print
 

Quejas por el incremento de palomas en un edificio vacío


12
La aves acceden desde hace tiempo al patio interior del inmueble, que comparte espacio con otro habitado del pasaje Burgos



J. ARNAL
04/09/2018

HUESCA.- El edificio de viviendas de Masari situado entre las calles Calatayud y Doña Sancha no he llegado a ser habitado desde su construcción hace más de una décadas, pero desde hace tiempo las palomas han comenzado a copar los huecos disponibles en las terrazas de uno de los patios interiores, que comparte espacio con otro edificio habitado del pasaje Burgos. Esa situación, que ha experimentado un "incremento exponencial", según ha comentado una de las vecinas afectadas, con las consiguientes molestias y problemas de salubridad.

Alrededor de la mitad de los propietarios de este inmueble está afectada por la presencia de las palomas que han "infestado" de excrementos el patio y las terrazas, en un estado "lamentable", ha insistido la vecina, viendo que en el edificio vacío nadie ni nada "les molestaba". En determinados momentos del día, "casi da miedo, con cientos de palomas, como si fuera una película de Hitchcock".

Aparte de las consecuencias que puede tener la presencia de estos animales, a nivel de higiene, se une la preocupación por el "abandono" que sufre el edificio colindante. "El edificio lleva 15 años cerrado. No vive nadie ni lo mantienen, y se ha ido deteriorando", con lo que temen que algunos de los elementos que están en las terrazas, como las calderas, "salgan volando" en alguna tormenta.

Por el momento, la comunidad de propietarios no ha tomado ninguna medida al respecto, ni lo han puesto en conocimiento del servicio de Medio Ambiente del Ayuntamiento, aunque sí que lo han abordado en alguna reunión "sin tomar una decisión en firme", ha apuntado la vecina consultada.

Desde la constructora que, recordemos, ha pasado por un proceso concursal, apuntaron que suelen acudir con frecuencia a comprobar que todo esté en orden en el edificio, especialmente en la zona de garajes, que también se ha visto afectada por inundaciones, pero no tenían constancia de la presencia de estas aves en el patio interior.