print
 

El Festival Clásicos en la frontera afronta su recta final


12
El pianista Christoph Soldan y la voz de Alena Dantcheva cautivan al público



ELENA FORTUÑO
21/08/2018

GRAUS.- El Festival de la Ribagorza XII Clásicos en la frontera afronta su recta final de cara a su clausura por parte del ensemble de cuerda Al Ayre Español que pondrá el broche el domingo en Benabarre.

El certamen termina manteniendo el apoyo incondicional y masivo del público y una gran calidad en los conciertos, como pudo comprobarse el pasado fin de semana.

El pianista y director alemán Christoph Soldan encandiló al público en la basílica de la Peña el pasado sábado, mientras que la impresionante voz de Alena Dantcheva hizo vibrar el abarrotado monasterio de Obarra al día siguiente. Este recital de canto, además, dado que el músico de la tiorba era italiano, estuvo dedicado a las víctimas del puente de Génova derrumbado recientemente.

El ensemble de cuerda Al Ayre Español que dirige su fundador, el músico zaragozano Eduardo López Banzo, cerrará el domingo 26 de agosto en la iglesia parroquial de Benabarre el Festival de la Ribagorza XII Clásicos en la frontera , algo más de un mes después del arranque de esta cita, imprescindible en el verano ribagorzano. Al Ayre Español está integrado por Alexis Aguado (violín I), Kepa Arteche (violín II), Leonardo Luckert (violonchelo), Xisco Aguiló (contrabajo) y Eduardo López Banzo (clave). La formación, fundada hace treinta años, en 1988, para hacer frente a los tópicos que en aquel entonces rodeaban las interpretaciones de la música barroca española, ofrecerá en Benabarre cuatro sonatas de G.F. Händel, dos para abrir el recital y dos para cerrarlo y, en el centro de la actuación, dos piezas de H. Purcell, Ground, Z. D222 y Suite en Remayo Z.667.

La víspera, el sábado 25 de agosto, el festival ribagorzano recalará en La Puebla de Castro con el recital de voz y piano de la mezzosoprano Marie Cubaynes, acompañada por François Riu-Barotte.

El programa previsto para La Puebla constará de dos partes e incluyó obras de M. Ravel, H. Duparc, J. Massenet, O. Merikanto, J. Sibelius, D. De Severac, J. Turina y, para concluir, G. Bizet. El recital también tendrá lugar en la iglesia parroquial a las 20 horas.

Clásicos afronta ese colofón tras un intenso fin de semana en el que pudo disfrutarse de dos conciertos excelentes.

El primero de ellos tuvo lugar en el atardecer del pasado sábado en el claustro de la basílica de la Virgen de la Peña y corrió a cargo del pianista y director de orquesta alemán Christoph Soldan, que hizo gala de un gran virtuosismo no exento de expresividad y matices. El recital, íntegramente con música del siglo XVIII, comenzó con una sonata de Haydn, seguida de otra de Mozart con la que se cerró la primera parte de su actuación.

En la segunda mitad, Soldan interpretó la Piano sonata c-minor Op 111 de Beethoven que explicó previamente al público, al tratarse de una pieza extraordinaria que se alejaba de los cánones. Los asistentes, puestos en pie, pidieron una nueva obra para despedir al músico alemán.

La siguiente y exitosa actuación del fin de semana tuvo lugar el domingo en el monasterio de Obarra y vino de la mano de la soprano Alena Dantcheva, muy vinculada familiarmente a Ribagorza, aunque natural de Sofia (Bulgaria).

Acompañada a la tiorba por Michele Pasotti, Dantcheva cantó en Obarra varias obras de S. D"India, no en vano el recital llevaba por título Voi ch"ascoltate Arie e lamenti di Sigismondo d"India, así como una de A. Piccini y dos de C.C. Kapsberger, en un repertorio íntegramente de principios el siglo XVII que encandiló a quienes acudieron al monasterio.