print
 
ALTO ARAGÓN - #CONTRALADESPOBLACIÓN

"No puede haber una solución urbana para los problemas rurales"


La presidenta de la Diputación de Palencia alerta en Huesca de que este año 36 capitales de provincia han perdido población



MARÍA JOSÉ LACASTA
15/07/2018

HUESCA.- La presidenta de la Diputación Provincial de Palencia, María Ángeles Armisén, reclamó, durante su estancia en Huesca con motivo de la Jornada sobre Despoblación Rural celebrada el pasado miércoles en la DPH, "una solución rural para problemas rurales, no una solución urbana para problemas rurales". Esta es una de las máximas que defendió para hacer frente a la despoblación (un fenómeno que Palencia también conoce muy bien), a la que sumó la comunicación "entendida en sus amplios conceptos", es decir la necesidad de contar con internet en el medio rural, para lo que se mostró a favor de destinar, al menos, los mismos recursos a comunicar personas que los que se destinan a comunicar territorios.

En este sentido, dijo que, aunque es necesario hacer carreteras y agilizar el transporte para mejorar la comunicación entre el medio rural y el urbano, en los tiempos que corren "la comunicación entre las personas supera la comunicación entre los territorios".

Armisén apuntó que son muchas y complejas las causas que confluyen para favorecer la despoblación, pero de entre ellas destacó "la radicalización del desequilibrio entre lo rural y los urbano", al tiempo que lamentó que "vamos hacia generaciones que no han conocido el medio rural y esas generaciones toman decisiones que afectan a toda la España de interior y a todo el medio rural".

La presidenta de la Diputación de Palencia, que recordó que el 80 por ciento de la población de España vive en el 20 por ciento del territorio, consideró que "el gran problema" para el cambio climático o para la gestión de los residuos no son los pequeños municipios sino las "súper poblaciones", por lo que cree que el problema del futuro de la sociedad española "no somos los pequeños municipios sino las súper poblaciones".

Es más, Armisén entiende que en un debate sobre la despoblación hay que abordar el fenómeno de las macro ciudades, que para ella son el problema y no los núcleos rurales. Para ilustrar este fenómeno, señaló que este año 36 capitales de provincia de España han perdido población, por "lo que no estamos hablando del medio rural, sino de la segunda emigración, la de las pequeñas capitales a las súper poblaciones".

"El medio rural- añadió- es sólo una parte del reto demográfico; es mucho más difícil solucionar los problemas de millones de personas" desde de un punto de vista economicista, "porque es mucho más caro gestionar los residuos de Barcelona o Madrid que los de municipios de 50 habitantes".

María Ángeles Armisén subrayó que, "al final, el medio rural somos los guardianes de lo que nos demanda el medio urbano: el agua, el medio ambiente, la energía, las materias primas, los alimentos ecológicos o naturales... todo eso lo tenemos en el medio rural y lo que es que se reconozca".

Por último, alabó algunas de las iniciativas puestas en marcha en el Alto Aragón, como Zona Cero u hoteles con encanto en zonas de montaña, y estimó que para que estas iniciativas tengan éxito deben surgir de gente que vive en el territorio.