print
 
ALTO ARAGÓN - CENTENARIO DE ORDESA

"Si algún fracaso se puede achacar, es el plan del bucardo, pero en Francia ya se extinguió en el XIX"




ELENA PUÉRTOLAS
01/05/2018

HUESCA.- "Cuando muere el último ejemplar de bucardo, la última hembra en el año 2000, es la constatación de lo que tenía que pasar. Se estuvo trabajando e intentando que no se perdiera pero era un hecho ya consumado", comenta el director del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Manuel Montes, sobre la extinción de esta especie para la que incluso se hicieron planes de clonación. "Si un fracaso se le puede achacar, es el plan del bucardo", pero recuerda que en la vertiente francesa esta especie de extinguió a finales del siglo XIX.

"Aquí se tenía una población menor de la que se pensaba y creo que ha sido un lujo tenerla", apunta Montes. "No se pueden criticar las decisiones de salvar la especie porque se ha hecho lo que se ha podido, pero la verdad es que era una población condenada al fracaso. Cuando desciende un umbral lo lógico es que termine extinguiéndose por endogamia", asegura el director del Parque nacional. Ahora, el último ejemplar, la hembra Celia o Laña -como se le llama en la zona-, se puede ver disecada en el centro de visitantes de Torla, en una sala dedicada a un antiguo director, Ricardo Pascual, que trabajó mucho por esta especie. Además, la exposición se completa con materiales alusivos de la Asociación de Amigos del Bucardo de Torla.

Ahora, la mirada está centrada en el zapatito de dama (especie de orquídea) y en el quebrantahuesos. En cuanto el zapatito de dama, hay un plan de recuperación en dos sectores del parque y en el Alto Gállego. "La especie estrella sería el quebrantahuesos", indica Montes, pero también resalta que el plan de recuperación va muy bien porque incluso se exportan ejemplares a los Picos de Europa, donde se ha conseguido que críen también allí.