print
 
ALTO ARAGÓN

Olona defiende Monegros II y critica a quienes "enfrentan" a los regantes

Joaquín Olona.
Reprocha que Riegos del Alto Aragón tome decisiones por el Ejecutivo



E.P.
05/10/2017

ZARAGOZA.- El consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, defendió ayer la ampliación del regadío en la zona Monegros II y criticó a quienes "enfrentan entre sí" a los regantes. Compareció a propuesta del PP en la sesión plenaria de las Cortes autonómicas, a la que asistieron agricultores de Monegros II.

"O todos o nadie", planteó en su intervención Olona, quien criticó a Riegos del Alto Aragón, que ha "obstaculizado" -según el Ejecutivo- parte de esta ampliación. Insistió en rechazar a quien ha apostado por "enfrentar entre sí a los que quieren regar y eso es una barbaridad".

Dejó claro que "hay agua para garantizar el riego repartiendo la que hay cuando todos tienen derecho", e insistió: "Con más regulación o sin ella habrá que repartirse la que hay entre todos". El consejero apoyó la construcción de nuevas obras hidráulicas para dar seguridad al abastecimiento.

Olona criticó el "bloqueo" de Monegros II por parte de Riegos del Alto Aragón, obras que responden a la apuesta por la "modernización" de la Administración mediante la cual el Gobierno "gobierna", criticando que este organismo tome decisiones que corresponden al Ejecutivo.

El consejero animó a construir cuatro comunidades de regantes, a lo que se ha opuesto Riegos en el caso del Sifón de Cardiel y la Acequia de La Almolda por considerar que no existe amparo jurídico. "Al parecer la posición de la Comunidad General de Regantes es unas sí y otras no", lo que es una postura "arbitraria", se quejó Olona.

Por su parte, el diputado del PP Ramón Celma emplazó al consejero a enfrentarse a los miembros del Gobierno que rechazan construir nuevas obras hidráulicas. "¿De qué me sirve que el presidente, Javier Lambán, defienda las obras si después CHA y Podemos se oponen a algunas obras hidráulicas importantes ", preguntó.

"Hable con claridad a esos mal llamados ecologistas", exigió y recomendó a Olona que busque el apoyo del PP para impulsar la construcción de embalses. En materia de agua "con CHA y Podemos no se puede hablar", zanjó.

El diputado del PP recordó que el agua no solo está relacionada con el progreso y la prosperidad, sino que de cada cuatro empleos que se generan tres dependen de la gestión del agua. Añadió que las obras hidráulicas solo se construyen con el "apoyo decidido" del Gobierno, que echó en falta. "Va a manchar su nombre por culpa de unos pocos", espetó Celma a Olona.

Se dirigió al consejero para afirmar que "está enfrentando a regantes y regantes expectantes". Le reclamó que cambie "la dirección política" en materia de agua, agricultura y ganadería, mencionando conflictos como los de los Agentes de Protección de la Naturaleza o la gestión de los espacios protegidos.

El diputado del PSOE Darío Villagrasa dijo que este "problema administrativo" está pendiente desde hace 100 años, y afirmó que "no tiene un pase la pérdida de tiempo" porque "no es necesaria" una nueva regulación para llevar a término estas obras.

En representación de Podemos, Marta de Santos defendió el desarrollo de Monegros II porque "tienen pleno derecho, en igualdad de condiciones, que los que riegan desde hace décadas". Lamentó que "el debate no es si hay caudales", sino "quién manda". Monegros representa la "pérdida de poder de esas cúpulas vetustas", opinó.

Desde el PAR, Lucía Guillén defendió los regadíos como "una garantía de futuro" porque las tierras de regadío son mucho más productivas que las de secano, lo que exige construir nuevas obras de regulación.

El parlamentario de Cs Ramiro Domínguez propuso que ambas partes "se sienten, que paren ya este pim, pam, pum" y dialoguen para llegar a "un punto intermedio y se cumpla. "Nos estamos jugando mucho, es el vivir de la zona", dijo.

La diputada de IU Aragón, Patricia Luquin, consideró que "al Gobierno de Aragón le está echando un pulso Riegos". Preguntó "por qué" la Comunidad General no aprueba las cuatro nuevas comunidades en conjunto.