print
 
ALTO ARAGÓN

El Obispado entregará el martes la demanda por las 113 obras sacras

Tabla de San Martín, procedente de Lascuarre, del siglo XV, que se encuentra entre las piezas que se reclaman.
12
La Diócesis de Barbastro-Monzón la presentará en el Juzgado "con argumentos suficientes para creer en el éxito"



ÁNGEL HUGUET
08/02/2018

BARBASTRO.- El Obispado de Barbastro-Monzón presentará el martes próximo en el Juzgado de Barbastro la demanda por la vía civil contra el Obispado de Lérida, poseedor de 113 obras que son propiedad de parroquias aragonesas, y contra el Consorcio del Museo de Lérida, que impide la devolución de los bienes y, por tanto, el cumplimiento de sentencias y del decreto definitivo de la Signatura Apostólica de 28 de abril de 2007. La demanda tiene 42 folios y 165 documentos anexos, según informó el abogado Joaquín Guerrero, a quien el Obispado ha confiado la defensa de sus intereses en el litigio por la devolución de los bienes que llevó Hipólito Gómez de las Roces por vía eclesiástica.

En la demanda, el Obispado actuará con poderes notariales de los párrocos afectados por la propiedad de las obras, entre las cuales hay 24 Bienes de Interés Cultural y 89 Bienes Inventariados en el Patrimonio Cultural Aragonés, entre ellos piezas de los siglos XVI y XVII procedentes de la antigua catedral de Roda de Isábena, cuya consideración de Monumento Histórico Artístico (1904) tiene "peso específico" en la demanda.

En este aspecto, el equipo de juristas que encabeza Joaquín Guerrero ha tenido en cuenta la importancia dada al Real Monasterio de Sijena -con la misma categoría- en la sentencia para devolución de piezas y obras que estaban en el Museo de Lérida y en el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Asimismo, la declaración de Monumento Histórico Artístico de la catedral de Monzón como Bien de Interés Cultural desde noviembre de 1993 tiene interés similar porque el retablo de San Antonio (siglo XV) figura entre las 113 obras que se reclaman.

Joaquín Guerrero tiene "mucha confianza en las posibilidades de esta demanda basada en la propiedad reconocida al Obispado" que presentan "con argumentos del derecho civil y está muy revisada por expertos en derecho canónico".

Según explicó, "se ha trabajado a conciencia hasta los últimos días para centrarla en aspectos y puntos concretos. La propiedad reconocida por la vía canónica está justificada; en el acto previo de conciliación celebrado en el Juzgado de Lérida, los representantes del Obispado reconocieron la propiedad y también los impedimentos del Consorcio del Museo para entregar las obras".

En la misma línea, explicó Guerrero "el derecho por usucapión no existe, hay una sentencia en contra en la demanda que pusieron los Amigos del Museo para reclamar la propiedad de los bienes, en el Juzgado número 4 de Lérida, desestimada por la jueza en septiembre de 2010. El fallo ratificó que el Obispado de Lérida era consciente de que nunca poseyó los bienes que reclamaba Barbastro-Monzón".

En este aspecto, según expuso, "la posesión de las obras sin título de propiedad está muy clara y, respecto al argumento de colección que defiende el Consorcio para no devolverlas, hay una sentencia del Tribunal Supremo que prioriza la catalogación aragonesa de todas las piezas. No tienen causa justificada de posesión".

De esta forma, en la demanda hay "argumentos suficientes para creer en las posibilidades de éxito aunque soy consciente de que la vía civil será larga y lo más probable es que no terminará en el Juzgado de Barbastro", afirmó Guerrero.

"OBLIGACIÓN"

Respecto al apoyo ofrecido por el Gobierno de Aragón a través de la consejera de Educación y Cultura, Mayte Pérez, señaló: "Por lo que sé, creo que se presentará como parte coadyuvante y entiendo que es su obligación". La decisión pasaría por que fuera aprobada por el Consejo de Gobierno y por que el magistrado lo acepte o desestime.

A partir de la entrega de la demanda, el martes próximo, se abrirá un plazo aproximado de 20 días para el traslado a uno de los dos magistrados del Juzgado de Barbastro. Eduardo Bernués, titular del número 1, conoce el litigio porque denegó, en junio de 2010, el exequatur del Decreto emitido por el Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica (28 abril 2007) solicitado por el Obispado y la Comunidad Autónoma de Aragón para que se llevara a cabo la devolución de 113 obras.

En la sentencia -ratificada por la Audiencia Provincial- entendió que un juzgado civil no puede ejecutar lo que corresponde a los tribunales eclesiásticos. La situación y el planteamiento son distintos ahora.