print
 
ALTO ARAGÓN - #CONTRALADESPOBLACIÓN

"Vendo desde Sariñena y quiero seguir aquí"

Cristian Dueso, en su oficina en Sariñena.
Con tan solo 21 años, Cristian Dueso, desarrolla desde Los Monegros su negocio de comercio electrónico



ELENA PUÉRTOLAS
27/01/2018

Todo empezó cuando tenía 15 años y casi casi en un garaje, como dicen de Steve Jobs. Compró una moto vieja por 30 euros, la vendió por piezas en internet y en una semana consiguió 700 euros. Cristian Dueso las conseguía, su padre las arreglaba y él las vendía desde Sariñena. Llegó un momento en el que cada día al salir del instituto tenía que ir a Correos a mandar material. "Aprendí a vender, a saber cuándo y cómo tenía que renovar los anuncios", comenta. Y ahí llegó el final. "Mi madre me dijo que en casa ya no entraban más motos, pero no me especificó nada más así que..." Con lo que había ahorrado, se sacó el carné de conducir y le quedaron 700 euros con los que a los 19 años creó una tienda virtual de venta de ropa y otros materiales de seguridad laboral (epis-services.com). La idea le surgió al entrar en la zapatería de su madre, Ana Ariño, y ver unas botas de montaña. De estas vendió pocas, pero le llevaron a su especialización. Hoy tiene 21 años, una oficina abierta al público en Sariñena y necesita contratar a su primer empleado, por lo que va a generar empleo en el medio rural.

"Estoy aquí y no me voy a ir. He estado en Zaragoza estudiando y me parece agobiante", explica. La apuesta la tiene clara, pero Sariñena se le queda pequeño porque tiene ganas de salir a hacer labor comercial y ampliar mercado. Así, "aunque todo Sariñena deje de comprarme, no me hundo", indica, ya que vende por toda España y Portugal. Y, por ahora, todo lo que gana lo reinvierte. No obstante, está empezando a crecer porque solo lleva al 100 % desde marzo, cuando acabó un FP de Marketing. Ricardo Lop, uno de los pioneros del negocio electrónico en Aragón que vende cuchillos desde Castelserás (pueblo de la madre de Cristian), le dio unas claves, pero el resto es cosa suya. "Y lo que me queda por hacer, que aún soy muy joven", avisa.