print
 

El Ciclo de Órgano de Torreciudad bate su récord de asistencia


Cerca de 600 personas asisten al recital de Maite Aranzabal y Justo Sanz



D. A.
19/08/2018

HUESCA.- Cerca de seiscientas personas abarrotaron la iglesia de Torreciudad el pasado viernes para asistir a la tercera actuación del Ciclo Internacional de Órgano, que se celebra durante el mes de agosto en el santuario altoaragonés. Esta asistencia constituye una cifra récord en la historia del Ciclo, que cumple este año su edición número veinticuatro.

Los intérpretes fueron Justo Sanz (clarinete) y Maite Aranzabal (órgano), que desarrollaron un programa muy asequible para el público. Varios músicos y organistas asistentes agradecieron este esfuerzo de acercamiento popular al órgano que lleva a cabo el Ciclo desde hace varios años, cuando decidió apostar por los conciertos de instrumentos solistas junto al órgano.

La actuación comenzó con el Estudio melódico, del clarinetista y compositor Miguel Yuste, a la que siguieron El paño moruno, Nana y Jota, de las Siete canciones populares del también español Manuel de Falla. Del italiano Nino Rota, famoso creador de bandas sonoras, se pudo escuchar su Sonata en Re Mayor, cuyo primer movimiento es una pieza pacífica, tranquila, introvertida y reflexiva, sensaciones provocadas por sus arpegios y melodías.

Heinrich Joseph Baermann, virtuoso clarinetista del romanticismo alemán, compuso el Quinteto en mi bemol mayor, op. 23, para clarinete y cuarteto de cuerdas, del que los músicos interpretaron el Adagio, de tal belleza que durante muchos años fue atribuido erróneamente al propio Richard Wagner. En este recorrido europeo, de Alemania se pasó a Francia, con el organista, compositor y profesor Charles Marie Widor y su Introducción y Rondó, pieza que explota el clarinete en todo su potencial, creando un rendimiento desafiante pero emocionante en el instrumento.

A continuación, tuvo lugar el estreno absoluto de la obra Ob-audire, Op.156, del compositor Antonio Noguera, que la presentó personalmente al público asistente. Es una obra en honor a la Virgen de Torreciudad elaborada a partir de algunas melodías propias del santuario. Para el compositor, este estreno supone la culminación de un anhelo y un sueño que surgió en su interior al apreciar las posibilidades tímbricas del órgano de Torreciudad cuando visitó por primera vez el santuario con 15 años.

Finalmente, de Pedro Iturralde, uno de los mayores exponentes del jazz en España que participó en 2014 en el Ciclo, interpretó Miniatura impromptu, Balada Galaica y Czardas. Como en el resto de las obras, deslumbró el colorido del órgano con todos sus registros.

La clausura del ciclo será el próximo viernes 24 de agosto y correrá a cargo del dúo formado por Isabelle Lagors y Christian Ott, procedentes de Versalles. Siempre están buscando ampliar su repertorio con obras menos conocidas y haciendo transcripciones de otras más cercanas al público.