print
 
EDITORIAL

Baños de realidad en torno a Cataluña




Diario del Altoaragón
12/09/2018

Asfixiados por el ambiente irrespirable en torno a Cataluña, los contendientes en un combate terrible y multilateral olvidan la capacidad analítica que se nos supone al ser humano. Para limpiar la atmósfera, se precisan muchos baños de realidad. Los que deben darse los independentistas para acabar con ensoñaciones y mentiras. Para pagar sus pensiones en un sistema que estaría en quiebra, para abonar las nóminas a sus funcionarios que son posibles por la contribución del Fondo de Liquidez Autonómica, para que sus empresas tengan oportunidades de exportar libremente dentro de la Unión Europea, para pertenecer a esta Europa abierta, para ser competitivos, necesitan a España. Precisan, además, de un rigor histórico del que adolecen en unas interpretaciones falsarias y abyectas para seguir engañando, con la complicidad de una educación sectaria y unos medios públicos subsidiados, a la población.

En la otra parte, la del Estado de Derecho y la exigencia de la ley como exigen los regímenes democráticos, sólo un baño de realidad les puede permitir dimensionar el reto que afrontamos. Los partidos constitucionalistas deben armonizar, cuando se trata de un asunto trascendental para la propia convivencia de España como la conocemos y cuando se ha de garantizar el derecho de al menos la mitad de los catalanes, sus discursos ante las amenazas de un lenguaje belicoso pero inequívoco: como los niños en sus pataletas, Torra, Puigdemont y sus acólitos repiten ansiosamente los mismos vocablos, como república, independencia o soberanía. Y así, en esos términos, hallar puntos de confluencia es harto complicado, pero la firmeza bien entendida sí puede propiciar la comprensión de que, por esa vía, no hay encuentro posible. Hay que dibujar cauces sin perder la perspectiva.