Rodense, que amenizó el pasacalles junto con la Charanga Band&Diez, la música de las carrozas y los cabezudos, caballez y caretas. El baño en el río Ésera volvió a ser obligado para los jóvenes aunque la mañana no fue especialmente calurosa.

Las autoridades, presididas por el alcalde, José Antonio Lagüens, siguieron activamente el desfile matinal y, por supuesto, estuvieron por la tarde en el Puente de Abajo, en el emotivo y solemne acto de Espera de la Gaita. Cabe resaltar la figura de un danzante que adorna desde estas fiestas la entrada al emblemático puente, una cesión de Alfonso Riazuelo. En el acto, les acompañaron como siempre de forma imprescindible los danzantes, los repatanes y la Cofradía, con quienes disfrutaron del canto de las primeras albadas, a cargo de Jacinta Trell. En medio de los atronadores trabucazos, las gaitas sonaron tras pasar el Portal de Chinchín y coincidiendo con el canto de las albadas a los patronos, San Vicente y el Santo Cristo. Al salir de San Miguel, la propia Jacinta interpretó las albadas al párroco, el alcalde y el prior de la Cofradía.

Los grausinos vibrarán hoy con la primera actuación de los danzantes en la plaza y disfrutarán de la Mojiganga, durante la noche.