print
 
DE CERCA

Víctor Martín Timón: “Con 3 ó 4 años ya salía tocando el tambor y daba vueltas por el pueblo con la charanga”


Este jaqués es el presidente de la Banda Municipal de Música Santa Orosia de Jaca



R.G.
09/02/2019

¿El músico nace o se hace?

-Nace y se hace. Al que le gusta le engancha y es difícil que lo deje.

¿A qué edad comenzó su interés por la música?

-Muy jovencito. Con 8 años empecé a tocar el instrumento, pero con 3 ó 4 ya salía con el tambor por el pueblo (Castejón de Monegros) y daba vueltas con la charanga.

¿Sorprende que siendo tan joven sea presidente de la banda de Jaca?

-Sí y no. Estamos en una sociedad en la que la gente joven tiramos para adelante. Entonces, es bueno y a algunos les alegra. A otros en según qué sitios sí que les sorprende.

¿Cómo debería ser el repertorio ideal de una banda municipal de música hoy en día?

-Para todos los públicos y sobre todo que guste al músico.

¿Se puede decir que el Primer Viernes de Mayo es vuestra prueba de fuego?

-Visto desde dentro, no. Igual para la gente de fuera ves que es la actuación más importante, pero para el músico no, porque al final es un pasacalles que haces durante todo el año. Hay otras actuaciones que para el músico son de más esfuerzo.

Este año tenemos el 50º Festival Folklórico de los Pirineos. ¿Se afronta con ilusión?

-Tuvimos una reunión hace poco con el festival y nos propusieron unas actuaciones que hay que hacer. En principio, haremos cinco o seis, con lo que estaremos casi todos los días tocando.

¿Cómo está el nivel en las bandas de música oscenses?

-Bien. Creo que hay nivel. Siempre se tira hacia más bandas en Valencia, pero en Huesca tiran para adelante y eso funciona.

Su momento más feliz al frente de la Banda Municipal de Música Santa Orosia.

-Cuando debuté y me presentaron en Santa Cecilia.

Y el momento más delicado, si se puede contar.

-A nivel personal, ninguno, que recuerde. A nivel de grupo, hay actuaciones en las que vas más apurado por falta de músicos. Al fin y al cabo, es una banda amateur. Dependes de los músicos.

¿Hay buena relación con el director, Rafael Mayayo?

-Sí, muy buena. Somos amigos.

¿Tiene confianza en los músicos?

-Sí. Si no hay confianza, las cosas no funcionan.

¿Hay algún talento especial que puede destacar en próximos años a nivel individual?

-Hay chavales que apuntan maneras en la Escuela de Música, que es la cantera de la banda.

¿Echa de menos sus tiempos en la Cha Cha Charanga?

-Sí, claro que se vive más tranquilo ahora. Eso también hay que decirlo, pero sí que se echa en falta.

Compone y hace arreglos para bandas de música. Si apareciera un genio y le concediera un deseo, ¿con qué artista le gustaría componer?

-Con muchos. Tirando a lo clásico con Beethoven. Es de mi preferidos. Más contemporáneos, John Williams, de bandas sonoras; o Leonard Bernstein, el director.

¿Prefiere la música clásica sobre otros estilos?

-Sí, me gusta la música clásica, pero también el rock, la rumba o la música española. Lo que no me gusta nada es el reggaeton, pero es la música que hay ahora.

A nivel de instrumentos, ¿cuál es su favorito?

-El saxo, porque soy saxofonista. Toco también el piano. Y ahora, en la banda, la percusión.

¿Alguno que se le haya resistido?

-Se me resiste bastante el clarinete. Lo cojo y no hay manera de hacerlo sonar. Mi hermana (Cristina) lo toca y me lo deja para darle vida, pero me cuesta. Se me atasca.

Una banda sonora actual recomendable.

-Star Wars es vieja, pero sigue sonando constantemente y es de mi favoritas. También, Piratas del Caribe.

Cuando se aburre de la música, ¿qué le gusta hacer?

-En mi tiempo libre, salgo con los amigos, voy a hacer deporte, juego a la videoconsola..., pero es difícil aburrirte de la música. De hecho, en el gimnasio, cuando me pongo los cascos, escucho normalmente bandas sonoras o música clásica. Me sirve para concentrarme y desconectar.

¿Qué significa Casa Martín para usted?

-Es el negocio familiar.

¿Con qué celebridad le gustaría tomarse una caña en el restaurante?

-Hay muchas.

Un vicio confesable

-Salir con los amigos de tapas o de vinos.

Algún viaje pendiente.

-Varios. Egipto, África, Grecia, Roma, Sudamérica...

Tres cosas importantes a las que no renunciaría.

-Familia, música y amigos.

¿Qué le gusta más de nuestra comarca, la Jacetania?

-El entorno y la tranquilidad. Llegar sin agobios a casa después de trabajar. Vas a los sitios y no hay colas. Eso es gloria y la gente, cuando viene de fuera, lo reconoce.

¿Cómo le gustaría ser recordado?

-Creo que, si te has portado bien en esta vida, te van a recordar como una buena persona. Si has sido un "cabroncete", te recordarán seguramente para peor. Entonces, con que me recuerden normal, me vale.