print
 
LA HOYA

Ibieca viaja al siglo XIII para revivir un hospital de la Edad Media


1234
Este domingo cuenta también con actividades como el juicio a un miembro de la Orden de San Juan



ELOY CAMPO
19/08/2018

HUESCA.- La Iglesia de San Miguel de Foces (Ibieca) acoge este fin de semana la Recreación Medieval de Foces 2018, que cumple su séptima edición. La abadía, construida en 1249 y donada a la Orden de San Juan de Jerusalén diez años después, fue un hospital medieval caracterizado por ofrecer asilo y reposo a los peregrinos del Camino de Santiago en la época. La institución no era de carácter sanitario, sino caritativo, por lo que cuando llegaban peregrinos se les cuidaba e intentaba sanar de los males que padecían.

Enrique Villuendas, presidente del grupo de recreación medieval "Feudorum Domini", explica que "la idea de este año era la de recuperar el planteamiento original de la Iglesia de San Miguel de Foces como un hospital medieval, con todo lo que lleva consigo, como la infraestructura del hospital y el personal que se hacía cargo de él". El grupo "Feudorum Domini" ha sido el encargado de la organización del evento y, como en años anteriores, ha estado acompañado por distintos grupos de recreación, llegados desde varios rincones de España e incluso Francia, llegando a sumar alrededor de 50 o 60 recreadores históricos.

A la entrada del "Hospitium", tras el recibimiento y el registro a cargo de uno de los hermanos, a los peregrinos que llegasen a la abadía se les asignaba una cama, para después darles una hogaza de pan, una limpieza de pies y la opción de comulgar, dado el carácter religioso del hospital. La recreación no tenía un hilo conductor como en otros años, una narración lineal sobre la que volver a contar la historia, sino que el protagonismo del evento recaía sobre el hospital y su día a día. Las caracterizaciones englobaban a monjas, campesinos, curanderos, eclesiásticos o caballeros sanjuanistas; mientras que los acontecimientos albergaban desde la muerte de peregrinos a la peregrinación en busca de la salvación de un hombre, caído enfermo minutos antes.

En la mañana de ayer sábado, uno de los acontecimientos incluía el asalto a un grupo de peregrinaje cometido por una cuadrilla de prófugos de la justicia en los alrededores de una cueva. Para Enrique Villuendas, el asalto en la cueva fue una sorpresa, porque "el evento se va desarrollando por sí mismo y hay aspectos que ni siquiera conozco, son obra de otros grupos que aportan su creatividad durante las recreaciones".

Uno de los recreadores históricos, José Gil -Juan de Montalbán en la recreación- llegado desde Madrid y miembro del grupo de recreación histórica "Anima Veritas", comenta la necesidad de este tipo de eventos, al que acude por segundo año consecutivo, y la intrusión en la la recreación histórica que se ha vivido en los últimos años. "Antes, una recreación era lo que se está haciendo aquí, en Ibieca, el recrear algún acontecimiento o momento concreto de la historia". "Ahora ya se llama recreación a cualquier mercadillo de temática medieval", precisaba.

Otra de las asociaciones que participan en el evento es la agrupación "Damas de Salem", llegada desde Barcelona y siendo éste su primer año en Ibieca. El grupo se caracteriza en sus recreaciones por "potenciar la vida de la mujer a lo largo de la historia, por eso acudimos vestidas de monjas. Básicamente, nos dedicamos al mundo de la mujer, aunque también tenemos componentes masculinos en el grupo", explica una de las integrantes.

La recreación iba a continuar durante todo el día, haciendo pausas para comer y para cenar, pero siguiendo la dinámica de representaciones acordes a la vida en el hospital medieval. A las 18:30 horas, la iglesia abrió sus puertas a las visitas guiadas, donde aquellos que acudieron pudieron visualizar y conocer mejor cómo era un hospital en la época del medievo. Para este domingo, las actividades siguen en la misma línea, con recreaciones como el juicio a un miembro de la Orden de San Juan.