print
 

Sánchez trabaja en la financiación autonómica


El presidente anunció durante su reunión con Javier Fernández que intentará cerrar el nuevo modelo antes del fin de la actual legislatura



EFE
26/07/2018

MADRID.- El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, ha trasladó ayer al presidente de Asturias, Javier Fernández, que intentará cerrar el nuevo modelo de financiación autonómica en esta legislatura, para lo que impulsará los trabajos en el Consejo de Política Fiscal y Financiera y en negociación multilateral.

Sánchez recibió ayer a Fernández durante hora y media en el Palacio de la Moncloa y en rueda de prensa posterior el responsable autonómico indicó que le había instado a aprobar el nuevo sistema al avanzar Sánchez que prevé agotar la legislatura y no adelantar las elecciones.

El presidente del Gobierno había reconocido al inicio de su mandato que no iba a ser posible aprobar un nuevo modelo de financiación en lo que resta de legislatura.

Sin embargo, el miércoles, según Fernández, precisó que es imposible lograrlo antes de las elecciones autonómicas de mayo del año que viene, pero que intentará cerrar el sistema antes de que concluya su mandato.

A pesar de la frialdad con que ambos se saludaron ante los periodistas al inicio del encuentro, Fernández, en la rueda de prensa, calificó la reunión de "muy positiva y satisfactoria", ya que Sánchez estuvo cercano a sus propuestas.

Reconoció que llegar a un acuerdo entre las comunidades para cerrar un nuevo sistema de financiación va a ser difícil porque cada una defiende sus intereses.

Tras reconocer que siempre ha habido problemas en cada renovación del modelo, precisó que defienden que se calculen las necesidades de gasto mientras que otras destacan la capacidad fiscal de cada una y abogó por el mantenimiento del "statu quo": "que ninguna pierda respecto al modelo anterior".

Es partidario de la nivelación "total" de los servicios, pero no quieren más transferencias de capacidad fiscal o normativa, sino un equilibrio de los tributos cedidos.

Aseveró que su postura es compartida por los presidentes de Aragón, Galicia y Castilla y León, a los que ha descartado dirigirse para, en el caso de las dos últimas comunidades, que influyan en el PP y que vote a favor de la flexibilización de la senda de estabilidad.

Admitió que con ellos tuvo encuentros y "puntos de acuerdo" sobre la financiación y que continuarán esas reuniones, pero que la flexibilización del déficit, que se plantea ahora, "no forma parte" de la financiación, sino de la capacidad de gasto.

No obstante, consideró un "error" y malo para las comunidades que el PP se oponga a que las autonomías tengan "cierto margen" autorizado por Bruselas, por lo que les pide que revisen su posición.

El presidente asturiano pidió finalmente que el debate sobre la financiación se desarrolle de manera "inequívocamente multilateral".