print
 
ALTO ARAGÓN - #CONTRALADESPOBLACIÓN

"El reto es fijar población, con trabajo, casa y apego al pueblo”

La vecina de Curbe Carmen Oto y la dependienta Cesárea López en la tienda de la localidad.
12345
Los núcleos buscan fórmulas para generar riqueza y evitar el éxodo



MARGA BRETOS
24/03/2018

SARIÑENA.- "En el principio era desierto... y un día acampó la vida". Es el título del libro que presentaron en el 50 aniversario de Montesusín en el año 2009, un enunciado apropiado para un espacio en el que sus primeros habitantes coinciden que hace casi sesenta años fue muy difícil empezar a trabajar aquellas diez hectáreas. En esos años, mientras iban moldeando sus parcelas y llenando sus cuadras de vacas de leche, tenían que ir de jornal. "Con mi familia llegamos a Montesusín en el año 1961, éramos 4 hermanos", explica Lola Mainz, concejala de esta pedanía que en la actualidad disfruta de un pueblo verde, con campo de fútbol, prados, flores y piscinas. "Además, en 2017, la Sociedad Agraria de Transformación Nuestra Señora de la Merced abrió el secadero de cereales, donde son los propios agricultores los que asumen la comercialización, siendo su principal actividad la recogida de maíz, cebada, trigo, guisantes y girasol".

En Curbe, también pedanía de Grañén, fueron recibidas 145 solicitudes de nuevos colonos y de ellas, se aprobaron 78, que era el número de viviendas disponibles para los nuevos pobladores. El sorteo de las viviendas y lotes tuvo lugar en septiembre del año 1963, una época en que los monegrinos miraban a su alrededor y no les gustaba, pero que en la actualidad ya han aprendido a valorar lo suyo, a luchar por frenar la sangría de la emigración y, sobre todo, a emprender. Como ejemplo el restaurante Montecorvaz y la empresa Viajes Sueña Monegros, dos negocios que se han gestado en Curbe. "Tenemos paisajes y zonas con un encanto tan especial que les hace únicas en Europa", explica Lourdes Biarge, empresaria apasionada por los Monegros. "Por eso he creado mi empresa, una agencia de viajes de recepción, para atraer a los turistas a conocer mi comarca", define.

FRULA, UN REFERENTE

Pertenece al municipio de Almuniente y su alcalde, Joaquín Monesma, es un monegrino orgulloso de su tierra. "Frula podría ser un referente de los pueblos de colonización", afirma, refiriéndose a las gestiones llevadas a cabo en el ayuntamiento durante años. "El objetivo ha sido asentar la población ofreciendo viviendas, mantenimiento y servicios", comenta. Para el edil, cuyos abuelos fueron colonos fundadores de Valfonda, el hecho de que Frula tenga escuela infantil y colegio con 25 niños y niñas, además de mantener los habitantes, es un privilegio, "También tenemos un albergue, farmacia permanente, tienda, bar restaurante, el Refugio de la Torraza con campo de tiro y panadería, entre otros servicios".

Uno de los parajes más sorprendentes de la comarca, la Gabarda, está en Sodeto, que además destaca por el carácter y superación de sus gentes. "Hemos sabido gestionar, a base de mucho esfuerzo, iniciativas para que la gente joven se quedará a vivir aquí", explica la exalcaldesa Rosa Pons. "Proporcionar el suelo urbano para edificar a un precio razonable, ha sido esencial para fijar la población, porque en Sodeto la licencia de obras de explotación para la mejora de viviendas es del 0,5, frente al 2 que está en cualquier municipio".

"Hemos abierto la escuela infantil y queremos abrir el colegio". Son algunos de los objetivos de futuro del actual alcalde, Gabriel Penella, nieto de uno de los fundadores de Sodeto. Para este joven edil es importante que la tercera generación de colonos desee vivir en su pueblo, "y seguir con la explotación agrícola familiar, además de ampliarla".

Valentín Calle es el alcalde de Torres de Barbués y de su pedanía de Valfonda de Santa Ana, "pueblos con una gran emigración por parte de sus habitantes, con casas vacías pero luchando incansablemente por llenarlas", explica.

Valfonda comenzó hace 55 años con 100 casas y más de quinientos habitantes, siendo actualmente más de 300 los empadronados en el municipio. "Somos positivos porque el sector agrícola y ganadero es esencial para que sigamos creciendo", dice Calle. Además, explica que el Grupo Mazana ha invertido mucho en esta zona, "lo que genera empleo y futuro". "Estamos dando un giro para generar trabajo y vida con un fuerte sentimiento por nuestro territorio. Además, pretendemos atraer a turistas con eventos deportivos, rutas de senderismo…", comenta el alcalde.

Valentín Calle siempre tiene en mente nuevos proyectos para asentar población, entre ellos, estudia sacar a la venta una serie de parcelas municipales dirigidas a nuevos residentes porque su objetivo es frenar el éxodo de habitantes que se ha sufrido en los últimos años, a base de "unir trabajo, vivienda y apego al territorio".