print
 
ALTO ARAGÓN - #CONTRALADESPOBLACIÓN
SERVICIOS

La tienda del olvido para llenar la cesta de recuerdos y futuro

Tienda multiservicios municipal situada en Hoz de Barbastro.
123
Comercios multiservicios impulsados por los municipios y vendedores que recorren los pueblos permiten asentar población



E.P.
21/04/2018

Son esas tiendas en las que igual venden pan, pescado congelado o la botella de lejía. Las de ultramarinos de toda la vida, que desaparecieron en las ciudades con la llegada de los supermercados, en varios pueblos de la provincia se han abierto como tiendas multiservicio en los últimos años: Hoz de Barbastro, Sangarrén, Monflorite-Lascasas, Jasa, Frula, Panillo o El Grado. En todas ellas se puede comprar además, unos kilos de recuerdos y unas buenas dosis de futuro. Sirven para ir a por huevos o el papel higiénico para el día a día o ante imprevistos pero, además, son un lugar de socialización para muchos mayores que pueden compartir pasado y futuro porque este servicio les permite vivir allí.

"Antiguamente se encontraban en el lavadero y ahora en la tienda multiservicios. Se sientan en las sillas y pasan un rato", comenta Juan José Millaruelo, alcalde de Hoz de Barbastro, primera localidad en abrir una en 2010 gracias a un convenio entre el Gobierno de Aragón, la Cámara de Comercio, la Diputación Provincial de Huesca y el Ayuntamiento, por el que se invirtieron entre 60.000 y 70.000 euros. En los últimos proyectos municipales, ya solo colaboraba la DPH. Hoy se puede decir que "ha sido un éxito, una de las mejores obras que hemos hecho", indica. El alguacil, Antonio Barrio, está al frente -en otros pueblos son familias de fuera- del único comercio de esta localidad del Somontano en la que de las 70 personas de duermen a diario, 40 superan los 85 años. "Es un servicio fundamental para la gente mayor y hasta se les sube la compra a casa", apunta el alcalde.

Con todo, "a veces me pregunto para qué tanto esfuerzo, porque en diez años no sé quién quedará aquí. La gente joven se va. La despoblación nos está matando. Pero lo que está claro es que sin estos servicios no habría nadie", reflexiona. En dos semanas, hemos tenido que cerrar cuatro casas por un fallecimiento y otros que han tenido que ir a la residencia. "Los pueblos si no por la Diputación nos habríamos muerto, porque del Gobierno de Aragón nos llega muy poco", denuncia este alcalde socialista. Además, impulsó un servicio de peluquería que atiende dos veces por semana una chica de Buera, que también se desplaza a Salas Altas y Naval. Y cuentan con botiquín de farmacia.

Este último servicio es habitual en muchos pueblos del entorno de la capital como los del área de influencia de las farmacias de Bolea, Angüés, Loporzano y Tierz. La farmacéutica de esta última, Esther Azón, atiende Quicena, Alerre, Monflorite, Lascasas, Banastás, Chimillas, e Igriés. "La gente mayor es la que más valora este servicio o la gente que está de baja, pero muchos jóvenes se van al centro de salud de Huesca Rural", comenta. "Hay pueblos que salen rentables pero otros ya no porque hay muy poca población. Pero siempre hay gente que te encarga alguna cosa más", indica. Azón se desplaza junto al médico, lo que también le permite tener en el botiquín la medicación adecuada.

Otro servicios viajan en furgonetas de panaderos, fruteros, pescaderos, peluqueros o podólogos que van de pueblo en pueblo prestando servicios. A las 10:15 de un día cualquiera el silencio en San Jorge, pueblo de colonización del municipio de Almudévar, se rompe con el sonido de la bocina del panadero de Tardienta. Brigi Barrios, de 93 años, y Mártires Visús, de 82, nunca faltan a la cita porque para ellas es fundamental este servicio, ya que no tendrían posibilidades de desplazarse a Almudévar o a Huesca. Aparecen Pilar, Tere o Ana y es también la excusa para verse entre las vecinas y cruzar unas palabras. "Venimos todos los días menos el domingo y nos sale rentable por el sábado que hay más gente, porque si no, esto se ha quedado abandonado. Pero a la gente mayor si le quitas el pan y las frutas o congelados que les traen otros días, lo dejas tirados. Si no tuvieran esto, tendrían que irse todos a vivir a la capital", comenta el panadero José Antonio Lisa, que lleva 16 años con el servicio; y su exsocio, ya jubilado, igual llevaba 40. Ya no quedan ni panaderías en los pueblos, dice. En el entorno, solo en Almudévar, Robres y Tardienta.

Con todo, a pesar de los esfuerzos por mantener los servicios, "la despoblación es un problema de difícil solución. Si los gobiernos no hacen algo más para cambiar esto, en pocos años los pueblos se abrirán en verano y los fines de semana", indica Juan José Millaruelo. Eso sí, se muestra convencido de que estos servicios contribuyen a frenar la despoblación. Al menos, a que sigan los mayores.