print
 
LITERATURA

Soledad Puértolas da visibilidad al mundo "silencioso" femenino de la Guerra Civil


Tres generaciones de mujeres centran su última novela, "Música de ópera"



EFE
10/02/2019

BARCELONA.- La escritora zaragozana Soledad Puértolas construye en su última novela, Música de ópera, una saga familiar a través de tres generaciones de mujeres, con la que ha querido dar "visibilidad" al mundo "silencioso" de las mujeres de la Guerra Civil española.

En la presentación de la novela, Puértolas dijo que Música de ópera (Anagrama) es "una novela que llevaba dentro desde hacía mucho tiempo" y reveló que se trata en cierto modo de "una reelaboración de una historia familiar propia".

Una de las cosas que más le ha costado al afrontar la escritura de esta novela ha sido la Guerra Civil española: "No tengo muchos datos, sólo tengo esa impresión de silencios, de ocultamiento, de gritos, de advertencias". Y frente a esas impresiones, Puértolas quería "comunicar y novelar esa sensación que ha caído sobre los hombros de las personas de mi generación, que no hemos tenido los datos ni los hemos pedido, como un modo de autocensura".

A través de un narrador en tercera persona, el lector conoce de manera especial a tres mujeres: doña Elvira, a quien la vida puso en una situación de comodidad y privilegio después de enviudar y a quien la Guerra Civil sorprende en el festival de Salzburgo, lejos de España y de sus dos hijos; Valentina, una joven huérfana abocada a depender de la generosidad de sus parientes; y Alba, una chica enfermiza que empieza a asomarse a la vida, dejando atrás la adolescencia. A través de la percepción que tienen del mundo, se configura un panorama lleno de enigmas y ajeno a toda clase de maniqueísmo.

Admitió Soledad Puértolas que Doña Elvira, que podría ser su abuela, pensaba que "la vida era para disfrutarla".

Puértolas confesó que "los costumbristas clásicos españoles, entre ellos Clarín y su "Regenta", me irritan porque no dejan pensar al lector sobre los personajes". Frente a esto, Puértolas se inclina más por la literatura de Pío Baroja, que "transmite lo que no se cuenta" y eso inscribe su narrativa dentro de "una sensibilidad más moderna".

La autora de Mi madre, Gente que vino a mi boda o La señora Berg prefiere "conceder al lector mucho ámbito de imaginación", porque en su estética y ética personal "se debe contar con las brechas que deja el autor".

Desde los turbulentos años de la guerra hasta la última etapa del régimen franquista, los personajes de Música de ópera desvelan "las heridas y preocupaciones que no se les ha permitido mostrar".

Todos, recordó la escritora aragonesa, vivieron "tiempos oscuros" en contraste con los tiempos actuales, en los que tenemos muchos datos, si no todos, de lo que pasó.

Conviven las historias íntimas y los conflictos internos de los personajes de la novela con hechos de la historia con mayúsculas como el estallido y el final de la Guerra Civil, la visita del presidente de Estados Unidos, la Revolución cubana o los tanques rusos aplastando la Primavera de Praga.

Considera Puértolas que "tenemos que hacer un esfuerzo de sinceridad, de ver lo que somos, pero sin consignas, porque en la novela se ve a una familia en la que tratan todos de buscar una manera de vivir y de estar en el mundo".

A su juicio, Música de ópera aporta "la sinceridad de una mirada, no la verdad, porque no todo son los datos".

Para la editora de Anagrama, Silvia Sesé, esta novela habría podido ser un folletín lleno de sucesos, de dramas, de suicidios, y sin embargo con ese material Puértolas hace "una novela de contención, de personajes, sutil".

Además, Sesé hizo un llamamiento a las productoras audiovisuales de España a que se interesen por esta obra por las posibilidades para desarrollar una serie televisiva.