print
 
ALTO ARAGÓN - #CONTRALADESPOBLACIÓN

Reclaman al Estado financiación adecuada para la escuela rural

La consejera de Educación, Mayte Pérez, recibió ayer a sus homólogos de Asturias, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Galicia.
Cinco comunidades piden que se garantice un acceso en igualdad a los servicios. Aragón acoge un encuentro de autonomías con problemas y estrategias comunes

Los consejeros de Educación de Aragón, Principado de Asturias, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Galicia exigieron ayer que el esfuerzo inversor en la escuela rural sea un criterio para el nuevo modelo de financiación.



D. A./EFE
14/04/2018

HUESCA/ZARAGOZA.- Así lo indicaron ayer en Zaragoza en una jornada sobre la escuela rural, que surge como una sectorial específica tras la reunión de los presidentes de las comunidades afectadas por la despoblación y dispersión del territorio que tuvo lugar en febrero. A esta estrategia se suma también La Rioja, cuyo consejero no pudo asistir ayer.

Las cinco comunidades autónomas recuerdan que el modelo de financiación autonómica debe garantizar el acceso a los servicios en condiciones de igualdad para todos los ciudadanos independientemente de donde vivan, informó el Ejecutivo autónomo en un comunicado de prensa.

Para ello, la financiación debe partir de las necesidades reales y el coste efectivo de los servicios allí donde se prestan y que debe tener en cuenta variables como la orografía, la baja densidad demográfica, el envejecimiento de la población y otros muchos. La evaluación de los costes efectivos debe hacerse, fundamentalmente, sobre la educación, los servicios sociales y la sanidad.

"Hoy abordamos las dificultades y los problemas comunes de esa España interior para financiar y suministrar servicios públicos de calidad, y poner de relevancia la necesidad de incorporar nuevos criterios en el modelo de financiación que garanticen la prestación de los servicios públicos de calidad", explicó la consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez.

"Este encuentro, además de para reflexionar sobre los problemas y las oportunidades que tiene nuestro sistema educativo, es un momento obligado para hablar de la dificultad de financiación de los servicios públicos en aquellos lugares donde la dispersión, la despoblación y el envejecimiento son elementos comunes", añadió Pérez.

La jornada comenzó con una visita al colegio público de Infantil y Primaria Ramón y Cajal de Alpartir, donde su director, Juan Antonio Rodríguez, explicó las metodologías innovadoras que han valido a este centro numerosos reconocimientos nacionales.

Por su parte, Marta Gimeno, alcaldesa de Alpartir y presidenta de la Comarca de Valdejalón, expuso cómo la innovación se ha extendido a través de la educación en un proyecto de comarca.

Los consejeros mantuvieron una reunión de trabajo en el IAACC Pablo Serrano de Zaragoza en la que cada uno de ellos expuso la situación de la escuela rural en su autonomía, y se acordó abordar medidas conjuntas para el sector.

Aragón, Principado de Asturias, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Galicia comparten intereses comunes, fruto de sus características socioeconómicas, de su relación de vecindad y de vínculos históricos que les ha permitido desarrollar fórmulas de colaboración entre ellas. Pero también problemas comunes como la despoblación o la dispersión de sus respectivos territorios, así como por una financiación injusta. Esta reunión comenzó a gestarse el mes de febrero en la cumbre de presidentes autonómicos para hablar de despoblación y dispersión del territorio de la que surgieron reuniones sectoriales específicas, como ésta de educación.

Las comunidades autonómicas participantes coincidieron en apuntar que el coste las plazas escolares en el entorno rural supone el doble o más que en las zonas urbanas, a la vez que insistieron en conseguir el objetivo de que todos los alumnos puedan contar con los mismos derechos y oportunidades en su formación. Otro aspecto que resaltaron fue el de que la enseñanza sea de calidad para el alumnado de estos centros, cuyos ratios mínimos, según apuntaron los diferentes consejeros, se sitúan entre los 3 y 4 alumnos, dependiendo de las zonas.

En lo que también coincidieron es en "el drama humano", según incidió Fernando Rey (Castilla y León), que en muchos casos supone para las poblaciones el cierre definitivo de las escuelas.

Todavía más gráficamente lo explicó Ángel Felpeto (Castilla-La Mancha) al afirmar que en su tierra se dice que "cuando se cierra el colegio se levanta el acta de defunción del pueblo". Por su parte, según Román Rodríguez (Galicia), el hecho de que "estemos aquí es un paso y ofrece una lectura positiva" en una reunión en la que tuvieron la oportunidad de "intercambiar experiencias y discutir en el sentido positivo y también establecer sinergias".