print
 
ALTO ARAGÓN - #CONTRALADESPOBLACIÓN

"Allué se despobló y un puente nos ha permitido venir a vivir"


Guadalupe Gil se trasladó con su familia al núcleo del Alto Gállego tras la mejora del acceso por parte de la DPH



ELENA PUÉRTOLAS
09/06/2018

HUESCA.- Un puente ha dado vida al pueblo de Allué, perteneciente a Sabiñánigo, que dependía del paso por un badén en el cauce del río Basa.

Guadalupe Gil se trasladó a vivir allí con su marido Jorge Frías y su hija pequeña nada más conocer que se iba a mejorar el acceso con la construcción de la estructura. Después de ellos, se ha instalado otro matrimonio que ha abierto un alojamiento de turismo rural. La mejora de una vía puede cambiar la historia de un pueblo, como el de Allué, ubicado junto a la actual Sabiñánigo-Fiscal (N-260), que quedó deshabitado décadas atrás.

"Antes de construirse el puente, con una niña recién nacida, no nos atrevíamos por si teníamos una emergencia y no podíamos cruzar el río", comenta Guadalupe, que ha vivido siempre en Sabiñánigo. Con todo, no fueron los primeros en repoblar Allué, donde desde hace unos 14 años también reside un padre con su hijo que ya es adolescente.

Coincidieron más o menos hace 15 años, cuando se enamoraron del pueblo y compraron la casa, al igual que un tercer vecino. No obstante, antiguos habitantes mantenían sus casas y acudían asiduamente, igual que hoy. Guadalupe y su marido fueron reconstruyendo la suya poco o poco y se trasladaban allí en verano, pero cuando tuvieron a la niña no se atrevían por las condiciones del acceso.

Fue en primavera de 2016 cuando hicieron las maletas y acabaron de acondicionar la casa para vivir allí. La Diputación Provincial de Huesca inició en noviembre de ese mismo año las obras de la vía, que se prolongaron hasta la siguiente primavera, con una inversión de 300.000 euros.

La institución supramunicipal destinó 5,5 millones de euros en 2017 para accesos a pueblos. De este modo, se ha actuado en Caladrones, Ciscar y Antenza (Benabarre), Espierba (Bielsa), Senz y Viu (Foradada del Toscar), Castejón de Sobrarbe, Latorre y La Pardina (Aínsa-Sobrarbe), Palo, Junzano, Ligüerre de Ara, El Soler, Cirés, Martes, Biascas de Obarra, Abi y Morillo de Sampietro.

En función del estado inicial, cambia el devenir del pueblo. La pista al núcleo de Muro de Bellos fue clave para que se convirtiera en escenario de rodaje de la película "Bajo la piel del lobo", protagonizada por Mario Casas. Al margen de la anécdota, abre opciones de futuro.

Allué es un claro ejemplo de cómo la mejora de servicios básicos puede cambiar la historia, ya que además de los vecinos habituales están los de segunda residencia, porque casi todas las casas están arregladas.

Antes de construir el puente, en una primavera de abundantes lluvias como esta se hubieran quedado incomunicados en muchas ocasiones, explica Gil. Al mismo tiempo, se arregló toda la pista de grava y está previsto poner el asfalto definitivo. Desde hace unos meses, se trabaja en el carril de deceleración desde Sabiñánigo, ya que con el nuevo puente se varió la entrada desde la N-260. "El acceso era lo que nos impedía vivir allí y cuando dijeron que ya estaba el dinero, los permisos y todo, nos decidimos. Allué se despobló hace varias décadas y un puente nos ha permitido ir", indica Gil.

De este modo, lo que fue en su día un pueblo deshabitado (nunca abandonado) y con dificultades de acceso, es hoy "como una urbanización, porque está muy cerca de Sabiñánigo y con la tranquilidad del campo. Es un estilo de vida. Para nosotros, más saludable y el ideal para nuestra hija".

Valeria, de 5 años, va al colegio a Sabiñánigo. La llevan sus padres porque optaron por otro centro que no les correspondía, pero si no, tendría transporte escolar. Guadalupe trabaja en Sabiñánigo y le cuesta menos de 10 minutos llegar a casa y su marido, en Formigal, por lo que ni siquiera nota la diferencia.

"Tenemos todos los servicios básicos, de basuras, agua, luz... No son podemos quejar", resalta. De hecho, agradece la labor del anterior concejal de Pueblos de Sabiñánigo, Rubén Villacampa, que puso mucho empeño en la traída del agua, ya que antes la red solo llegaba hasta Osán. Ahora, además, cuentan con alumbrado público con led.

NUEVOS HABITANTES EN NÚCLEOS DE CASTEJÓN DE SOS

También en el municipio de Castejón de Sos la reforma de la carretera de acceso a Arasán, Liri y Ramastué, que finalizó el año pasado tras intervenciones que se han sucedido durante 10 años, ha influido en el desarrollo de los pueblos, según explica el alcalde, José Manuel Abad. En este caso, no se trataba tanto de crear un nuevo acceso como de ensanchar la vía y mejorarla. Y esto también cambia el futuro de los pueblos. De hecho, en Liri se hizo una promoción de segunda residencia que, sin buenos accesos, no hubiera salido adelante.

Gente autóctona ya queda poca, pero hay una población itinerante dentro del valle que elige estos pueblos para vivir, donde los alquileres son más baratos que en las poblaciones más grandes como Benasque y Castejón", apunta Abad. Para ello, la mejora del acceso es fundamental, insiste. Es más, "los pueblos que no tienen un buen acceso terminan por desaparecer".

"La despoblación es un problema muy grave, pero tenemos una calidad de vida mucho mejor que en Zaragoza. Por ello, es lo que podemos ofrecer y en lo que podemos competir, que la calidad de vida sea lo mejor posible y en eso influye mucho la carretera", reflexiona.

Por ello, "menos mal que la Diputación se apiada y se acuerda de los municipios que no tenemos capacidad para muchas inversiones", apunta el alcalde del PAR.

También el alcalde socialista de Jaca, Juan Manuel Ramón, resalta que no se pueden quejar de la ayuda de la Diputación, que ha mejorado los accesos a Orante, Navasilla y Abay. Para este año, ya hay proyectos en marcha.