print
 
MONEGROS - VINO DEL DESIERTO

“El Vino del Desierto”, en busca de la diferencia


La bodega monegrina presenta sus nuevos caldos, resultado de la fusión de dos vendimias, las añadas de 2016 y 2017



MARGA BRETOS
01/02/2019

SARIÑENA.- La bodega "El Vino del Desierto" presenta SED Añadas 2016&2017, "Blending 2016 & 2017, mezcla de dos grandes añadas".

Su propietario, Fernando Mir, cree en la fuerza de Los Monegros y tiene muy claro que hacer vino crea vida, pero todavía tiene más claro que hay que diferenciarse del resto de vinos del mercado. "Nuestra nueva joya SED Añadas 2016&2017 -señala- es el resultado de la fusión de dos vendimias, la de la añada de 2016, que es el 80 % de un vino pasado por barrica y el 20 % restante del vino obtenido en 2017, un vino joven que no lleva nada de barrica".

Según explica Fernando Mir, con esta mezcla ha conseguido un doble objetivo, "un equilibrio y una armonía de la fruta de la uva y de la madera de la barrica lo que supone una diferenciación de los demás caldos del mercado".

Hay que tener en cuenta que el verano de 2016 fue muy duro, extremo y muy caluroso, "ideal para una perfecta maduración de nuestra potente Mazuela, que le aporta gran complejidad y personalidad a este "Blending"", en contraste con el verano de 2017, "que fue suave, consiguiendo una maduración lenta que le aportó frescor y elegancia a nuestra Garnacha y Syrah", comenta Mir.

Señala que la bodega "El Vino del Desierto" ha logrado que presente "una mezcla de añadas única, diferente, singular… un "súper Blending" que nace desde los Viñedos del Desierto".

Todo ello, continúa, unido a un rendimiento en torno a entre 800 y 900 gramos de uva por cepa "de nuestros viñedos asentados en el paraje "Sardiruela", al abrigo de la sierra de Lanaja, a unos 450 metros de altitud".

Vendimiamos racimo tras racimo a mano, seleccionando nuestras uvas en el campo para elaborar nuestros delicados Vinos del Desierto", señala el bodeguero Estos viñedos datan del año 1954 dando a luz las excelentes garnacha, cariñena, garnacha blanca, alcañón, "variedades monegrinas por excelencia que año tras año nos deleitan con sus mejores galas, sus mejores mostos, sus mejores vinos…", afirma Fernando Mir.

Un total de 4,90 hectáreas de viñedo son las protagonistas de que estas cepas den paso a producciones exclusivas, SED Añadas 2016/2017, una edición limitada de 6.336 botellas.