print
 
ALTO ARAGÓN - INFORMACIÓN PATROCINADA POR DIPUTACIÓN Y MULTICAJA
#CONTRALADESPOBLACIÓN

Fran Santolaria: "La ganadería extensiva es la que más población asienta, pero necesita medidas"


El presidente de Oviaragón, alerta del peligro de que el ovino desaparezca



E. PUÉRTOLAS
06/10/2018

HUESCA.- Año 2020. ¿Qué cambios habrá para el ovino en las ayudas de la PAC (Política Agraria Común De esta respuesta dependerá el futuro de muchas explotaciones. Otros, sin relevo generacional, echarán el cierre. El presidente de Oviaragón Grupo Pastores, Fran Santolaria, defiende "la ganadería familiar para luchar contra la despoblación" y el modelo de trabajo de esta cooperativa como "ejemplo de vertebración del territorio", ya que acuden a recoger corderos de un ganadero a cualquier pueblo. Para ello, reclama ayudas y alerta del peligro de desaparición del sector, con las consecuencias sociales y medioambientales que conllevaría y que ya se están viendo.

El grupo Pastores tiene 800 socios de más de 400 pueblos, que suman 400.000 ovejas y gestionan un millón de hectáreas, resaltó Santolaria, miembro del sindicato UPA, alcalde y ganadero en Alerre, en el I Congreso Agroalimentario de Aragón, organizado por DIARIO DEL ALTOARAGÓN y Radio Huesca, que se celebró el jueves día 4 en el Palacio de Congresos de la capital oscense, con la asistencia de más de 300 personas. Trabajan para conseguir una marca única y para que una voz al unísono con un mismo mensaje llegue al gobierno.

"A todo el mundo se le llena la boca con la despoblación, pero creo que tendrían que intentar apoyar más al sector ovino ahora que es posible todavía, porque como pasen unos cuantos años... ya será tarde", indica Santolaria, convencido de que es el sector que más asienta población en el medio rural porque es necesario vivir cerca del rebaño. "En pocos años, la cabaña se ha reducido a la mitad", asegura. "Si no actúan pronto... muchos están esperando a ver qué pasa con la PAC en 2020", indica, al tiempo que resalta que otro problema es que hay gente sin ovejas que cobra los derechos acoplados. "Es incongruente", dice.

Hay dos pilares fundamentales para este sector: la competitividad y las ayudas. "Con las ayudas, la sociedad pagaría al sector extensivo la labor medioambiental que estamos haciendo", indica. Por ejemplo, "¿por qué está Ordesa así Porque hay una carga ganadera, si no estaría todo cerrado (por la maleza). Y todos los montes, igual", destaca. Estas ayudas permitirían una mayor rentabilidad, lo que redundaría en mejorar la calidad de vida de los ganaderos. "Podremos hacer las explotaciones más acordes con los tiempos, porque no puede ser que un pastor esté 365 días; pero sin rentabilidad ni se puede contratar a otro ni modernizar", indica. "El sector ovino tiene que ser competitivo y con calidad de vida. Si no conseguimos eso, nadie se va a incorporar" asegura. Por ello, Oviaragón trabaja en la mejora genética y en la innovación, para aumentar la producción. "No se puede estar en un sector por filosofía, al final tiene que ser rentable".