print
 
CINCA MEDIO - CAZA

Pablo Canales, Carlos Perallón y Julián Oliván, en el Campeonato de España de Caza San Huberto


Representarán a Aragón junto con dos zaragozanos, el 15 y 16 de septiembre en A Coruña



F. J. PORQUET
12/09/2018

MONZÓN.- Pablo Canales, de Cofita, Carlos Perallón, de Monzón, y Julián Oliván, de Barbastro, son los tres altoaragoneses que, junto con dos zaragozanos, representarán a Aragón en el XXXVII Campeonato de España de Caza San Huberto, competición que se disputará los días 15 y 16 de septiembre en la localidad coruñesa de Puentes de García Rodríguez.

Las tres escopetas se clasificaron en el Provincial e hicieron una meritoria actuación en el Regional al ocupar los puestos segundo, tercero y cuarto (Pablo, Carlos y Julián). El barbastrense fue campeón de Aragón entre 2015 y 2017 y ha participado en dos campeonatos del mundo.

La Federación Española de Caza detalla: "La finalidad de los campeonatos San Huberto es la de promover y valorar el espíritu deportivo del cazador, las cualidades naturales y adiestramiento del perro, así como la educación venatoria del mismo, mediante una competición de alto nivel que ponga de manifiesto los aspectos técnicos de la caza y que aspire a la enseñanza de los cazadores, con el máximo respeto a la naturaleza y el entorno".

Canales, Perallón y Oliván participarán en la categoría de "perros de muestra" (la otra es la de "levantadores"). Cuando el perro olfatea una pieza a unos veinte metros, se queda "clavado" e indica con su postura el lugar. Mediante un silbato o el chasquido de los dedos, el cazador le ordena que se adelante. Vuelve a pararse, el ave (perdiz o faisán) levanta el vuelo, suena el disparo, la pieza cae y el perro se queda impertérrito hasta que el dueño le dice "cobra".

La prueba se desarrollará en espacios naturales en los que los organizadores habrán "sembrado" perdices rojas de granja. Perallón apunta: "Cada cual hace un recorrido de unos veinte minutos por un terreno en el que hay tres perdices escondidas. Las aturden un poco y se quedan en el suelo, entre la vegetación. De las tres, tenemos que abatir dos. Los jueces puntúan las piezas cazadas, el número de disparos (es importante cuando se produce un empate), el comportamiento del cazador y la relación con el perro".

Estos días, los altoaragoneses entrenan en un coto cercano a Barbastro. Los perros están preparados y los cazadores viajarán con la esperanza de volver con alguna copa (no será fácil porque se han iscrito las 60 mejores escopetas de España). Perallón apunta: "Más de 900 kilómetros para una actuación de veinte minutos, o dos si pasas a la final. La caza San Huberto te ha de gustar, y a nosotros nos tiene enganchados".