print
 
BALONMANO - LIGA ASOBAL

Un Bada Huesca muy irregular cae con claridad

Teixeira fue el motor del equipo en sus mejores minutos.
12
La primera parte, muy floja y con muchas pérdidas, lastró al equipo. El equipo reaccionó tras el descanso y llegó a ponerse a cuatro



ÁREA 11
08/02/2018

BARCELONA.- El líder volvió a ganar en su feudo ante un Bada Huesca que salvo en el inicio de la segunda mitad se vio claramente superado. Tras buen inicio igualado y con pocos goles, los de Nolasco veían como su rival se iba de diez goles al final de la primera mitad, pero tras el descanso, el equipo visitante conseguía frenar de nuevo al Barcelona y, de la mano de Selicani, Carmona y Marcelo, se colocaba a solo cuatro goles (22-18).

Huesca soñaba, pero los locales recuperaron el control y con un parcial de 8-1 dejaban sin opciones al conjunto visitante.

Bada Huesca llegaba a la cancha del líder con la intención de dar la sorpresa, aunque sabía que para ello iba a tener que emplearse a fondo. Intentó Huesca sorprender a los locales con una férrea defensa que dio resultado durante los tres primeros minutos de partido.

Los oscenses consiguieron desmontar los ataques del Barcelona durante esos primeros compases, pero a los tres minutos y medio de partido Aleix Gómez abría la lata con dos goles en menos de un minuto. Mientras, Huesca seguía sin ver puerta, aunque la igualdad y la lucha se mantuvieron durante algunos minutos más.

La defensa visitante seguía manteniendo al rival a raya, aunque poco a poco el líder empezaba a encontrar huecos y en el minuto 8 colocaban el 4-1 en el marcador. Aleix Gómez fue en estos primeros minutos el auténtico faro en el ataque culé, con 5 de los primeros 6 goles de los locales, que gracias a su acierto conseguían ir poco a poco ampliando su renta.

Una vez abierta la brecha, el Barcelona empezó a sentirse muy cómodo. Huesca caía en continuas pérdidas de balón y eso eran regalos que el líder no desaprovechaba. Los esfuerzos defensivos de Huesca se perdían ante la superioridad azulgrana a la hora de recuperar balones, lo que les proporcionaba multitud de segundas opciones que acababan subiendo al marcador (14-6, minuto 24).

Llegaba entonces la primera exclusión en las filas locales, lo que parecía que podía ser una ventaja para Huesca, pero ni siquiera así consiguieron los visitantes mejorar su situación. No solo no consiguió Huesca reducir diferencias mientras estuvo en superioridad numérica, si no que encajó dos goles que le ponían las cosas muy difíciles aún a falta de 5 minutos para el descanso (16-6). Una diferencia de 10 goles con la que se llegaría al final de la primera mitad (17-7).

Pero el partido no estaba perdido. Y así lo entendió Bada Huesca, que tras el descanso volvió a mostrar su mejor cara, con una defensa impenetrable y un Teixeira determinante. Cinco goles suyos en los primeros siete minutos de la reanudación dieron vida al equipo de Nolasco, que tras un parcial de 3-6 soñaba de nuevo con dar la campanada (20-13).

No quedó ahí la cosa, Carmona y Marcelo se sumaron a la fiesta y, pese al tiempo muerto solicitado por Xavi Pascual, Bada Huesca conseguía colocarse a solo 4 goles de distancia poco antes de que se llegase al ecuador de esta segunda mitad (22-18).

Hasta seis minutos estuvieron sin ver puerta los locales y Huesca tuvo ahí su opción de acabar de meterse en partido, pero Víctor Tomás apareció en el peor momento de su equipo y con tres goles consecutivos volvía a poner tierra de por medio.

El FC Barcelona le había visto las orejas al lobo, pero reaccionó a tiempo, volviendo a imprimir a su juego un ritmo infernal ante el que poco pudo hacer Bada Huesca, de nuevo con pérdidas que se traducían en goles rivales. Con la maquinaria local funcionando al máximo Huesca sufría para intentar desbaratar los ataques locales. pero el equipo local volvía a hacer estragos aprovechando rechaces y segundas opciones. Y así, a falta de nueve minutos para el final los catalanes ganaban de nuevo de 8 goles (27-19).

Ahí acabó de romperse el partido. Los de Nolasco ya no encontraban fuerzas y a cada minuto que pasaban los nervios se apoderaban un poco más del equipo visitante, que seguía encajando (30-19, minuto 55).

El parcial local, de 8-1, había dejado sin opciones a los de Nolasco, que además, en el minuto 56 sufrían su segunda exclusión, la de Oier. El Barcelona sí supo aprovechar su superioridad numérica y con dos nuevos tantos sentenciaba el triunfo (32-20, minuto 58).