print
 
ALTO ARAGÓN - #CONTRALADESPOBLACIÓN

"Existe trabajo para jóvenes cualificados en el medio rural"

El Ceder Somontano reunió a una veintena de empresarios para dar a conocer el programa.
12
Comarcas y grupos de acción local impulsan el programa "Retorno del talento" para que universitarios puedan encontrar empleo

Es romper con la idea que existía hace veinte años de que los jóvenes que se marchaban a estudiar ya no tenían futuro en los pueblos. Todo ha cambiado y ahora hay muchas empresas del medio rural que necesitan cualificación". El presidente del Ceder Somontano, Mariano Altemir, tiene claro que es el momento de impulsar el "retorno del talento". Este es el nombre del plan incluido en el proyecto de cooperación Jóvenes Dinamizadores Rurales promovido por 14 grupos de acción local de Aragón, en el que participan 17 comarcas, que se pone ahora en marcha. El reto es facilitar las prácticas en empresas del medio rural para que los universitarios puedan volver y asentar población.



ELENA PUÉRTOLAS
28/04/2018

HUESCA.- "Muchos jóvenes se quieren quedar, pero ni habían contemplado la idea de poder tener un trabajo cualificado en su pueblo", comenta Sandra Fidalgo, una de las coordinadoras del proyecto, integrado en el Plan de Desarrollo Rural de Aragón 2014-2020, cofinanciado por el Gobierno de Aragón y el programa Feader de la Unión Europea. En la provincia, participan las comarcas del Somontano, el Sobrarbe, la Jacetania, La Hoya de Huesca y Los Monegros y, para organizar las prácticas, cuentan con la colaboración de Universa (Universidad de Zaragoza), la Uned y Feuz (Fundación Empresa-UZ). Además, colaboran entidades empresariales locales.

"Cuando vi que era para que los estudiantes puedan volver a su pueblo, me pareció una idea maravillosa, que va en la línea de la filosofía de nuestra empresa de estímulo a la economía local", comenta Lucila Facal, de la empresa Ordesano, que fabrica en Broto licores e infusiones con recetas tradicionales. De ahí, salió convencida de buscar a dos estudiantes en prácticas: uno de apoyo a las tareas de administración y otro para la gestión del almacén y la logística.

Fue una de las asistentes a la reunión que se celebró el jueves en la Comarca del Sobrarbe, organizada también por el Cedesor para explicar el programa. De hecho, las comarcas y grupos de acción local ya se han puesto en marcha. En el Somontano, ya se convocó una reunión el miércoles en el Ceder, a la que acudieron una veintena de empresarios, para que conocieran la iniciativa. Y, en la Jacetania, se lanzó el programa el pasado día 12 y desde entonces varias personas se han interesado. A partir de esta toma de contacto, se va a trabajar para que fructifiquen las primeras experiencias. Los estudiantes, por su parte, pueden aprovechar esta oportunidad que se les abre tanto para las prácticas obligatorias como para las voluntarias, así como para los trabajos de fin de grado o de máster.

¿Y qué perfil universitario puede necesitar un hotel rural? Por ejemplo, uno de comunicación para llevar las redes sociales, comenta Fidalgo. Además, para el próximo año se quiere ampliar a la Formación Profesional, explica, porque les vendrá muy bien a autónomos como fontaneros, electricistas... "Existe trabajo para jóvenes cualificados en el medio rural", indica una de las coordinadoras. Ni estudiantes ni empresas contemplaban esta posibilidad que ahora se abre. "Después valoraremos la pertinencia de repetir, pero aunque solo salga alguna colaboración, merecerá la pena", comenta el agente de desarrollo local de la Comarca del Sobrarbe, Alejandro Asín.

"SI SON DEL PUEBLO, ES MÁS FÁCIL QUE SE QUEDEN"

Aunque no se excluye a nadie, "el programa está orientado al retorno, porque lo que pasa con los trabajos cualificados en el medio rural es que cuando encuentran algo mejor se van y, si es alguien del pueblo, es más fácil que se quede", apunta Sandra Fidalgo, que trabaja en la zona Jiloca-Gallocanta. Ahora, además, muchas empresas del medio rural tendrán alumnos en prácticas por primera vez. "Se trata de intentar cubrir esa necesidad que tienen tanto las empresas como los jóvenes y las prácticas son una opción para conocerse", apunta Fidalgo.

Muchos estudiantes cuando solicitan prácticas ponen incluso su dirección del piso de Zaragoza porque entienden que es mejor para conseguirlas, cuenta Fidalgo como un detalle significativo. Por otro lado, las entidades que organizan las prácticas tampoco llegaban al medio rural para buscar más opciones. Ahora, a muchos les preguntarán si tienen posibilidades de irse a vivir a algún pueblo.

IMPULSO AL DESARROLLO RURAL

"Cuando hablamos en el territorio de desarrollo, muchas veces sale el tema de la fuga de talentos. Al menos, que la gente que quiera pueda hacer prácticas aquí. Tenemos que cambiar el sistema para frenar la despoblación", comenta Altemir, que es alcalde de Alquézar y también propietario de un hotel en esta localidad. "Es el momento de recoger lo que llevamos años sembrando, porque ahora hay una pujanza de la agroalimentación y del turismo", resalta. Por ello, organizaron el miércoles la reunión a la que asistieron una veintena de empresarios.

"Para las empresas pequeñas, es una opción muy buena porque así puedes valorar si el estudiante cumple su función. Mi objetivo es hacer después contrato fijo con un sueldo digno y, por supuesto, que las prácticas sean remuneradas. No me gusta que sean gratis porque demuestra un compromiso con la empresa", detalla Lula.

Ordesano nació en 2009 con la elaboración de un pacharán con la receta del bisabuelo de su marido. Después llegó el licor de moras, las infusiones, el orujo y la ginebra. Esta última, de la que fabrican 35.000 litros al año, superó todas sus expectativas. Para 2019, tienen previsto sacar dos nuevos productos. Cuatro personas trabajan ahora en Broto, además de tener representantes en Baleares, Levante; y ahora comenzará otro en Madrid. Ordesano, que surgió con la idea de que el visitante "se llevara un trocito de Ordesa a su casa", empieza a exportar a Italia, Bélgica y Reino Unido. Crece un 30 % al año y necesitará más personal.