print
 
RIBAGORZA

La portada de la iglesia de Castarlenas, en serio peligro

Jamba de la portada.
123
El abandono del núcleo hace todavía más grave la situación de la obra. El historiador Francisco Martí subraya el valor de la portada renacentista



ELENA FORTUÑO
15/03/2018

GRAUS.- La portada renacentista de la iglesia de San Pedro Apóstol de Castarlenas, uno de los elementos ribagorzanos destacados de ese periodo, corre serio peligro de desaparición. El abandono del núcleo despoblado, perteneciente al municipio de Graus, hace peligrar aún más esta obra.

La iglesia de San Pedro está en la plaza de Castarlenas. Es un edificio del siglo XVI orientado al este que, presumiblemente, debió sustituir a un templo anterior. La peligrosidad y abandono del entorno, sin embargo, impiden la entrada por la portada y, para acceder a ella, según relató el historiador Francisco Martí Fornés, hay que rodear la cabecera poligonal y atravesar el antiguo cementerio.

La portada de estilo plateresco estaba protegida por un pórtico que ha desaparecido. Toda la decoración está repleta de símbolos de difícil interpretación, especialmente en las jambas, donde aparecen personajes benévolos sobre otros malignos. Hay una gran profusión de jarros y decoración floral y un personaje femenino desnudo. Una curiosa obra de arte, de indudable valor, que corre grave peligro.

"Es una portada renacentista que corre el riesgo de desaparecer y que con una cubierta provisional para evitar que se caiga, algo que puede ocurrir en cualquier momento, podría salvarse, antes de acometer una actuación más a fondo", alertó Francisco Martí. El historiador, afincado en Graus, consideró que todo el núcleo de Castarlenas está "peligroso". "No se puede entrar por la portada. Es una visita peligrosa. Así que creo que se debería adecentar el espacio y hacer una cubierta provisional para conservarla hasta que se cuente con fondos. Al estar despoblado y el pueblo en ruinas, está siendo presa del abandono y podría desaparecer una de las obras renacentistas que realmente vale la pena mantener y está en auténtico peligro", sentenció.

Por lo demás, el interior del templo consta de una nave con dos capillas a cada lado. Todas las bóvedas son góticas con las claves y las ménsulas de las que arrancan los nervios esculpidas. Las capillas son contemporáneas del resto de la iglesia si bien en alguna se reconocen reformas con ladrillo posteriores.

Las capillas del lado sur tienen ventanas, si bien la más cercana al presbiterio la tiene cegada. A los pies está el coro con su escalera de acceso, a la derecha de la cual está la puerta que comunicaba con la desaparecida abadía. Desde el coro se accede al campanario si bien el estado de la construcción impulsa a ser prudente y no subir hasta él. En el muro sur queda el testimonio del año (1885) y el autor de la última decoración pictórica de la iglesia.

Castarlenas es una población deshabitada desde los años setenta del pasado siglo. Es lugar antiguo (Kaster Lenas), documentado en 1078 cuando el rey Sancho Ramírez lo da a Gombaldo Ramón para que haga allí un castillo y lo pueble. El nombre ya hace suponer que había o hubo allí un castillo anterior. La posición elevada del lugar lo hace oportuno para ello. Destacan en el conjunto otros edificios como Casa Vidal o Casa Guarné.