print
 
COOPERACIÓN INTERNACIONAL

Una exposición revela a los oscenses que "con muy poco se puede hacer mucho"


La ONG Monegros con Nicaragua inauguró este martes una muestra en el Benito Moliner de Huesca



BEGOÑA SIERRA
09/01/2019

HUESCA.- "En el mundo hay suficientes recursos para todos, lo que pasa es que están muy mal repartidos y nosotros somos la prueba de que con muy poco se puede hacer mucho por los demás". Con estas palabras resume Antonio Brosed, presidente de la ONG Monegros con Nicaragua e impulsor de un humilde proyecto de ayuda al desarrollo que actúa en la ciudad de Ocotal desde 1998, el mensaje que lanza la exposición 20 años cumpliendo sueños, que acoge desde este martes el vestíbulo del Centro Cultural Manuel Benito Moliner, de Huesca.

La muestra retrospectiva conmemora las dos décadas de cooperación de esta oenegé que hace balance de su actividad desde una serie de paneles informativos que hablan de sueños cumplidos y que se pueden contemplar hasta el próximo 22 de enero. La exposición fue inaugurada este martes por la tarde en el Benito Moliner en un acto presentado por el periodista Rubén Darío Núñez, miembro de la ONG Monegros con Nicaragua, y que contó con la presencia de Javier Oliván, director general de Participación, Transparencia, Cooperación y Voluntariado del Gobierno de Aragón, Elisa Sancho, vicepresidenta de la Diputación Provincial de Huesca (DPH), y Yolanda de Miguel, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Huesca.

Estas tres instituciones han colaborado junto a otras más en la puesta en marcha de numerosos proyectos en la ciudad de Ocotal, golpeada por el huracán Mitch en 1998.

Antonio Brosed habló ante todos los asistentes de los muchos logros que ha conseguido la ONG Monegros con Nicaragua, una entidad humilde que muestra en Huesca a través de nueve paneles algunos de sus logros en Ocotal, como por ejemplo la construcción de un Centro de Salud, un Centro Cultural, un Centro de Día o una finca de 1,5 hectáreas que produce alimento para los usuarios de esta oenegé.

"Creo que estamos en este mundo para hacer algo, dentro de nuestras posibilidades. La segunda vez que fui a Ocotal, tras el paso del huracán Mitch, y vi cómo vivían los más pobres, algo me rasgó el corazón y me lo enganchó", confesó este cooperante, que aseguró que "si lo deseas mucho mucho, al remate se hacen realidad los sueños".