print
 

Javier Camarón: recuerdos de un referente y de una figura irrepetible


Lasaosa, Petón, Castán, Berti y Constante, compañeros de viaje, destacan los valores de Javier Camarón



M. A. B.
09/09/2018

HUESCA.- Un escalofrío recorrió todos los ámbitos de la ciudad y provincia al conocerse la muerte de Javier Camarón. Dolor, consternación, un mar de lágrimas y recuerdos y anécdotas para dar y tomar de quien fue todo un referente en el deporte, la docencia y la iniciativa empresarial con reacciones muy sentidas.

El presidente del Huesca, Agustín Lasaosa, compartió pupupitre y dio los primeras pasos en el fútbol con Camarón. "Hemos ido de la mano, salimos del Dosa y del Lamusa y debutamos juntos en el Huesca", recuerda. Luego sus caminos se separaron, coincidieron como rivales cuando uno estaba en el Tenerife y Logroñés y otro en el Alcalá y el Rayo. Volvieron a lucir de azulgranas ya como veteranos. "Ha sido un mazazo. En una ciudad tan pequeña donde todos nos conocemos, y con la carga emocional que lleva ahora el Huesca, una noticia así es un acontecimiento. Sorprende por lo joven que era. Estaba al tanto de este sufrimiento que ha tenido y su respuesta ha sido la que ha mostrado siempre. Javier era muy duro y con una mentalidad muy fuerte que le ha ayudado a superar problemas. Es una auténtica pena que nos deje con 60 años y de todo corazón, a nivel personal y desde el club, lamentamos profundamente su pérdida", señala Lasaosa.

También desde la entidad azulgrana se pronunció Petón, compañero de vestuarios desde que aterrizó en el Huesca y también socio en alguna aventura empresarial. "Ha sido un guadañazo al cuello", lamentó el consejero del Huesca y presidente de la Fundación Alcoraz, que mantuvo una gran amistad con Javier Camarón desde el minuto cero. "Atleta excelente, muy buen jugador de fútbol por sus condiciones físicas. Era un jugador alemán en aquellos años", recuerda Petón, quien destaca la "extraordinaria sensibilidad con los suyos y un amigo de una gran categoría". No oculta que, al conocer su estado terminal se le escaparon lágrimas al recurrir a su álbum de fotos históricas aunque su imagen permanente es la de "ver siempre a Javier Camarón en chandal". Destaca el "amor superlativo" que profesó hacia el Huesca. "Se me va un amigo irrepetible y es momento de cerrar filas y acordarnos mucho de él porque es una de las mejores personas que he conocido y el deportista más completo que hemos tenido. Es una de las muertes más duras que he vivido. Espero que el próximo viernes estemos, como mínimo, a la altura de nuestro capitán".

A José Luis Castán, entrenador de la Zoiti y el primero que tuvo Camarón, se le saltaban las lágrimas al recordar su figura. "Nos ha dejado en estado de shock. Con el tiempo reconoceremos la gran persona que era. Siempre fue una luz y un referente, responsable donde los haya. Era un tío sensato, con ideas muy avanzadas y una gran visión de futuro. Era una mente privilegiada y ejemplar en el ámbito familiar y en todos los terrenos en los que se movía".

Otro de sus amigos íntimos, Roberto Dieste, Berti, presidente del CA Intec-Zoiti, estaba visiblemente afectado. "Nos deja un enamorado del atletismo. Estaba muy implicado, nos orientaba mucho y sus consejos y comentarios valían y pesaban mucho. Viajó con el equipo de Primera División y estaba al tanto de lo que hacían nuestras jóvenes promesas. Es una pérdida irreparable que nos deja una enorme tristeza. Javier se dejaba querer por todos y nadie le regaló nada. Deja un gran legado y una buena semilla".

Ricardo Constante, presidente del Badminton Huesca, conoció a Camarón en Madrid, durante la carrera universitaria. Fue el punto de partida de una gran amistad y de un largo recorrido que han compartido a nivel empresarial y también en la docencia. "Este es un momento tremendo porque hemos estado horas y horas mano a mano. Javier ha sido siempre un luchador, un visionario con las ideas que aportaba, no se ha tambaleado nunca y ha sido fiel a sí mismo y a sus principios. Y por mal que fueran las cosas, la amistad siempre estuvo por encima de todo. Ha sido discreto hasta el final", comentaba con mucho pesar, para reivindicar lo que hizo Camarón también por el badminton. "Tal vez de cara al exterior no se le relacione mucho pero en Pista Libre -el último proyecto empresarial- era la cabeza pensante y en los grandes torneos siempre era el ideólogo. Tenía unas manos grandes como su corazón y mucha magia. Sabía cómo enfocar las crisis y los miedos. Era un masajista del alma. Cabal y serio, muy comprometido y entregado en el mundo de la enseñanza, su muerte nos deja a todos huérfanos".