print
 
ALTO ARAGÓN - #CONTRALADESPOBLACIÓN

César Trillo considera que el proceso fue un “éxito” y un “acierto”


La creación de estos nuevos asentamientos fue de la mano de la expansión del regadío



M. J. L.
24/03/2018

HUESCA.- El proceso de colonización en la provincia de Huesca fue de la mano de la expansión del regadío y el crecimiento del sistema de Riegos del Alto Aragón, actualmente uno de los más grandes de Europa. La historia de ambos es indisoluble y no se puede entender uno sin el otro.

El presidente de Riegos, César Trillo, no duda en señalar que la colonización, que siguió un modelo de transformación en base a la Ley de Reforma y Desarrollo Agrario, fue "una solución" y "un acierto". Y entiende que aún ahora, el sistema regable debe acabar su transformación siguiendo las pautas que marca esa norma.

"Yo pienso que el regadío es un medio de vida, para fijar población y para crear mayores posibilidades que con los secanos", reitera, y recuerda que en los primeros tiempos de la colonización se daban lotes de 8 ó 10 hectáreas, que después aumentaron a hasta 16 ó 18 e incluso a 25, y aún "fueron aumentando conforme el tiempo lo fue demandando".

"Yo creo -dice en referencia a la colonización- que ha sido un éxito dentro de la transformación de Riegos del Alto Aragón y una manera de atraer gente al sistema" y, aunque reconoce que a día de hoy pueden verse "defectos", aclara que "hay que pensar en el momento en el que se hicieron estos pueblos".

El presidente de los regantes recuerda que hay "muchísima gente de las zonas (del Pirineo) donde se hicieron embalses que hoy están dentro del territorio de Riegos del Alto Aragón, donde se están ganando la vida y donde han desarrollado toda su historia". Y es que, muchos habitantes del Pirineo bajaron al llano, en concreto a los pueblos de colonización, "donde fueron bien recibidos".

Trillo abunda en que el sistema ha crecido de la mano de estos asentamientos e incide en que muchos pueblos de secano ya no existirían si el agua no hubiera llegado a ellos, porque "el agua lleva vida y esa vida hay que repartirla entre el mayor número posible de gente".