print
 
ALTO ARAGÓN - XV MUESTRA DE DANCE

Música, baile y color llevan la fiesta a las calles de Gurrea

Pasacalles de los danzantes de Gurrea de Gállego.
Grupos de Zaragoza, Guadalajara y Jasa actúan hoy con la formación local



D. A.
21/04/2018

HUESCA.- Danza y folclore volverán a brillar hoy en Gurrea de Gállego en la XV muestra de dances de la villa que, en esta ocasión, acoge a tres grupos invitados, además del local, que ejerce como anfitrión. Así, a la vistosidad del Grupo de Danzantes de Gurrea de Gállego se sumará el colorido de los Danzantes de Galve de Sorbe (Guadalajara), la musicalidad de los Danzantes de Jasa y la sonoridad de los Danzantes de Ambel (Zaragoza).

El hilo conductor de la jornada será "el palotiau", avanza el presidente de la asociación de los Danzantes de Gurrea, Carmelo Til, quien explica que las tres formaciones invitadas practican esta disciplina del dance.

La fiesta arrancará a las 17:30 horas en el Ayuntamiento, con un pasacalles por la calle Mayor hasta el pabellón, en el que los grupos participantes harán una exhibición de sus bailes.

Al terminar la Muestra habrá una cena de hermandad, en la que ya se han inscrito unos 160 comensales. Y, tras reponer fuerzas, la fiesta continuará con una verbena popular.

El encuentro que comenzó hace quince años como un evento sencillo, sin pretensiones, para reunir a los amantes del dance, se ha convertido con el tiempo en una fiesta muy querida en el pueblo, comenta Til, quien recuerda que a lo largo de sus quince ediciones han pasado por la villa oscense numerosas formaciones, de dentro y fuera de las fronteras aragonesas.

Además de acoger a formaciones de distintos puntos de la geografía, el Grupo de Danzantes de Gurrea hace intercambios. De este modo, en verano, tienen previsto viajar a Ermua (Bilbao) para dar a conocer su tradicional baile en el País Vasco.

El dance de Gurrea de Gállego es la seña de identidad de muchos de sus vecinos. Se cree que nace en torno a los siglos XVI y XVII y se ha mantenido vivo, pasando de generación en generación hasta nuestros días. Las piezas que se bailan forman parte de una representación de moros y cristianos, y simulan la lucha entre ellos. El conjunto se compone de siete piezas: La Habanera, Las Cruces, El Trenzau, El Vals de Gurrea, La Mazurca y El Degollau.