print
 
SOMONTANO - #CONTRALADESPOBLACIÓN

Santa María de Dulcis reúne a cerca de 600 personas en su romería anual


12
El presidente de la DPH, Miguel Gracia, valoró la rehabilitación del templo y los itinerarios trazados en su entorno



ÁNGEL HUGUET
12/05/2018

BUERA.- La romería anual a la ermita de Santa María de Dulcis (1658-1664) ha reunido este sábado a cerca de 600 personas, entre ellas Miguel Gracia, presidente de la Diputación Provincial que asistió por primera vez con el alcalde anfitrión Mariano Lisa, el presidente de la Comarca, Jaime Facerías, la diputada Maribel de Pablo, alcaldes y vecinos de siete localidades Alquézar, Asque, Buera, Colungo, Huerta de Vero, Radiquero y San Pelegrín. Una de las mayores romerías en el Somontano con la próxima a Santa María de la Nuez que reunirá a vecinos de ocho núcleos.

La rehabilitación realizada en años anteriores con recursos institucionales, municipales y de vecinos, conservación de espacios naturales y los itinerarios trazados alrededor despertó el interés de Miguel Gracia y la consideración de "muestra efectiva contra la despoblación en el medio rural mediante el aprovechamiento de recursos en la zona, en torno al aceite y al vino". Al mismo tiempo, valoró "el esfuerzo de ayuntamientos implicados y de vecinos que lo hacen posible"

La procesión con cruces parroquiales, estandartes y pendones desde las proximidades del "bosque de los olivos" tuvo uno de sus momentos más emotivos con "la pleitesía" que rinden los vecinos de Radiquero a los participantes en la romería que pasan bajo el enorme pendón de color rojo que mueven Ceferino Altemir, Jesús Fumanal y José Antonio Sanz, con oficio y destreza para mantener el equilibrio.

El párroco José María Cabrero celebró la misa con Jesús Batalla y Jaime Mozás, jotas del rondador Paco Lasierra y de Antonio Lasierra, autor del CD reciente "Antonio canta a Colungo". La jornada de convivencia duró hasta media tarde tras una comida a la que asistió Josefina Gramisel, natural de Buera y vecina de Barbastro, que celebró 92 años con sus hijas Tere y Elena.

José María Cabrero se refirió "al milagro de Dulcis en manos de tantas generaciones de vecinos que durante siglos han venido a este lugar de devoción popular donde resplandecen las yeserías de arte mudéjar entre las tres mejores iglesias donde se conserva con Peralta de la Sal y Juseu. La tradición se remonta al siglo XIII con la primera ermita románica que hubo. Además de tres celebraciones específicas en mayo, agosto y octubre aquí viene gente casi todos los domingos".

La buena administración de recursos por donativos, colectas, rifas y lotería deja un saldo actual de 5.158 euros tras los gastos e ingresos anuales, según la declaración pública en el interior del santuario. Las necesidades actuales se limitan a "vigilar una grieta que ha aparecido en el altar" y limpieza en los alrededores según informó el párroco.

Por su parte, el alcalde Mariano Lisa destacó "la buena respuesta de la gente aunque es habitual" y respecto a las necesidades, "lo más importante ya está hecho y nuestro interés se centra en mantener este tesoro artístico y en proyectos de recuperación del entorno mediante consolidación de espacios y consolidar la Ruta del Aceite para enlazar Dulcis y el Bosque de los Olivos con el antiguo molino de Loscorrales".

La austeridad exterior de Santa María de Dulcis con fábrica de estilo barroco contrasta con la riqueza interior donde destaca la ornamentación excepcional de yeserías con motivos de tradición mudéjar en bóvedas, arcos, cúpula, presbiterio y capillas laterales. El conjunto está declarado Bien de Interés Cultural (BIC) desde 2002 y el edificio actual (1658-1664) se edificó en el mismo lugar donde se apareció la Virgen sobre un panal de abejas, según la tradición. De ahí, el nombre de Dulcis.