print
 
EDITORIAL

La imprescindible figura de Javier Camarón




Diario del Altoaragón
09/09/2018

C UANDO hace apenas tres jornadas conocimos la inminencia irrevocable del adiós de Javier Camarón, un escalofrío acompañado de pesar recorrió el ánimo de quienes tuvimos ocasión de conocerle en diferentes facetas. Recuperados del fatal golpe, y con esa necesidad capitaneada por nuestro jefe de Deportes y amigo de Javier, Miguel Ángel Blasco, se inició una labor recopilatoria de su pródiga e intensa obra en esta vida. Hasta tal punto es una justicia recordarlo que, en verdad, tan sólo estamos tratando de proyectar para la Huesca de hoy y para las venideras la figura de un oscense imprescindible, de un gran hombre que, en todas sus facetas, dejó una honda huella. De una persona que, envuelta siempre en un halo de sencillez y de sabiduría, representa los valores que todos deseamos para nuestra ciudad y para su ciudadanía.

En una breve remembranza que nos sirva, además, de lección, resulta obligado apelar a una ejecutoria rica en vivencias y prolija en la influencia en su entorno. Nunca dejó a nadie indiferente dentro de su humildad, porque fue el cimiento que le convirtió en el segundo jugador con más partidos en la historia de la Sociedad Deportiva Huesca, para la que entregó con compromiso de primera. Se erigió, además, en un modelo contagioso de promoción de todo el deporte, singularmente el atletismo, y de los hábitos saludables que predicó y practicó. Y entre la prédica y la práctica, los enseñó en su labor docente con una educación en la que siempre, sin presuntuosidad, los alumnos veían en él un buen espejo para avanzar en el edificio de la convivencia. Como la curiosidad, la observación y el amor por su tierra le empujaba, también se desenvolvió en el difícil terreno de la empresa, con sus riesgos y con la gratificante generación de actividad. Hoy, conscientes de que no podemos dejar ir a Javier sin más, le acompañaremos en su marcha, en la que deja la estela de un hombre bueno y siempre imprescindible.