print
 

"El mundo que hoy tenemos es tributario de la Revolución Rusa"

Carlos Taibo.
Carlos Taibo, el escritor y profesor de Ciencia Política impartió ayer en Huesca una charla sobre el anarquismo en las revoluciones rusas

En todos los acontecimientos históricos hay versiones que salen adelante mientras otras quedan marginadas. Carlos Taibo, profesor de Ciencia Política y escritor, narró en el curso Historia de todo para todos y todas lo sucedido con el anarquismo en la Revolución Rusa. Tras este hecho histórico "triunfaron la visión bolchevique en 1917 y la liberal a partir de 1991. Otras quedaron marginadas, una de ellas la de los anarquistas rusos, pero no es la única. Dos partidos que desempeñaron papeles fundamentales: los socialistas revolucionarios y los mencheviques no son objeto de ninguna atención, pese a celebrarse el centenario de lo ocurrido".



SARA CIRIA
08/02/2018

HUESCA.- Estas versiones "ratifican posiciones ideológicas distintas". En el caso del anarquismo, "defiende el proceso revolucionario pero rechaza la jerarquización característica del proceso que guiaron los bolcheviques". Esto repercutió en el protagonismo de los campesinos, a su entender "claramente anulado" por los bolcheviques. "Se autoatribuyeron la representación de obreros y campesinos, al tiempo que cancelaban la capacidad de decisión autónoma de las organizaciones generadas por unos y otros, fundamentalmente de los soviets y los comités de fábrica". Esto condujo a una "distorsión del proceso revolucionario, en la medida en que abocaba en una burocracia dirigente que tomaba decisiones en provecho propio".

Buen conocedor del tema, Taibo ha publicado este año el libro Anarquismo y revolución en Rusia. Sobre si el anarquismo es un sector que sale perdiendo en las revoluciones, cree "razonablemente cierto" este pensamiento. "Otra cosa es si hablamos de iniciativas de corte libertario que surgieron espontáneamente, como fueron los soviets en Rusia. Este tipo de entidades han seguido surgiendo y a veces han marcado de forma afortunada el derrotero de procesos. Pero admito que, en términos generales, los anarquistas han sido perdedores permanentes".

Considera que revisar la historia, y en concreto la revolución rusa, es necesario y útil, "por dos razones: una porque, en cierto sentido, el mundo que tenemos es tributario del de entonces, para bien o para mal. La Revolución Rusa marcó indeleblemente con la confrontación de bloques y la guerra fría el planeta tal y como lo conocemos". Pero además, conocer la historia, "plantea discusiones interesantes en cuanto a lo que hay que hacer o no si lo que uno quiere es transformar de un modo igualitario la sociedad. En ese sentido, reflexionar lo que ocurrió entonces aporta conocimientos muy útiles, en un momento en el que la tendencia general es la acumulación de la riqueza en unas pocas manos".

En esta coyuntura, Taibo cree que "las discusiones de si el capitalismo es un sistema sensato y racional o no lo es por fuerza tienen que ganar terreno y obligan a recuperar muchos elementos de discusión de los procesos revolucionarios del pasado, singularmente de este".