print
 
SOBRARBE - CENTRALES HIDOELÉCTRICAS

Barrosa volverá a producir energía pero sin beneficios para el territorio


La CHE saca a concurso la explotación temporal del salto, cerrado desde marzo



ELENA PUÉRTOLAS
03/01/2019

HUESCA.- La central hidroeléctrica de Barrosa, en el término municipal de Bielsa, volverá a producir energía tras diez meses cerrada pero, por el momento, sin generar beneficios para el territorio. La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha sacado a concurso la explotación del salto, pero solo por un periodo de doce meses.El organismo de cuenca ya indicó a este periódico a finales de septiembre que sería "temporal" mientras se redactan las condiciones para una nueva adjudicación a largo plazo, después de que caducara la concesión de 75 años.

En esas nuevas condiciones es donde el territorio reclama que se contemplen medidas de restitución. Así lo ha pedido el Ayuntamiento en los tribunales, igual que Adelpa (Asociación de Entidades Locales), la Diputación Provincial y el Gobierno de Aragón. Y, recientemente, el Congreso también instó al Gobierno central a que se reconozcan por ley. Sin embargo, este no es el objeto del contrato de servicios de operación, mantenimiento y gestión de incidencias de la central hidroeléctrica de Barrosa, que se ha licitado por un importe de 348.543,72 euros para doce meses. Con todo, tardará en resolverse porque hay plazo para presentar las ofertas hasta el día 4 de febrero y un mes después se acabarán de abrir los documentos.

La finalidad es poner en marcha las turbinas para reactivar la producción de energía en las instalaciones que Corporación Acciona Hidráulica S. L. U. entregó en parada segura a finales de febrero de este año, en cumplimiento de la resolución del Ministerio de Medio Ambiente (ahora Transición Ecológica) de 29 de diciembre de 2016. De este modo, esta instalación de 3,6 MW, situada junto a la A-138 entre el núcleo de Bielsa y la frontera con Francia, fue la segunda recuperada por el Gobierno central, después de la de El Pueyo de Jaca.

 

"NO HAY DONDE LLAMAR"

 

Acciona entregó al mismo tiempo la central de Urdiceto (7,2 MW), en el mismo municipio de Bielsa, en virtud de la resolución de reversión al Estado de 21 de marzo de 2017. Sin embargo, esta no se pondrá en marcha. Ambas resoluciones están recurridas por el Ayuntamiento de Bielsa en la Audiencia Nacional. Su alcalde, Miguel Noguero, considera que contratar una empresa de mantenimiento es "un parche para que no se les vayan los plazos". Sin embargo, denuncia que la reversión al Estado de las centrales es un "proceso muy lento", que los plazos se dilatan y que, además, "no son nada transparentes". De hecho, el Ayuntamiento carece de información y "no hay puerta donde llamar", añade Noguero.

Aunque le parece bien que se vuelva a poner en marcha la central de Barrosa, lamenta que "no va a dar beneficios al territorio". Además, le preocupa qué empresa la gestionará y cómo venderá la energía porque, según los expertos, venderla bien en el mercado no es nada fácil.

Cuando la CHE indicó que iba a explotar temporalmente la central de Barrosa, también apuntó que para la reactivación de la de Urdiceto valoraría la necesidad de hacer obras, que se le exigirían a la anterior adjudicataria. Sin embargo, desde noviembre hasta mayo o junio es prácticamente inaccesible, porque acostumbra a haber nieve en la zona.

En este tiempo desde la reversión de la central de El Pueyo, la CHE también ha recuperado la Auxiliar de Campo. Además, la central de Lafortunada-Cinqueta, la más potente de la cuenca en la que se encuentran Barrosa y Urdiceto, sigue en manos privadas a pesar de la resolución de 18 de diciembre de 2017. Endesa, la concesionaria, acudió a los tribunales.